sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter

        audiovideoteca por nombre

 
 Gabriel Celaya

   España en marcha España en marcha de Gabriel Celaya


      En la voz de Adolfo Marsillach    
primeros versos

Nosotros somos quien somos. ¡Basta de Historia y de cuentos! ¡Allá los muertos! Que entierren como Dios manda a sus muertos. Ni vivimos del pasado, ni damos cuerda al recuerdo. Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos...

   Momentos felices Momentos felices de Gabriel Celaya


      En la voz de Gabriel Celaya    
primeros versos

Cuando llueve y reviso mis papeles, y acabo tirando todo al fuego: poemas incompletos, pagarés no pagados, cartas de amigos muertos, fotografías, besos guardados en un libro, renuncio al peso muerto de mi terco pasado, soy fúlgido, engrandezco justo en cuanto me niego, y así atizo...

 
 Gabriel García Márquez

   Elegía a Marisela – Geografía Celeste Elegía a Marisela – Geografía Celeste de Gabriel García Márquez


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

No ha muerto. Ha iniciado Un viaje atardecido. De azul en azul claro De cielo en cielo ha ido Por la senda del sueño Con su arcángel de lino. A las tres de la tarde Hallará a San Isidro Con sus dos bueyes mansos Arando en cielo límpido Para sembrar luceros Y estrellas en racimos...

 
 Gabriel García Narezo

   Así es Así es de Gabriel García Narezo


      En la voz de Juan Rejano    
primeros versos

Como si hubiera de morir mañana y una gran claridad ante mis ojos dejase la verdad, las cosas claras, lo severo y desnudo y lo más hondo; como si hubiera de elegir virtudes, escoger paso y gesto y el camino que me lleve sin prisa hasta la cumbre donde la vida cobra su sentido; como...

 
 Gabriela Mistral

   Apegado a mí Apegado a mí de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Velloncito de mi carne, que en mi entraña yo tejí, velloncito friolento, ¡duérmete apegado a mí! La perdiz duerme en el trébol escuchándole latir: no te turben mis alientos, ¡duérmete apegado a mí! Hierbecita temblorosa asombrada de vivir, no te sueltes de mi pecho: ¡duérmete apegado...

   Arrullo patagón Arrullo patagón de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Nacieron esta noche por las quebradas liebre rojiza, vizcacha parda. Manar se oyen dos leches que no manaban, y en el aire se mueven colas y espaldas. ¡Ay, quién saliese, ay, quién acarreara en brazo y brazo la liebre, la vizcacha! Pero es la noche...

   Balada Balada de Gabriela Mistral


      En la voz de Rosa Furman    
primeros versos

Él pasó con otra. ¡Yo le vi pasar! Siempre dulce el viento y el camino en paz. ¡Y estos ojos míseros le vieron pasar! Él va amando a otra por la tierra en flor. Ha abierto el espino, pasa una canción. Y él va amando a otra por la tierra en flor! Él besó a la otra a orillas del mar...

   Besos Besos de Gabriela Mistral


      En la voz de Manuel López Castilleja    
primeros versos

Hay besos que pronuncian por sí solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada hay besos que se dan con la memoria. Hay besos silenciosos, besos nobles hay besos enigmáticos, sinceros hay besos que se dan sólo las almas hay besos por prohibidos, verdaderos...

   Canción quechua Canción quechua de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Donde fue Tihuantisuyo, nacían los indios. Llegábamos a la puna con danzas, con himnos. Silbaban quenas, ardían dos mil fuegos vivos. Cantaban Coyas de oro y Amautas benditos. Bajaste ciego de soles, volando dormido, para hallar viudos los aires de llama y de indio. Y donde eran...

   Íntima Íntima de Gabriela Mistral


      En la voz de Alejandra Flores    
primeros versos

Tú no oprimas mis manos Llegará el duradero tiempo de reposar con mucho polvo y sombra en los entretejidos dedos. Y dirías: No puedo amarla, porque ya se desgranaron como mieses sus dedos. Tú no beses mi boca. Vendrá el instante lleno de luz menguada, en que estaré sin labios sobre...

   La cajita de Olinalá La cajita de Olinalá de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Cajita mía de Olinalá palo-rosa jacaranda. Cuando la abro de golpe da su olor de Reina de Sabá. ¡Ay, bocanada tropical clavo, caoba y el copal! La pongo aquí la dejo allá por corredores viene y va. Hierve de grecas como un país nopal, venado Codorniz. Los...

   La casa La casa de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

La mesa, hijo, está tendida, en blancura quieta de nata, y en cuatro muros azulea, dando relumbres, la cerámica. Esta es la sal, éste el aceite y al centro el Pan que casi habla. Oro más lindo que oro del Pan no está ni en fruta ni en retama, y da su olor de espiga y horno una dicha...

   La manca La manca de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Que mi dedito lo cogió una almeja, y que la almeja se cayó en la arena, y que la arena se la tragó el mar. Y que del mar la pescó un ballenero, y que el ballenero llegó a Gibraltar, y que en Gibraltar cantan pescadores: Novedad de tierra sacamos del mar, novedad de un dedito de...

   La memoria divina (fragmentos) La memoria divina (fragmentos) de Gabriela Mistral


      En la voz de Cecilia Salerno    
Colaboración: Cecilia Salerno
primeros versos

Si me dais una estrella, y me la abandonáis, desnuda ella entre la mano, no sabré cerrarla por defender mi nacida alegría. Yo vengo de una tierra donde no se perdía. Si me encontráis la gruta maravillosa, que como una fruta tiene entraña purpúrea y dorada...

   La tierra La tierra de Gabriela Mistral


      En la voz de Milagros de la Vega    
primeros versos

Niño indio, si estás cansado, tú te acuestas sobre la Tierra, y lo mismo si estás alegre, hijo mío, juega con ella... Se oyen cosas maravillosas al tambor indio de la Tierra: se oye el fuego que sube y baja buscando el cielo, y no sosiega. Rueda y rueda, se oyen los ríos en cascadas que no se cuentan...

   Meciendo Meciendo de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

El mar sus millares de olas mece divino. Oyendo a los mares amantes, mezo a mi niño. El viento errabundo en la noche mece los trigos. Oyendo a los vientos amantes, mezo a mi niño. Dios Padre sus miles de mundos mece sin ruido. Sintiendo su mano en la sombra, mezo a mi...

   Miedo Miedo de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Yo no quiero que a mi niña golondrina me la vuelvan; se hunde volando en el Cielo y no baja hasta mi estera; en el alero hace el nido y mis manos no la peinan. Yo no quiero que a mi niña golondrina me la vuelvan. Yo no quiero que a mi niña la vayan a hacer princesa. Con zapatitos de...

   Ronda de la ceiba ecuatoriana Ronda de la ceiba ecuatoriana de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

¡En el mundo está la luz, y en la luz está la ceiba, y en la ceiba está la verde llamarada de la América! ¡Ea, ceiba, ea, ea! Árbol-ceiba no ha nacido y la damos por eterna, indios quitos no la plantan y los ríos no la riegan. Tuerce y tuerce contra el cielo veinte cobras verdaderas, y al pasar por ella el viento canta toda como Débora...

   Ronda de segadores Ronda de segadores de Gabriela Mistral


      En la voz de Gabriela Mistral    
primeros versos

Columpiamos el santo perfil del pan, voleando la espiga de Canaán. Los brazos segadores se vienen y se van. La tierra de Argentina tiembla de pan. A pan segado huele el pecho del jayán a pan su padrenuestro, su sangre a pan. Alcanza a la cintura el trigo capitán...

   Tres árboles Tres árboles de Gabriela Mistral


      En la voz de Horacio Salinas    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

Tres árboles caídos quedaron a la orilla del sendero. El leñador los olvidó, y conversan, apretados de amor, como tres ciegos. El sol de ocaso pone su sangre viva en los hendidos leños ¡y se llevan los vientos la fragancia de su costado abierto!...

   Vergüenza Vergüenza de Gabriela Mistral


      En la voz de María Teresa Aviña    
primeros versos

Si tú me miras, yo me vuelvo hermosa como la hierba a que bajó el rocío, y desconocerán mi faz gloriosa las altas cañas cuando baje el río. Tengo vergüenza de mi boca triste, de mi voz rota y mis rodillas rudas; ahora que me miraste y que viniste, me encontré pobre y me palpé...

 
 Garcilaso de la Vega

   Egloga I (fragmento) Egloga I (fragmento) de Garcilaso de la Vega


      En la voz de Luis Prendes    
primeros versos

El dulce lamentar de dos pastores, Salicio juntamente y Nemoroso, he de contar, sus quejas imitando; cuyas ovejas al cantar sabroso estaban muy atentas, los amores, (de pacer olvidadas) escuchando. Tú, que ganaste...

   Escrito está en mi alma... (SONETO V) Escrito está en mi alma... (SONETO V) de Garcilaso de la Vega


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Escrito está en mi alma vuestro gesto, y cuanto yo escribir de vos deseo; vos sola lo escribisteis, yo lo leo tan solo, que aun de vos me guardo en esto. En esto estoy y estaré siempre puesto; que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo, de tanto bien lo que no entiendo creo, tomando ya la fe por presupuesto...

   Oh, dulces prendas... (Soneto X) Oh, dulces prendas... (Soneto X) de Garcilaso de la Vega


      En la voz de Adolfo Marsillach    
primeros versos

¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas, dulces y alegres cuando Dios quería! Juntas estáis en la memoria mía, y con ella en mi muerte conjuradas. ¿Quién me dijera, cuando en las pasadas horas en tanto bien por vos me vía, que me habíais de ser en algún día con tan grave dolor...

 
 Gaspar Melchor de Jovellanos

   A Arnesto (fragmentos) A Arnesto (fragmentos) de Gaspar Melchor de Jovellanos


      En la voz de Pedro María Sánchez    
primeros versos

Déjame, Arnesto, déjame que llore los fieros males de mi patria, deja que su ruïna y perdición lamente; y si no quieres que en el centro obscuro de esta prisión la pena me consuma, déjame al menos que levante el grito contra el desorden...

 
 Gerardo Diego

   A la Asunción de Nuestra Señora A la Asunción de Nuestra Señora de Gerardo Diego


      En la voz de Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno    
primeros versos

¿Adónde va, cuando se va, la llama? ¿Adónde va, cuando se va, la rosa? ¿Adónde sube, se disuelve airosa, hélice, rosa y sueño de la rama? ¿Adónde va la llama, quién la llama? A la rosa en escorzo ¿quién la acosa? ¿Qué regazo, qué esfera deleitosa, qué amor de Padre la alza y la...

   Al Santísimo Sacramento (Fragmento) Al Santísimo Sacramento (Fragmento) de Gerardo Diego


      En la voz de Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno     
primeros versos

Entre tantas dudosas certidumbres que me mienten, halagan los sentidos, Tú, callado y sin nubes, tan desnudo, tan transparente de ternura y trigo ¿qué me quieres decir labios sellados desde tu oculto y cándido presidio? ¿Qué me destellas, ay, qué me insinúas, qué me quieres, Amor,...

   El ciprés de Silos El ciprés de Silos de Gerardo Diego


      En la voz de Rafael de Penagos    
primeros versos

Enhiesto surtidor de sombra y sueño que acongojas el cielo con tu lanza. Chorro que a las estrellas casi alcanza devanado a sí mismo en loco empeño. Mástil de soledad, prodigio isleño; flecha de fe, saeta de esperanza. Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza, peregrina al azar, mi alma sin dueño...

   Emilia Emilia de Gerardo Diego


      En la voz de Gerardo Diego    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

La adelantada fuiste tú en la tierra a sonreír desde la cuna, tú, nuestra adelantada hoy en el cielo, rica de primogenitura. Si la primera entre los diez hermanos fuiste en la cuna y en la tumba, más crecida entre todos, nos preparas en nueva casa nueva cuna. Hoy es 15 de agosto y es...

   Retrato epigramático Retrato epigramático de Gerardo Diego


      En la voz de Gerardo Diego    
primeros versos

Fernando Villalón, almanaque de sol. Piedra picada y halo de sombrero. Si yo fuera cubista sin dejar de ser Goya, qué retrato. Y rebosando del chaleco, reloj de oro y de oro el corazón. Por la calle Lira allá va con su médium Fernando el cristianísimo, ángel rebelde del espiritismo...

   Romance del Duero Romance del Duero de Gerardo Diego


      En la voz de Gerardo Diego    
primeros versos

Río Duero, río Duro, nadie a acompañarte baja, nadie se detiene a oir tu eterna estrofa de agua. Indiferente o cobarde la ciudad vuelve la espalda. No quiere ver en tu espejo u muralla desdentada. Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata moliendo con tus romances las...

   Romance del Duero Romance del Duero de Gerardo Diego


      En la voz de Manuel Dicenta    
primeros versos

Río Duero, río Duero, nadie a acompañarte baja, nadie se detiene a oír tu eterna estrofa de agua. Indiferente o cobarde, la ciudad vuelve la espalda. No quiere ver en tu espejo su muralla desdentada. Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas...

   Sucesiva Sucesiva de Gerardo Diego


      En la voz de Conchita Fernández    
primeros versos

Déjame acariciarte lentamente, déjame lentamente comprobarte, ver que eres de verdad, un continuarte de ti misma a ti misma extensamente. Onda tras onda irradian de tu frente y mansamente, apenas sin rizarte, rompen sus diez espumas al besarte de tus pies en la playa adolescente. Así te quiero, fluida y sucesiva...

   Tú me miras... Tú me miras... de Gerardo Diego


      En la voz de Gerardo Diego    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Tú me miras, amor, al fin me miras de frente, tú me miras y te entregas y de tus ojos líricos trasiegas tu inocencia a los míos. No retiras tu onda y onda dulcísima, mentiras que yo soñaba y son verdad, no juegas. Me miras ya sin ver, mirando a ciegas tu propio amor que en mi mirar...

   Uriel Uriel de Gerardo Diego


      En la voz de Gerardo Diego    
primeros versos

Gloria es la excelsitud -techumbre abierta-. Escorzos de la música que pisa sus sesgos torbellinos de cornisa, gozo escandido de la planta experta nos mides, oh Uriel. Franca la puerta del paraíso está. Y se te irisa de brasas y vislumbres la sonrisa la túnica en tus vueltas se te...

   Verónicas gitanas Verónicas gitanas de Gerardo Diego


      En la voz de Gerardo Diego    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Lenta, olorosa, redonda, la flor de la maravilla se abre cada vez más honda y se encierra en su semilla. ¡Cómo huele a Abril y Mayo ese barrido desmayo, esa playa de desgana ese gozo, esa tristeza, esa rítmica pereza...! ¡Campana del Sur, campana! De: La suerte o la...

 
 Germán Pardo García

   Un hombre se ha extraviado Un hombre se ha extraviado  de Germán Pardo García


      En la voz de Francisco Portillo    
primeros versos

Busco a un hombre de amargos ojos verdes, sombrías manos y palabras lentas. Se extravió en el terror de una ciudad nebulosa y fantástica, cuando iba por una calle sórdida si salida y sin nombre, como las que los locos atraviesan en la glacial clausura de sus sueños. Escuchad mi pregón, oíd mi alerta...

 
 Gertrudis Gómez de Avellaneda

   A él A él de Gertrudis Gómez de Avellaneda


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

No existe lazo ya; todo está roto: Plúgole al Cielo así; ¡bendito sea! Amargo cáliz con placer agoto; Mi alma reposa al fin; nada desea. Te amé, no te amo ya; piénsolo, al menos. ¡Nunca, si fuere error, la verdad mire! Que tantos años de amarguras llenos Trague el olvido; el corazón respire...

   Suplicio de amor Suplicio de amor de Gertrudis Gómez de Avellaneda


      En la voz de María Teresa Aviña    
primeros versos

¡Feliz quien junto a ti por ti suspira, quien oye el eco de tu voz sonora, quien el halago de tu risa adora y el blando aroma de tu aliento aspira! Ventura tanta, que envidioso admira el querubín que en el imperio mora, el alma turba, el corazón devora, y el torpe acento, al...

 
 Gilberto Owen

   Al espejo Al espejo de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Me quedo en tus pupilas, sin convite a tu fiesta de fantasmas. Adentro todos trenzan sus efímeros lazos, yo solo afuera, y sin amor, mas prisionero, yo, mozo de cordel, con mi lamento, a tu ventana, yo, nuevo triste, yo, nuevo romántico. Dentro de ti, las nupcias de hielo al sol del...

   Booz canta su amor Booz canta su amor de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Me he querido mentir que no te amo, roja alegría incauta, sol sin freno en la tarde que sólo tú detienes, luz demorada sobre mi deshielo. Por no apagar la brasa de tus labios con un amor que darte no merezco, por no echar sobre el alba de tus hombros las horas que le restan a mi...

   Booz ve dormir a Ruth Booz ve dormir a Ruth de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

La isla está rodeada por un mar tembloroso que algunos llaman piel. Pero es espuma. Es un mar que prolonga su blancura en el cielo como el halo de las tehuanas y los santos. Es un mar que está siempre en trance de primera comunión. Quién habitara tu veraz incendio rodeado de azucenas...

   Celos y muerte de Booz Celos y muerte de Booz de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Y sólo sé que no soy yo el durmiente que sueña un cedro Huguiano, lo que sueñas, y pues que he nacido de muerte natural, desesperado, paso ya, frenesí tardío, tardía voz sin ton ni son. Me miro con tus ojos y me veo alejarme, y separar las aguas del Mar Rojo de nuestros cuerpos mal...

   Discurso del paralítico Discurso del paralítico de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Encadenado al cielo, en paz y orden, mutilado de todo lo imperfecto, en esta soledad desmemoriada paisaje horizontal de arena o hielo nada se mueve y ya nada se muere en la pureza estéril de mi cuerpo. Solo la ausencia. Sólo las ausencias. A la luz que me ofusca, en el silencio del...

   El martes El martes de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Pero me romperé. Me he de romper, granada en la que ya no caben los candentes espejos biselados, y lo que fui de oculto y leal saldrá a los vientos: Subirán por la tarde purpúrea de ese grano, o bajarán al ínfimo ataúd de ese otro, y han de decir: Un poco de humo se retorcía en cada...

   El naufragio El naufragio de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Esta mañana te sorprendo con el rostro tan desnudo que temblamos; sin más que un aire de haber sido y sólo estar, ahora, un aire que te cuelga de los ojos y los dientes, correveidile colibrí, estático dentro del halo de su movimiento. Y no hablas. No hables, que no tienes ya voz de...

   Final Final de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Mañana. Acaso el sol golpea en dos ventanas que entran en erupción. Antes salen los indios que pasan al mercado tiritando con todo el trópico a la espalda. Y aún antes los amantes se miran y se ven tan ajenos que se vuelven la espalda. Antes aún ese ángel de la guarda que se duerme...

   Llagado de su desamor Llagado de su desamor de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Hoy me quito la máscara y me miras vacío y ves en mis paredes los trozos de papel no desteñido donde habitaban tus retratos, y arriba ves las cicatrices de sus clavos. De aquel rincón manaba el chorro de los ecos, aquí abría su puerta a dos fantasmas el espejo, allí crujió la grávida...

   Llagado de su mano Llagado de su mano de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

La ilusión serpentina del principio me tentaba a morderte fruto vano en mi tortura de aprendiz de magia. Luego, te fuiste por mis siete viajes con una voz distinta en cada puerto e idéntico quemarte en mi agonía. Lascivia temblorosa de las tardes de lluvia cuando tu cuerpo balbucía...

   Nombres Nombres de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Preso mejor. Tal vez así recuerde otra iglesia, la catedral de Taxco, y sus piedras que cambian de forma con la luz de cada hora. Las calles ebrias tambaleándose por cerros y hondonadas, y no lo sé, pero es posible que llore ocultamente, al recorrer en sueños algún nombre: Callejón...

   Propósito Propósito de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Todavía mis ojos, por tus ojos, en tu alma, como el día del encuentro; que el amor, como siempre, nos presida, pero ya nunca lo nombraremos. Mejor la insensatez de nuestra efímera voz sonando en lo eterno, puestos en entredicho tus románticos, dueña, la Geometría, del sendero. Luego...

   Rescoldos de sentir Rescoldos de sentir de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

En esa frente líquida se bañaron Susanas como nubes que fisgaban los viejos desde las niñas de mis ojos púberes. Cuando éramos dos sin percibirlo casi; cuando tanto decíamos la voz amor sin pronunciarla; cuando aprendida la palabra mayo la luz ya nos untaba de violetas; cuando...

   Tu nombre, poesía Tu nombre, poesía de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Y saber luego que eres tú barca de brisa contra mis peñascos; y saber luego que eres tú viento de hielo sobre mis trigales humillados e írritos: frágil contra la altura de mi frente, mortal para mis ojos, inflexible a mi oído y esclava de mi lengua. Nadie me dijo el nombre de la...

   Y tu poética Y tu poética de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Primero está la noche con su caos de lecturas y de sueños. Yo subo por los pianos que se dejan encendidos hasta el alba; arriba el día me amenaza con el frío ensangrentado de su aurora y no sabré el final de ese nocturno que empezaba a dibujarme, ni las estrellas me dirán cuál fue,...

   Y tu retórica Y tu retórica de Gilberto Owen


      En la voz de Claudio Obregón y Óscar Chávez    
primeros versos

Si lo escribió mi prisa feliz, ¿con qué palabras, cómo dije: palomas cálidas de tu pecho ? En sus picos leería: brasa, guinda, clamor, pero la luz recuerda más duro su contorno y el aire el inflexible número de su arrullo. Y diría: palomas de azúcar de tu pecho , si endulzaban el...

 
 Gioconda Belli

   Quiero escribir un niño... Quiero escribir un niño... de Gioconda Belli


      En la voz de Nuria del Saz    
primeros versos

Quiero escribir un niño con grandes ojos como semillas, pelo color maíz, dulce sonrisa de níspero. Quiero escribir un niño, hacerlo con palabras en el idioma de su placenta hecha de mar, de viento, de sacuanjoches olorosos. Quiero escribir un verde niño poeta, un moreno cantor que...

   Quiero escribir un niño... Quiero escribir un niño... de Gioconda Belli


      En la voz de Nuria del Saz    
primeros versos

Quiero escribir un niño con grandes ojos como semillas, pelo color maíz, dulce sonrisa de níspero. Quiero escribir un niño, hacerlo con palabras en el idioma de su placenta hecha de mar, de viento, de sacuanjoches olorosos. Quiero escribir un verde niño poeta...

   Soñar para despertar soñando Soñar para despertar soñando  de Gioconda Belli


      En la voz de Gioconda Belli    
primeros versos

Ya que no me queda más que soñar y el tiempo de esperar parece una playa que nunca se termina, levantaré las noches, los umbrales de la madrugada y me lanzaré al sueño como una flotante bailarina sin velos, desnuda para que nada me estorbe, para que el cielo me vea como soy...

   Yo, la que te quiere Yo, la que te quiere de Gioconda Belli


      En la voz de Yolanda Blanco    
primeros versos

Yo soy tu indómita gacela, el trueno que rompe la luz sobre tu pecho Yo soy el viento desatado en la montaña y el fulgor concentrado del fuego del ocote. Yo caliento tus noches, encendiendo volcanes en mis manos, mojándote los ojos con el humo de mis cráteres. Yo he llegado hasta vos...

 
 Giovanni Quessep

   La alondra y los alacranes La alondra y los alacranes de Giovanni Quessep


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Acuérdate muchacha Que estás en un lugar de Suramérica No estamos en Verona No sentirás en canto de la alondra Los inventos de Shakespeare No son para Mauricio Babilonia Cumple tu historia suramericana Espérame desnuda Entre los alacranes...

   Pájaro Pájaro de Giovanni Quessep


      En la voz de Giovanni Quessep    
primeros versos

En el aire hay un pájaro muerto; quién sabe adónde iba ni de dónde ha venido. ¿Qué bosques traía, qué músicas deja, qué dolores envuelven su cuerpo? ¿En cuál memoria quedará como diamante, como pequeña hoja de una selva desconocida? Pero en el aire hay un patio y una pradera, hay una torre y una ventana...

 
 Gloria Fuertes

   Ficha Ingreso Hospital General Ficha Ingreso Hospital General de Gloria Fuertes


      En la voz de Gloria Fuertes    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Nombre: Antonio Martín Cruz. Domicilio: Vivía en una alcantarilla. Profesión: Obrero sin trabajo. Observaciones: Le encontraron moribundo. Padecía: Hambre. De: Obras...

   Labrador Labrador de Gloria Fuertes


      En la voz de Gloria Fuertes    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Labrador, ya eres más de la tierra que del pueblo. Cuando pasas, tu espalda huele a campo. Ya barruntas la lluvia y te esponjas, ya eres casi de barro. De tanto arar, ya tienes dos raíces debajo de tus pies heridos y anchos. Madrugas, labrador, y dejas tierra de huella sobre el sitio...

   Las tres tontas Las tres tontas de Gloria Fuertes


      En la voz de Gloria Fuertes    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Por el pueblo ceniza, van las tres tontas. La una lleva una piedra, un jarro lleva la otra y la tercera va a misa, lleva un rosario de moscas. Ponerlas la zancadilla , los chicos les tiran cosas. ¿Quieres ser mi novia, Elisa?, se sonríe la más boba. Es mentira que me quieres, dice...

   Puesto del rastro Puesto del rastro de Gloria Fuertes


      En la voz de Gloria Fuertes    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Hornillos eléctricos brocados bombillas discos de Beethoven sifones de selt tengo lamparitas de todos los precios, ropa usada vendo en buen uso ropa trajes de torero objetos de nácar, miniaturas pieles libros y abanicos. Braseros, navajas, morteros, pinturas. Pienso para pájaros,...

   Ventanas pintadas Ventanas pintadas de Gloria Fuertes


      En la voz de Gloria Fuertes    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Vivía en una casa con dos ventanas de verdad y las otras dos pintadas en la fachada. Aquellas ventanas pintadas fueron mi primer dolor. Palpaba las paredes del pasillo, intentando encontrar las ventanas por dentro. Toda mi infancia la pasé con el deseo de asomarme para ver lo que se...

 
 Gonzalo de Berceo

   De los milagros de Nuestra Señora De los milagros de Nuestra Señora de Gonzalo de Berceo


      En la voz de Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno    
primeros versos

La benedicta Virgen es estrella clamada, estrella de los mares, guïona deseada, es de los marineros en las cuitas guardada, ca quando éssa veden es la nave guiada. Es clamada, y éslo de los cielos, reína, tiemplo de jesu Christo, estrella matutina, sennora natural, pïadosa vezina, de...

   El Misterio Sacramental El Misterio Sacramental de Gonzalo de Berceo


      En la voz de Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno    
primeros versos

Señores e amigos, vasos del Criador, que bevedes la sangne del vero Salvador, aquí seet devotos, de temprado sabor, aquí yaz el meollo de la nuestra lavor. En el día precioso de la pascua mayor que es resurrección del nuestro Salvador la su carne comemos, de pan ha el sabor la su...

   El pobre caritativo (Milagro V) El pobre caritativo (Milagro V) de Gonzalo de Berceo


      En la voz de Pedro María Sánchez    
primeros versos

Era un omne pobre qe vivié de raziones, non avié otras rendas nin otras funcïones fuera quanto lavrava, esto poccas sazones; tenié en su alzado bien poccos pepïones. Para ganar la Gloriosa qe él mucho amava, partiélo con los. . .

 
 Gonzalo Rojas

   Al silencio Al silencio de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Oh voz, única voz: todo el hueco del mar, todo el hueco del mar no bastaría todo el hueco del cielo, toda la cavidad de la hermosura no bastaría para contenerte, y aunque el hombre callara y este mundo se hundiera oh majestad, tú nunca, tú nunca cesarías de estar en todas partes,...

   André Breton cumple cien años y está bien André Breton cumple cien años y está bien de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Esa vez que murió Breton nos juntamos todos a bailar. ¡Por Nadja! decíamos tirando al aire las copas contra las estrellas, y él miraba la farsa y daba cuerda a su reloj de polvo: Es que no hay Eternidad, muchachos, es que no hay Eternidad...

   André Breton cumple cien años y está bien André Breton cumple cien años y está bien de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Esa vez que murió Breton nos juntamos todos a bailar. ¡Por Nadja! decíamos tirando al aire las copas contra las estrellas, y él miraba la farsa y daba cuerda a su reloj de polvo:Es que no hay Eternidad, muchachos, es que no hay Eternidad .

   Ayer, encima de ese avión... Ayer, encima de ese avión... de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

Ayer, encima de ese avión que me trajo del otro lado, miré largo el piedrerío: cumbre y cumbre, abismo y más abismo. Pensé, ¡qué raro!, ¿Quién habrá inventado que somos necesariamente dos, los de aquí y los de allá? Por lo menos el Hado no lo dice...

   Carbón Carbón de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

Veo un río veloz brillar como un cuchillo, partir mi Lebu en dos mitades de fragancia, lo escucho, lo huelo, lo acaricio, lo recorro en un beso de niño como entonces, cuando el viento y la lluvia me mecían, lo siento como una arteria más entre mis sienes y mi almohada. Es él. Está lloviendo. Es él. Mi padre viene mojado....

   Carta al joven poeta para que no envejezca nunca Carta al joven poeta para que no envejezca nunca de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Repita usted siete veces: no hay rata curativa y sanará, repita, repita, hasta que las palomas salgan volando del pantano y aparezca Lautréamont como por encanto riendo sin paraguas ni mesa de disección, ¡pamplina el azar!, el juego es otro y no se sabe cuál, no hay belleza...

   Carta al joven poeta para que no envejezca nunca Carta al joven poeta para que no envejezca nunca de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Repita usted siete veces: no hay rata curativa y sanará, repita, repita, hasta que las palomas salgan volando del pantano y aparezca Lautréamont como por encanto riendo sin paraguas ni mesa de disección, ¡pamplina el azar!, el juego es otro y no se sabe cuál, no hay belleza convulsiva ni menos hada, ni mucho menos computación...

   Carta del suicida Carta del suicida de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Juro que esta mujer me ha partido los sesos, porque ella sale y entra como una bala loca, y abre mis parietales, y nunca cicatriza, así sople el verano o el invierno, así viva feliz sentado sobre el triunfo y el estómago lleno, como un cóndor saciado, así padezca el látigo del...

   Carta del suicida Carta del suicida de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Juro que esta mujer me ha partido los sesos, porque ella sale y entra como una bala loca, y abre mis parietales, y nunca cicatriza, así sople el verano o el invierno, así viva feliz sentado sobre el triunfo y el estómago lleno, como un cóndor saciado, así padezca el látigo del hambre, así me acueste o me levante...

   Celular 09-2119000 Celular 09-2119000 de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Una cosa le pido, sea todo lo cruel pero no me diga cuídese el gesto es feo, en una despiadada como usted ese gesto es feo, se nota el cuchillo en lo taimado del teléfono. Además, de qué voy a cuidarme sino de usted, arriverderla, corto. De: ¿Qué se ama cuando se...

   Celular 09-2119000 Celular 09-2119000 de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Una cosa le pido, sea todo lo cruel pero no me diga cuídese el gesto es feo, en una despiadada como usted ese gesto es feo, se nota el cuchillo en lo taimado del teléfono. Además, de qué voy a cuidarme sino de usted, arriverderla, corto. De: ¿Qué se ama cuando se ama?

   Cifrado en octubre Cifrado en octubre de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Alberto Blanco
primeros versos

Y no te atormentes pensando que la cosa pudo haber sido de otro modo, que un hombre como Miguel, y ya sabes a cuál Miguel me refiero, a qué Miguel único, la mañana del Sábado cinco de Octubre, a qué Miguel tan terrestre a los treinta de ser y combatir, a qué valiente tan increíble con la juventud de los héroes...

   Edén Edén de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Consideremos que la imaginación fuera una invención como lo es, que esta gran casa de aire llamada Tierra fuera una invención, que este espejo quebradizo y salobre ideado a nuestra imagen y semejanza llegara más lejos y fuera la invención de la invención, que mi madre muerta y...

   En cuanto a la imaginación de las piedras En cuanto a la imaginación de las piedras de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

En cuanto a la imaginación de las piedras casi todo lo de carácter copioso es poco fidedigno: de lejos sin discusión su preñez animal es otra, coetáneas de las altísimas no vienen de las estrellas, su naturaleza no es alquímica sino música, pocas son palomas, casi todas son...

   Enigma de la deseosa Enigma de la deseosa de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Muchacha imperfecta busca hombre imperfecto de 32, exige lectura de Ovidio, ofrece: a) dos pechos de paloma, b) toda su piel liviana para los besos, c) mirada verde para desafiar el infortunio de las tormentas; no va a las casas ni tiene teléfono, acepta imantación por pensamiento...

   Éxtasis del zapato Éxtasis del zapato de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

¿De dónde habrá salido este zapato de mujer, enterrado vivo entre el cerezo y el espectáculo del cerezo? Alguna vez hubo uñas de diamante ahí de un pie libertino en diálogo con el otro del que no hay noticia. Ocioso ahora duerme su desamparo en el pasto a medio fulgor, mezcla de...

   La salvación La salvación de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Me enamoré de ti cuando llorabas a tu novio, molido por la muerte, y eras como la estrella del terror que iluminaba al mundo. Oh cuánto me arrepiento de haber perdido aquella noche, bajo los árboles, mientras sonaba el mar entre la niebla y tú estabas eléctrica y llorosa bajo la...

   La viruta La viruta de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

De unos años a esta parte veo una viruta de luz a la altura de la fosa izquierda entre la aleta de la nariz y el ojo, de repente parece obsesión pero no es obsesión, le hablo y vuela, por el fulgor es como un cuchillo. No, no es mariposa, tiene algo de mariposa pero no es mariposa...

   Los niños Los niños de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Entre una y otra sábana o, aún más rápido que eso en un mordisco, nos hicieron desnudos y saltamos al aire ya feamente viejos, sin alas, con la arruga de la...

   Ningunos Ningunos de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Ningunos niños matarán ningunos pájaros, ningunos errores errarán, ningunos cocodrilos cocodrilearán a no ser que el juego sea otro y Matta, Roberto Matta que lo inventó, busque en el aire a su hijito muerto por si lo halla a unos tres metros del suelo elevándose: yéndose de esta...

   No le copien a Pound No le copien a Pound de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

No le copien a Pound, no le copien al copión maravilloso de Ezra, déjenlo que escriba su misa en persa, en cairo-arameo, en sánscrito, con su chino a medio aprender, su griego translúcido de diccionario, su latín de hojarasca, su libérrimo Mediterráneo borroso, nonagenario el...

   Octubre ocho Octubre ocho de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Así que me balearon la izquierda, ¡lo que anduve con esta pierna izquierda por el mundo! Ni un árbol para decirle nada, y víboras, y víboras, víboras como balas, y agárrenlo y reviéntenlo, y el asma, y otra cosa, y el asma, y son las tres. Y el asma, el asma, el asma. Así que son las...

   Oriana Oriana de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Ay de las bellas que quisieron devorar un día con su fulgor al mísero poeta. El fingidor por inocente que parezca es duro y no transa: primero encumbra a la figura, después la desencumbra y desfigura para finalmente transfigurarla. Total, de la mortal no queda nada. Tampoco del...

   Oriana Oriana de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

Ay de las bellas que quisieron devorar un día con su fulgor al mísero poeta. El fingidor por inocente que parezca es duro y no transa: primero encumbra a la figura, después la desencumbra y desfigura para finalmente transfigurarla. Total, de la mortal no queda nada. Tampoco del poeta...

   Por Vallejo Por Vallejo de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Ya todo estaba escrito cuando Vallejo dijo: -Todavía. Y le arrancó esta pluma al viejo cóndor del énfasis. El tiempo es todavía, la rosa es todavía y aunque pase el verano, y las estrellas de todos los veranos, el hombre es todavía. Nada pasó. Pero alguien que se llamaba César en...

   Qué se ama cuando se ama Qué se ama cuando se ama de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

¿Qué se ama cuando se ama? ¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué es eso: amor? ¿Quién es? ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes, o este sol colorado que es mi sangre furiosa cuando entro en...

   Qué se ama cuando se ama Qué se ama cuando se ama de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
Colaboración: Rodrigo Gonçalves
primeros versos

¿Qué se ama cuando se ama? ¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué es eso: amor? ¿Quién es? ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes, o este sol colorado que es mi sangre furiosa cuando entro en ella hasta las últimas raíces?...

   Quedeshím Quedeshóth. Cortesana del templo Quedeshím Quedeshóth. Cortesana del templo de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

Mala suerte acostarse con fenicias, yo me acosté con una en Cádiz bellísima y no supe de mi horóscopo hasta mucho después cuando el Mediterráneo me empezó a exigir más y más oleaje; remando hacia atrás llegué casi exhausto a la duodécima centuria: todo era blanco, las aves, el...

   Rimbaud Rimbaud de Gonzalo Rojas


      En la voz de Gonzalo Rojas    
primeros versos

No tenernos talento, es que no tenemos talento, lo que nos pasa es que no tenemos talento, a lo sumo oímos voces, eso es lo que oímos: un centelleo, un parpadeo, y ahí mismo voces. Teresa oyó voces, el loco que vi ayer en el Metro oyó voces. ¿Cuál Metro si aquí no hay Metro?...

 
 Griselda Álvarez Ponce de León

   Adverbio duro Adverbio duro  de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Un no estar un no ser no me interesa no humo no ceniza no nada nunca donde antes fue tal vez también y siempre certeza dura y agua amarga sola testimonio desnudo definitiva estancia mientras fue todavía el canto alzado con la mañana en ascuas la risa de la carne fiesta adentro y hasta pronto...

   Alba Alba de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Orífice del alba, dulce loco, alucinada estoy en tus colores, si me pintas la noche de temores en el amanecer dórame un poco. Después verás qué pájaros convoco para que te rindamos los honores porque eres hacedor de los albores y principio de todo lo que toco. Viérteme caridad en la...

   Alondra Alondra de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Todo el año caído, todo el año, polen sin rumbo, tierra sin semilla, algo que muy adentro se apolilla y algo que por afuera se hace daño. El aire huele como a desengaño, algo se pudre, algo está en la orilla y mientras el otoño se amarilla el ambiente se torna más huraño. Miedo tal...

   Anatomía superficial Anatomía superficial de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Oreja, mano, brazo, pierna, ojo, tu mitad que se ajusta con la mía en la superficial anatomía donde corren tu audacia y mi sonrojo. Para la sed, en tu belleza mojo los ojos insolados de alegría y convencida de mi paganía el árbol del asombro te deshojo. Apariencia no más. Por dentro...

   Balance Balance de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Tanto pugnar por definir la vida, tanto por detener el tiempo breve por sostener el pulso que nos mueve por dejar testimonio de la huida. Y ver la primavera malparida o el verano febril que nos remueve, el otoño temblón que nos conmueve y el invierno en su muerte desceñida. Después,...

   Boca Boca de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

En donde la sonrisa es un suceso, agresor el contorno de castigo, el labio al rastrear, como enemigo, la mordida ritual y nido el beso, en donde tiembla el corazón opreso porque al salirse quiere estar conmigo, de otra finalidad su fin desligo: forjada solamente para el beso. Y sube...

   Brazo Brazo de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Desde el apoyo que fundó tu brazo, desde tu fuerza que midió el paisaje cuando entero de abrigo y hospedaje te enredaste cabal en mi regazo, vas lloviendo semillas paso a paso en la fiesta del surco. Tu ramaje edifica inquietudes en el viaje por los alrededores del abrazo...

   Codo Codo de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Un punto nada más, eso es el codo, pero punto crucial del panorama, ¿qué sería del árbol si la rama no tuviera los nudos a su modo? Un pico nada más. Por sobre todo eres pico de gracia que derrama poesía articulada, si declama en el justo ademán de tu acomodo...

   Conejo Conejo de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Verano calentura pasajera abre la flor y se emborracha el día verano gritador de compañía al cuerpo trepa como enredadera el verano me tiene toda entera y me penetra con alevosía si hasta se escuchan ruidos de alegría donde el conejo tiene madriguera...

   Cuello Cuello de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Algo de orgullo, mucho de eficacia. Por sostener con propiedad la cumbre el cuello toro se alza en reciedumbre y afina los contornos de la gracia. El sol de todos vuelca democracia y en la nuca te da besos de lumbre, mientras la voz naufraga por costumbre en el silencio de tu...

   Desayuno Desayuno de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Si es que me siento sola, no me importa. Con el ego me baño narcisista, ante el espejo me hago una entrevista y escribo lo que el vidrio me reporta: la vejez asomada que soporta un espíritu fuerte y optimista, hay mucho más de risas a la vista porque el dolor la vida nos acorta...

   El primer recuerdo El primer recuerdo de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

¿Desde cuando tenemos memoria del primer recuerdo? ¿Creen ustedes en los famosos traumas de la tierna infancia? ¿Los psicólogos pediátricos han encontrado una veta minera aún en tiempo de crisis? Porque luego escucho que al senador Fulano le quitaron el chupón de manera brusca y...

   Espalda Espalda de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Larga planicie, llano, lomerío en que apoyas la carga de la vida la parte de tu cuerpo mas sufrida donde el trabajo y el sudor son río. En tu valle de esfuerzo y poderío la luna a veces fíngese dormida mientras labriega hacia la noche hundida mi mano va sembrando escalofrío...

   Frente Frente de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Si detrás de tu frente cristaliza el principio de todo; si a su puerta permanente de par en par abierta un invisible rayo se entroniza, como un oscuro dios tasa y revisa la propia destrucción que lo liberta, porque allí nace, muere y se concierta tu pensamiento esclavo de la prisa...

   Historia Historia de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

¡Ay primavera, primavera suave! Érase una mujer que compartía el humus de la tierra, la armonía, el árbol fácil y el nidal del ave. Érase una mujer como una llave con la que abrir un mundo de alegría, una mujer, fugaz sabiduría, pacífica guerrera, beso en clave. Y érase un hombre...

   Hombro Hombro de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Se te sube el desdén o se te baja por el pesar te abates y sumisa se te cuelga del frio la camisa cuando el invierno afila su navaja al buscar el refugio y la migaja tu relieve de ornato y de repisa confunde a la paloma que improvisa el canto arrullo con que te agasaja...

   Homenaje Homenaje de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de María Teresa Aviña    
primeros versos

¿Homenaje? Cada día recojo mis cenizas sin darme cuenta de mi decadencia exenta de quejumbre o de dolencia asumiendo el trabajo con más prisas. ¡Qué bien estás! -me dicen con sonrisas las compañeras de mi adolescencia. No respondo igual, porque en conciencia, al revisarlas,...

   La cena La cena de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

La cena es el desliz es la agonía la postrera oración orgasmo y luto un cerrar de cortinas como el fruto del debe y el haber de cada día la última mirada se vacía sobre el mantel de blancos impoluto hermano de color mortaja en bruto símbolo más allá de la alegría...

   Lejana arquitectura Lejana arquitectura de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Vejez, llévate todo: cutis terso donde viajaron manos persuasivas, ojos radiantes, lámparas votivas que iluminaron noches de universo. Llévate aquel andar que como en verso mis firmes piernas eran decisivas. Yo buscaba las cosas sustantivas quizá muy lejos de un afán perverso...

   Leña Leña  de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Contra mi voluntad hoy me consumo alzo de puntas lívido llameo avivada en el viento del deseo, porque el verano a tu memoria sumo. Mi madera de sándalo perfumo por dar mayor deleite a tu recreo todo lo tengo en ti, nada poseo, fiereza de árbol en paisaje de humo...

   Lengua Lengua de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

La sed te seca y el afán te moja; por el poder hilvanas la fatiga y en la punta de flecha el beso hormiga donde enciende la sangre su luz roja. Pistilo de una flor que se deshoja, en la tibia penumbra que te abriga el verbo va medido y se prodiga solo por conseguir lo que se antoja...

   Letanía erótica para la paz Letanía erótica para la paz de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Ofelia Guillmain    
primeros versos

Amado, ven, asómate al principio del mundo. Somos los mismos, mismos de hace cincuenta mil años. Somos aquellos, estos, los de allá, los de siempre y los que han de seguirnos y los que vendrán luego. Eras solo. Eras entonces solo. En el pecho llevabas un hueco. Las auroras eran...

   Llanto Llanto de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Viuda de ausencia toco la mañana, es tan igual invierno y lejanía, que quizá se pudiera se podría abrir la noche junto a tu ventana. Al gallo inútil con su inútil diana en el alba su canto estrellaría, no pasaría el sol no pasaría envuelto ya de noche en su sotana. Viuda de ausencia...

   Mano Mano de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Mejor el agua que en tu cuenco tomas, mejor la lumbre si por ti se enciende o el ruto que contigo se desprende o el seno que en tus dedos empalomas. Mucho mejor el pan si en él asomas, mejor la piedra que por ti se hiende o el campo cultivado en que trasciende el tacto vegetal con que te aromas...

   Mercado de la Merced Mercado de la Merced de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

De la Merced hetairas baratonas, mercado de la carne, pocos años, son de trece o de quince, no hay engaños. ¡Pásale mi marchante, son fregonas! No pienses que quizá fueron personas o que el SIDA letal les unta daños. Es carne dura, fresca y son rebaños ovejas negras estas alegronas....

   México de mi vida México de mi vida de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Yo te miro en un niño de la calle, cofre arriba limpiando un parabrisa con la carita ayuna de sonrisa, (ni una razón a que la risa estalle). El vidrio diáfano ¡qué no se raye! . Mientras el porvenir del sin camisa: violado por cualquiera, droga, prisa, ganador de la vida en...

   Nariz Nariz de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Si equidistante un punto no se mueve y a la mitad de tu rostro determina la total expresión por masculina sobresale mas bien por con su relieve si la emoción te clava o te conmueve se ensanchan sus aletas o se afina el perfil si tu olfato discrimina el aire duro de la dicha breve...

   Ojo Ojo de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Falto de voz usurpas el idioma y es tal la galanura de tu invento que para hablar te basta en el momento el fugaz giro que un segundo toma. Después de muerto, miras. Se te asoma toda la nulidad del pensamiento. Y por el pozo de tu abatimiento el paisaje del mundo se desploma...

   Opción Opción de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Me dieron a escoger: hogar o gloria, y en mis manos pusieron el mandato seis años nada más que es un buen rato para abrirme las puertas de la historia. No sé si fue una pírrica victoria que ahora reflexiono y aquilato: metí amor y familia en un retrato y fue el poder la línea divisoria...

   Oreja Oreja de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

No sé por qué veredas de dulzura el aire va corriendo hacia tu encuentro; hay algo en la mañana que por dentro un rio de sonidos te murmura. Parecería un himno de ternura que en tu profundidad hallara centro o que buscando protección, adentro las palabras...

   Otra noche Otra noche de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Pensar que hicimos todo, todo, todo, convertimos en risa las querellas, apagamos la luz de las estrellas y en lo oscuro buscamos acomodo. Agotamos el tacto a nuestro modo, de nuestra hoguera no dejamos huellas, porque el secreto de las cosas bellas es consumirlas bien por sobre todo...

   Paisaje Paisaje de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Amor, amante, amado, yo te digo con letras rojas toda mi alegría, por ti la pena entera gozaría, sin ti la dicha fuérame castigo. Amor, amante, amado. Me enemigo, si el amor me retira compañía, porque sin ti la vida es ironía y lenta muerte que en afán persigo. Árbol de mi costumbre...

   Peces Peces  de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Nos bañamos de hielo en el invierno, hace tiempo de polvos otoñales, el verano con frutos estivales y de polen peligro en abril tierno. Este goce de baño tan eterno, este decir los cuerpos tan iguales entre cuernos de signos zodiacales fundidos en lo extraño y en lo interno...

   Pecho Pecho de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Pecho Sombra tu pecho para el sol quemante lunar colina, seda por vellosa. dura almohada en la que me reposa de fatigas el día trashumante. Por un misterio isócrono constante alza y baja la vida jubilosa, pájaro el corazón vuela y se posa, para dormir en el nidal amante...

   Pie Pie de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Viene echando raíces el camino por sentir la caricia de tu paso que con el pie desnudo a largo plazo el baile de tus uvas hace vino. ¡Qué fuerza entre tus vuelos adivino! ¡qué larga tu extensión si la repaso! y qué dueño del mundo si de un trazo terminante desandas el Destino...

   Piel Piel de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Tu piel madura, festival al tacto, como llovida en plenitud te envuelve, si a veces en follaje se resuelve, con la aridez en otras hace pacto. Camino de la seda tu contacto en bengalas de sol se desenvuelve porque magnética, termal, devuelve las corrientes oscuras de lo abstracto...

   Pierna Pierna de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Con rango de columna se levanta por cimentar mejor la arquitectura. Estípite de carne. Vestidura hasta donde termina su ágil planta. Tendido puente donde se quebranta la fortaleza en dos. Puente de altura a lo largo de la musculatura que al subir por los muslos se agiganta...

   Primavera Primavera de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Qué aleluya volver de la ceniza, reconstruirse y nacer de nueva cuenta, volver los dos con unidad violenta y retomar la vida con más prisa. Ver nuestra primavera que improvisa con flores y con tallos su herramienta y sentir que la savia nos fermenta y que ya somos miel, calor,...

   Rana Rana de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

El cielo está llorón en este tiempo junio extraña tu voz y se adivina que las cosas se mueven por rutina sin frío sin calor y en entretiempo sólo la tierra encuentra pasatiempo llenándose de charcos o neblina mientras la pajarera está que trina y celebra la rana el contratiempo...

   Rodilla Rodilla de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Gracia de lance que en amor doblega a la que se negaba por esquiva gracia doble al doblarse desde arriba si por una rodilla va la entrega gracia mayor si el viaje te sosiega y en la margen del rio te derriba la sed porque en el agua transitiva la nube va también...

   Rueda Rueda  de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Plural necesidad de ser amigos, de ser uno en el ser y dos en el ansia, de compartir la pérdida y ganancia, de confundir conmigos y contigos. Plural necesidad. Mudos testigos el aire, el sol, la lluvia, la distancia, esto también que dicen tolerancia y estos otros que llaman enemigos...

   Sexo Sexo de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Juego de fauno sembrador de mundos alto de amor y activo de congojas, a tu servicio las semillas rojas te esperan en surcos infecundos. Protervo dios alegre por segundos más alegre quizá cuando deshojas la flor primera, cuando te despojas de todos tus ardides errabundos...

   Sueño Sueño de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Estás bajo mi lámpara dormido y en sueños luchas, gimes, te retardas, estás bajo mi lámpara y te guardas como si bien despierto fueras ido. Huyes quizá, tu pecho está vencido, pero buscas mi mano y te resguardas, respiras hondo y el aliento tardas como en rotunda vocación de olvido...

   Tríptico de primavera Tríptico de primavera  de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Mírame aquí, de pie, sobre mi muerte, ávida sombra de temblor nacida, compacta soledad que me intimida, carroña en flor que mi intuición advierte.Mañana, sí, mañana estaré inerte. Más hoy marcho de pámpanos vestida al pagano festín que da la vida por cortar los racimos de la suerte...

   Vello Vello de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Césped infante cubre tu llanura a tornaluz tal vez rubio de paja que ahí donde la luz se resquebraja en bosque limitado se inaugura. Alfombra tierna, dime ¿de qué hondura nació la sangre que en tu piel trabaja, para que germinaras con ventaja y más seda se hiciera tu envoltura?...

   Verano Verano de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Tarde caliginosa. Se desploma del barómetro lúbrico la escala. Un calor enervante es la antesala de la recia tormenta que se asoma. La lumbre de la tarde es un aroma que huele a madurez. La bestia mala de instintos subterráneos hace gala y lentamente mata a una paloma...

   Vida Vida de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

¡Qué difícil pensar de tan contenta, no se puede escribir de tanta dicha! a pío y canto el ave se encapricha y vuela saboreando la tormenta. Brota el renuevo y en la rama alienta una explosión de júbilo predicha. En lluvia y cal alivia su desdicha la rosa estéril que vivir intenta...

   Viento Viento de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

¡Qué fantasma es el tuyo! Qué presencia derrama exacto cuando lo convoco: reconstruye tu olor, tus pasos, toco la superficie de tu residencia. ¡Qué forma de copiarme tu apariencia! Qué completo tu abrazo si lo evoco y cómo se disuelve poco a poco en esta larga noche de la ausencia. Y...

   Voz Voz de Griselda Álvarez Ponce de León


      En la voz de Griselda Álvarez Ponce de León    
primeros versos

Universo tu voz, quizá la clave soplada en la garganta de la brisa, aire torcaz como primer sonrisa cuando pudiera sonreír el ave. Universo tu voz asciende grave por el oscuro túnel de la risa, voz que con trueno y golpe se matiza, caño de miel cuando discurre suave...

 
 Guadalupe (Pita) Amor

   Adentro de mi vaga superficie... Adentro de mi vaga superficie... de Guadalupe (Pita) Amor


      En la voz de Guadalupe Amor    
primeros versos

Adentro de mi vaga superficie se revuelve un constante movimiento; es el polvo que todo lo renueva, destruyendo. Adentro de la piel que me protege y de la carne a la que estoy nutriendo, hay una voz interna que me nombra; Polvo tenso. Sé bien que no he escogido la materia de este...

   Como dicen que soy una ignorante... Como dicen que soy una ignorante... de Guadalupe (Pita) Amor


      En la voz de María Teresa Aviña    
primeros versos

Como dicen que soy una ignorante, todo el mundo comenta sin respeto que sin duda ha de haber algún sujeto que pone mi pensar en consonante. Debe de ser un tipo desbordante, ya que todo produce hasta el soneto por eso con mis libros lanzo un reto burla burlando van los tres delante...

   Ese Cristo... Ese Cristo... de Guadalupe (Pita) Amor


      En la voz de Elia Domenzáin    
primeros versos

Ese Cristo de tápalo encarnado, de terciopelo recamado de oro me causa espanto, compasión, azoro y lo llevo en mis ojos reflejado. Ese Cristo en su cruz crucificado me mira tenazmente y sin decoro Él sabe que al mirarlo siempre lloro y me pide por mi ser desclavado. Yo miro su mirada...

   Polvo (fragmentos I) Polvo (fragmentos I) de Guadalupe (Pita) Amor


      En la voz de Guadalupe Amor    
primeros versos

... y en polvo te convertirás. Génesis, capítulo 3, versículo 19 I Me envuelve el polvo, y me inquieta. ¿Por qué vendrá de tan lejos? Y ¿cómo en residuos viejos mundos pasados sujeta? -El polvo no tiene meta, ni principio habrá tenido; sé que siempre ha contenido, en su eternidad...

   Polvo (fragmentos II) Polvo (fragmentos II) de Guadalupe (Pita) Amor


      En la voz de Guadalupe Amor    
primeros versos

De lo gris me salí, y al polvoriento gris he retornado. ¡Cuanto yo concebí, sólo fue imaginado, que el realizar a mí me está velado! Va a perderse mi huella... Sólo soy llamarada del destino; una loca centella que tiene el desatino de pretender que el polvo sea divino. Infinidad de...

   Viejas raíces empolvadas Viejas raíces empolvadas de Guadalupe (Pita) Amor


      En la voz de Guadalupe Amor    
primeros versos

Son mis viejas raíces empolvadas la extraña clave de mi cautiverio; atada estoy al polvo y su misterio, llevo ajenas esencias ignoradas. En mis poros están ya señaladas las cicatrices de un eterno imperio; el polvo en mí ha marcado su cauterio, soy víctima de culpas olvidadas. En...

 
 Guerau de Liost

   Oda al piadós baró perfet Oda al piadós baró perfet de Guerau de Liost


      En la voz de Josep Miquel Velloso    
primeros versos

Sortosa la nissaga que té un baró perfet! Cada obra d ell apar millor que totes. La llum divina el ruixa, metòdica, a raig fet, a llum que els altres copsaran a gotes. Ell sa fillada, c ustic i alhora idíl lic, mena (a cada banda un rengle de perills). I encara als ulls li posa, asèptica, una bena, car res a aprendre no tindr dels fills...

 
 Guillermo Aguirre y Fierro

   El brindis del bohemio El brindis del bohemio de Guillermo Aguirre y Fierro


      En la voz de Manuel Bernal    
primeros versos

En torno de una mesa de cantina una noche de invierno, regocijadamente departían seis alegres bohemios. Los ecos de sus risas escapaban y de aquel barrio quieto, iban a interrumpir el imponente y profundo silencio. El humo de olorosos cigarrillos en espirales se elevaba al cielo,...

 
 Guillermo de Torre

   Madrigal a bordo Madrigal a bordo  de Guillermo de Torre


      En la voz de Marcelo Cejas    
primeros versos

Mar sincopado Olas efervescentes Un transatlántico Oh mujer enredada en gestos enigmáticos Tú desnuda sobre cubierta rimas la cadencia del silencio En tu garganta se enrosca la rosa de los vientos De tus sortijas lunares penden todos los puertos Sobre tus muslos rueda la bola de los hemisferios...

 
 Gustavo Adolfo Bécquer

   A qué me lo decís... (Rima XXXIX) A qué me lo decís... (Rima XXXIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿A qué me lo decís? Lo sé: es mudable, es altanera y vana y caprichosa: antes que el sentimiento de su alma brotará el agua de la estéril roca. Sé que en su corazón, nido de sierpes, no hay una fibra que al amor responda que es una estatua inanimada; pero... ¡Es tan hermosa! De:...

   A todos los Santos A todos los Santos de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Patriarcas que fuisteis la semilla del árbol de la fe en siglos remotos, al vencedor divino de la muerte rogadle por nosotros. Profetas que rasgasteis inspirados del porvenir el velo misterioso, al que sacó la luz de las tinieblas rogadle por nosotros. Almas cándidas, Santos...

   Al brillar un relámpago nacemos... (Rima LXIX) Al brillar un relámpago nacemos... (Rima LXIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Al brillar un relámpago nacemos y aún dura su fragor cuando morimos. ¡Tan corto es el vivir! La gloria y el amor tras que corremos, sombras de un sueño son que perseguimos. ¡Despertar es morir! De: Rimas, leyendas y...

   Al ver mis horas de fiebre... (Rima LXI) Al ver mis horas de fiebre... (Rima LXI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Al ver mis horas de fiebre e insomnio lentas pasar, a la orilla de mi lecho, ¿quién se sentará? Cuando la trémula mano tienda próximo a expirar buscando una mano amiga, ¿quién la estrechará? Cuando la muerte vidríe de mis ojos el cristal, mis párpados aún abiertos, ¿quién los...

   Alguna vez la encuentro por el mundo... (Rima XLIX) Alguna vez la encuentro por el mundo... (Rima XLIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Alguna vez la encuentro por el mundo y pasa junto a mí; y pasa sonriéndose, y yo digo: ¿Cómo puede reír? Luego asoma a mi labio otra sonrisa máscara de dolor, y entonces pienso: ¡Acaso ella se ríe como me río yo! De: Rimas, leyendas y...

   Antes que tú me moriré... (Rima XXXVII) Antes que tú me moriré... (Rima XXXVII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Antes que tú me moriré: escondido en las entrañas ya el hierro llevo con que abrió tu mano la ancha herida mortal. Antes que tú me moriré: y mi espíritu, en su empeño tenaz, sentándose a las puertas de la muerte, allí te esperará. Con las horas los días, con los días los años...

   Apoyando mi frente calurosa... Apoyando mi frente calurosa... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Apoyando mi frente calurosa en el frío cristal de la ventana, en el silencio de la oscura noche de su balcón mis ojos no apartaba. En medio de la sombra misteriosa su vidriera lucía iluminada, dejando que mi vista penetrase en el puro santuario de su estancia. Pálido como el mármol...

   Asomaba a sus ojos una lágrima... (Rima XXX) Asomaba a sus ojos una lágrima... (Rima XXX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Asomaba a sus ojos una lágrima y a mis labios una frase de perdón; habló el orgullo y se enjugó su llanto, y la frase en mis labios expiró. Yo voy por un camino, ella por otro; pero al pensar en nuestro mutuo amor, yo digo aún: ¿Por qué callé aquel día? , y ella dirá. ¿Por qué no...

   Besa el aura que gime blandamente... (Rima IX) Besa el aura que gime blandamente... (Rima IX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Besa el aura que gime blandamente las leves ondas que jugando riza; el sol besa a la nube de Occidente, y de púrpura y oro la matiza; la llama en derredor del tronco ardiente por besar a otra llama se desliza, y hasta el sauce inclinándose a su peso al río que lo besa, vuelve un...

   Cendal flotante de leve bruma... (Rima XV) Cendal flotante de leve bruma... (Rima XV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cendal flotante de leve bruma, rizada cinta de blanca espuma, rumor sonoro de arpa de oro, beso del aura, onda de luz, eso eres tú. Tú, sombra aérea, que cuantas veces voy a tocarte, te desvanece como la llama, como el sonido, como la niebla, como el gemido del lago azul. En mar sin...

   Cerraron sus ojos... (Rima LXXIII) Cerraron sus ojos... (Rima LXXIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cerraron sus ojos que aún tenía abiertos, taparon su cara con un blanco lienzo; y unos sollozando, otros en silencio, de la triste alcoba todos se salieron. La luz que en un vaso ardía en el suelo, al muro arrojaba la sombra del lecho; y entre aquella sombra veíase a intervalos,...

   Como en un libro abierto... (Rima XLIV) Como en un libro abierto... (Rima XLIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Como en un libro abierto leo de tus pupilas en el fondo; ¿a qué fingir el labio risas que se desmienten con los ojos? ¡Llora! No te avergüences de confesar que me quisiste un poco. ¡Llora; nadie nos mira! Ya ves: soy un hombre... ¡y también lloro! De: Rimas, leyendas y...

   Como enjambre de abejas irritadas... (Rima LXIII) Como enjambre de abejas irritadas... (Rima LXIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Como enjambre de abejas irritadas, de un oscuro rincón de la memoria salen a perseguirnos los recuerdos de las pasadas horas. Yo los quiero ahuyentar. ¡Esfuerzo inútil! me rodean, me acosan, y unos tras otros a clavarme vienen el agudo aguijón que el alma encona. De: Rimas, leyendas...

   Como guarda el avaro su tesoro... (Rima LXIV) Como guarda el avaro su tesoro... (Rima LXIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Como guarda el avaro su tesoro, guardaba mi dolor; yo quería probar que hay algo eterno a la que eterno me juró su amor. Mas hoy le llamo en vano, y oigo al Tiempo, que lo agotó, decir: ¡Ah barro miserable, eternamente no podrás ni aun sufrir! De: Rimas, leyendas y...

   Como la brisa que la sangre orea... (Rima VI) Como la brisa que la sangre orea... (Rima VI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Como la brisa que la sangre orea sobre el oscuro campo de batalla, cargada de perfumes y armonías en el silencio de la noche vaga; símbolo del dolor y la ternura, del bardo inglés en el horrible drama, la dulce Ofelia, la razón perdida cogiendo flores y cantando pasa. De: Rimas,...

   Como se arranca el hierro de una herida... (Rima XLVIII) Como se arranca el hierro de una herida... (Rima XLVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Como se arranca el hierro de una herida, su amor de las entrañas me arranqué, aunque sentí al hacerlo que la vida me arrancaba con él! Del altar que le alcé en el alma mía la voluntad su imagen arrojó, y la luz de la fe que en ella ardía ante el ara desierta se apagó. Aún para...

   Cómo vive esa rosa que has prendido... (Rima XXII) Cómo vive esa rosa que has prendido... (Rima XXII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿Cómo vive esa rosa que has prendido junto a tu corazón? Nunca hasta ahora contemplé en la tierra sobre el volcán la flor. De: Rimas, leyendas y...

   Cruza callada, y son sus movimientos... (Rima XXXIV) Cruza callada, y son sus movimientos... (Rima XXXIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cruza callada, y son sus movimientos silenciosa armonía; suenan sus pasos, y al sonar recuerdan del himno alado la cadencia rítmica. Los ojos entreabre, aquellos ojos tan claros como el día; y la tierra y el cielo, cuanto abarcan, arden con nueva luz en sus pupilas. Ríe, y su...

   Cuando en la noche te envuelven... (Rima XXV) Cuando en la noche te envuelven... (Rima XXV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cuando en la noche te envuelven las alas de tul del sueño y tus tendidas pestañas semejan arcos de ébano, por escuchar los latidos de tu corazón inquieto y reclinar tu dormida cabeza sobre mi pecho, diera, alma mía, cuanto poseo; ¡la luz, el aire y el pensamiento! Cuando se clavan...

   Cuando entre la sombra oscura... (Rima XXVIII) Cuando entre la sombra oscura... (Rima XXVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cuando entre la sombra oscura perdida una voz murmura turbando su triste calma, si en el fondo de mi alma la oigo dulce resonar, dime: ¿es que el viento en sus giros se queja, o que tus suspiros me hablan de amor al pasar? Cuando el sol en mi ventana rojo brilla a la mañana, y mi...

   Cuando me lo contaron sentí el frío... (Rima XLII) Cuando me lo contaron sentí el frío... (Rima XLII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cuando me lo contaron sentí el frío de una hoja de acero en las entrañas; me apoyé contra el muro, y un instante la conciencia perdí de dónde estaba. Cayó sobre mi espíritu la noche; en ira y en piedad se anegó el alma ¡Y entonces comprendí por qué se llora, y entonces comprendí por...

   Cuando miro el azul horizonte... (Rima VIII) Cuando miro el azul horizonte... (Rima VIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cuando miro el azul horizonte perderse a lo lejos al través de una gasa de polvo dorado e inquieto, me parece posible arrancarme del mísero suelo, y flotar con la niebla dorada en átomos leves cual ella deshecho. Cuando miro de noche, en el fondo oscuro del cielo las estrellas...

   Cuando sobre el pecho inclinas... (Rima XIX) Cuando sobre el pecho inclinas... (Rima XIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cuando sobre el pecho inclinas la melancólica frente, una azucena tronchada me pareces. Porque al darte la pureza, de que es símbolo celeste, como a ella te hizo Dios de oro y de nieve. De: Rimas, leyendas y...

   Cuando volvemos las fugaces horas... (Rima LIV) Cuando volvemos las fugaces horas... (Rima LIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Cuando volvemos las fugaces horas del pasado a evocar, temblando brilla en tus pestañas negras una lágrima pronta a resbalar. Y al fin resbala, y cae como gota de rocío, al pensar que, cual hoy por ayer, por hoy mañana, volveremos los dos a suspirar. De: Rimas, leyendas y...

   Cuántas veces, al pie de las musgosas... (Rima LXX) Cuántas veces, al pie de las musgosas... (Rima LXX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¡Cuántas veces, al pie de las musgosas paredes que la guardan, oí la esquila que al mediar la noche a los maitines llama! ¡Cuántas veces trazó mi triste sombra la luna plateada, junto a la del ciprés que de su huerto se asoma por las tapias! Cuando en sombras la iglesia se envolvía,...

   De dónde vengo... (Rima LXVI) De dónde vengo... (Rima LXVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿De dónde vengo?... El más horrible y áspero de los senderos busca. Las huellas de unos pies ensangrentados sobre la roca dura; los despojos de un alma hecha jirones en las zarzas agudas, te dirán el camino que conduce a mi cuna. ¿A dónde voy? El más sombrío y triste de los páramos...

   De lo poco de vida que me resta... (Rima LI) De lo poco de vida que me resta... (Rima LI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

De lo poco de vida que me resta, diera con gusto los mejores años por saber lo que ha otros de mí has hablado. Y esta vida mortal y de la eterna lo que me toque, si me toca algo, por saber lo que a solas de mí has pensado. De: Rimas, leyendas y...

   Dejé la luz a un lado... (Rima XLIII) Dejé la luz a un lado... (Rima XLIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Dejé la luz a un lado, y en el borde de la revuelta cama me senté, mudo, sombrío, la pupila inmóvil clavada en la pared. ¿Qué tiempo estuve así? No sé; al dejarme la embriaguez horrible de dolor, expiraba la luz y en mis balcones reía el sol. Ni sé tampoco en tan terribles horas en...

   Del salón en el ángulo oscuro... (Rima VII) Del salón en el ángulo oscuro... (Rima VII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Del salón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo, veíase el arpa. ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas, como el pájaro duerme en la rama esperando la mano de nieve que sabe arrancarlas! ¡Ay! pensé , ¡Cuántas veces el genio así duerme en el...

   Despierta, tiemblo al mirarte... (Rima XXVII) Despierta, tiemblo al mirarte... (Rima XXVII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Adolfo Marsillach    
primeros versos

Despierta, tiemblo al mirarte; dormida, me atrevo a verte; por eso, alma de mi alma, yo velo cuando tú duermes. Despierta, ríes y al reír tus labios inquietos me parecen relámpagos de grana que serpean sobre un cielo de nieve. Dormida, los extremos de tu boca pliega sonrisa leve...

   Dos rojas lenguas de fuego (Rima XXIV) Dos rojas lenguas de fuego (Rima XXIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Dos rojas lenguas de fuego que a un mismo tronco enlazadas, se aproximan, y al besarse forman una sola llama; dos notas que del laúd a un tiempo la mano arranca, y en el espacio se encuentran y armoniosas se abrazan; dos olas que vienen juntas a morir sobre una playa, y que al romper...

   En la clave del arco mal seguro... (Rima XLV) En la clave del arco mal seguro... (Rima XLV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

En la clave del arco mal seguro cuyas piedras el tiempo enrojeció, obra de un cincel rudo, campeaba el gótico blasón. Penacho de su yelmo de granito, la hiedra que colgaba en derredor daba sombra al escudo, en que una mano tenía un corazón. A contemplarlo en la desierta plaza nos...

   En la imponente nave... (Rima LXXVI) En la imponente nave... (Rima LXXVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

En la imponente nave del templo bizantino, vi la gótica tumba, a la indecisa luz que temblaba en los pintados vidrios. Las manos sobre el pecho, y en las manos un libro, una mujer hermosa reposaba sobre la urna, del cincel prodigio. Del cuerpo abandonado al dulce peso hundido, cual...

   Entre el discorde estruendo de la orgía... (Rima LV) Entre el discorde estruendo de la orgía... (Rima LV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Entre el discorde estruendo de la orgía acarició mi oído, como nota de música lejana, el eco de un suspiro. El eco de un suspiro que conozco, formado de un aliento que he bebido, perfume de una flor que oculta crece en un claustro sombrío. Mi adorada de un día, cariñosa, ¿en qué...

   Errante por el mundo fui gritando... Errante por el mundo fui gritando... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Errante por el mundo fui gritando: La gloria ¿dónde está? Y una voz misteriosa contestóme: Más allá... más allá... En pos de ella perseguí el camino que la voz me marcó; halléla al fin, pero en aquel instante el humo se truncó. Mas el humo, formado denso velo, se empezó a...

   Es cuestión de palabras... (Rima XXXIII) Es cuestión de palabras... (Rima XXXIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Es cuestión de palabras, y, no obstante, ni tú ni yo jamás, después de lo pasado, convendremos en quién la culpa está. ¡Lástima que el amor un diccionario no tenga dónde hallar cuándo el orgullo es simplemente orgullo y cuándo es dignidad! De: Rimas, leyendas y...

   Es el alba una sombra... Es el alba una sombra... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Es el alba una sombra de tu sonrisa, y un rayo de tus ojos la luz del día; pero tu alma es la noche de invierno, negra y helada. De: Rimas, leyendas y...

   Es un sueño la vida... Es un sueño la vida... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Es un sueño la vida, pero un sueño febril que dura un punto; cuando de él se despierta, se ve que todo es vanidad y humo... ¡Ojalá fuera un sueño muy largo y muy profundo! ¡Un sueño que durara hasta la muerte!... Yo soñaría con mi amor y el tuyo. De: Rimas, leyendas y...

   Espíritu sin nombre... (Rima V) Espíritu sin nombre... (Rima V) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Adolfo Marsillach    
primeros versos

Espíritu sin nombre, indefinible esencia, yo vivo con la vida sin formas de la idea. Yo nado en el vacío del sol tiemblo en la hoguera, palpito entre las sombras y floto con las nieblas. Yo soy el fleco de oro de la lejana estrella; yo soy de la alta luna la luz tibia y serena. Yo...

   Esta armazón de huesos y pellejo... (Rima LVII) Esta armazón de huesos y pellejo... (Rima LVII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Esta armazón de huesos y pellejo, de pasear una cabeza loca cansada se halla al fin, y no lo extraño; pues, aunque es la verdad que no soy viejo, de la parte de vida que me toca en la vida del mundo, por mi daño he hecho un uso tal, que juraría que he condensado un siglo en cada día...

   Fatigada del baile... (Rima XVIII) Fatigada del baile... (Rima XVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Fatigada del baile, encendido el color, breve el aliento, apoyada en mi brazo, del salón se detuvo en un extremo Entre la leve gasa que levantaba el palpitante seno, una flor se mecía en compasado y dulce movimiento. Como cuna de nácar que empuja al mar y que acaricia el céfiro, tal...

   Fingiendo realidades... (Rima LXXVIII) Fingiendo realidades... (Rima LXXVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Fingiendo realidades con sombra vana, delante del Deseo va la Esperanza; y sus mentiras, como el Fénix, renacen de sus cenizas. De: Rimas, leyendas y...

   Flores tronchadas, marchitas hojas... Flores tronchadas, marchitas hojas... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Flores tronchadas, marchitas hojas arrastra el viento; en los espacios, tristes gemidos repite el eco. En las nieblas de los pasados, en las regiones del pensamiento gemidos tristes, marchitas galas son mis recuerdos. De: Rimas, leyendas y...

   Hoy como ayer, mañana como hoy... (Rima LVI) Hoy como ayer, mañana como hoy... (Rima LVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Hoy como ayer, mañana como hoy, y, ¡siempre igual! Un cielo gris, un horizonte eterno, y, ¡andar..., andar! Moviéndose a compás, como una estúpida máquina, el corazón; la torpe inteligencia del cerebro, dormida en un rincón. El alma, que ambiciona un paraíso, buscándolo sin fe;...

   Hoy la tierra y los cielos me sonríen... (Rima XVII) Hoy la tierra y los cielos me sonríen... (Rima XVII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Hoy la tierra y los cielos me sonríen; hoy llega al fondo de mi alma el sol; hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado... ¡Hoy creo en Dios! De: Rimas, leyendas y...

   Las ondas tienen vaga armonía… (Rima LXXII) Las ondas tienen vaga armonía… (Rima LXXII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

PRIMERA VOZ Las ondas tienen vaga armonía; las violetas, süave olor; brumas de plata la noche fría, luz y oro el día; yo algo mejor: ¡yo tengo Amor! SEGUNDA VOZ Aura de aplausos, nube rabiosa, ola de envidia que besa el pie, isla de sueños donde reposa el alma ansiosa. ¡Dulce...

   Las ropas desceñidas... (Rima LXXIV) Las ropas desceñidas... (Rima LXXIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Las ropas desceñidas, desnudas las espadas, en el umbral de oro de la puerta dos ángeles velaban. Me aproximé a los hierros que defienden la entrada, y de las dobles rejas en el fondo la vi confusa y blanca. La vi como la imagen que en leve sueño pasa, como rayo de luz tenue y...

   Llegó la noche y no encontré un asilo... (Rima LXV) Llegó la noche y no encontré un asilo... (Rima LXV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Llegó la noche y no encontré un asilo; ¡y tuve sed...! Mis lágrimas bebí. ¡Y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos cerré para morir! ¡Estaba en un desierto! Aunque a mi oído de las turbas llegaba el ronco hervir, yo era huérfano y pobre... ¡El mundo estaba desierto... para mí! De: Rimas,...

   Lo que el salvaje que con torpe mano... (Rima L) Lo que el salvaje que con torpe mano... (Rima L) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Lo que el salvaje que con torpe mano hace de un tronco a su capricho un dios, y luego ante su obra se arrodilla, eso hicimos tú y yo. Dimos formas reales a un fantasma, de la mente ridícula invención, y hecho el ídolo ya, sacrificamos en su altar nuestro amor. De: Rimas, leyendas y...

   Los invisibles átomos del aire... (Rima X) Los invisibles átomos del aire... (Rima X) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Los invisibles átomos del aire en derredor palpitan y se inflaman el cielo se deshace en rayos de oro la tierra se estremece alborozada. Oigo flotando en olas de armonía rumor de besos y batir de alas, mis párpados se cierran... ¿Qué sucede? ¿Dime?... ¡Silencio!... ¡Es el amor que...

   Los suspiros son aire y van al aire... (Rima XXXVIII) Los suspiros son aire y van al aire... (Rima XXXVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Los suspiros son aire y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar. Dime, mujer: cuando el amor se olvida, ¿sabes tú adónde va? De: Rimas, leyendas y...

   Me ha herido recatándose en las sombras... (Rima XLVI) Me ha herido recatándose en las sombras... (Rima XLVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Me ha herido recatándose en las sombras, sellando con un beso su traición. Los brazos me echó al cuello, y por la espalda partióme a sangre fría el corazón. Y ella prosigue alegre su camino, feliz, risueña, impávida; ¿y por qué? Porque no brota sangre de la herida... ¡Porque el...

   Mi vida es un erial... (Rima LX) Mi vida es un erial... (Rima LX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Mi vida es un erial: flor que toco se deshoja; que en mi camino fatal, alguien va sembrando el mal para que yo lo recoja. De: Rimas, leyendas y...

   Negros fantasmas... Negros fantasmas... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Negros fantasmas, nubes sombrías, huyen ante el destello de la luz divina. Esa luz santa, niña de negros ojos, es la esperanza. Al calor de sus rayos mi fe gigante contra desdenes lucha sin amenguarse. En este empeño es, si grande el martirio, mayor el premio. Y si aún muestras,...

   No digáis que agotado su tesoro... (Rima IV) No digáis que agotado su tesoro... (Rima IV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

No digáis que agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira. Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía. Mientras las ondas de la luz al beso palpiten encendidas; mientras el sol las desgarradas nubes de fuego y oro vista; mientras el aire en su regazo lleve perfumes y...

   No dormía; vagaba en ese limbo... (Rima LXXI) No dormía; vagaba en ese limbo... (Rima LXXI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

No dormía; vagaba en ese limbo en que cambian de forma los objetos, misteriosos espacios que separan la vigilia del sueño. Las ideas que en ronda silenciosa daban vueltas en torno a mi cerebro, poco a poco en su danza se movían con un compás más lento. De la luz que entra al alma por...

   No has sentido en la noche... No has sentido en la noche... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿No has sentido en la noche, cuando reina la sombra una voz apagada que canta y una inmensa tristeza que llora? ¿No sentiste en tu oído de virgen las silentes y trágicas notas que mis dedos de muerto arrancaban a la lira rota? ¿No sentiste una lágrima mía deslizarse en tu boca, ni...

   No me admiró tu olvido... (Rima XXXV) No me admiró tu olvido... (Rima XXXV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¡No me admiró tu olvido! Aunque de un día, me admiró tu cariño mucho más; porque lo que hay en mí que vale algo, eso... ¡ni lo pudiste sospechar!. De: Rimas, leyendas y...

   No sé lo que he soñado... (Rima LXVIII) No sé lo que he soñado... (Rima LXVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

No sé lo que he soñado en la noche pasada; triste, muy triste debió ser el sueño, pues despierto la angustia me duraba. Noté, al incorporarme húmeda la almohada, y por primera vez sentí, al notarlo, de un amargo placer henchirse el alma. Triste cosa es el sueño que llanto nos...

   Nuestra pasión fue un trágico sainete... (Rima XXXI) Nuestra pasión fue un trágico sainete... (Rima XXXI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Nuestra pasión fue un trágico sainete en cuya absurda fábula lo cómico y lo grave confundidos risas y llanto arrancan. Pero fue lo peor de aquella historia que, al fin de la jornada, a ella tocaron lágrimas y risas, ¡y a mí sólo las lágrimas! De: Rimas, leyendas y...

   Olas gigantes que os rompéis bramando... (Rima LII) Olas gigantes que os rompéis bramando... (Rima LII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Olas gigantes que os rompéis bramando en las playas desiertas y remotas, envuelto entre las sábanas de espuma, ¡llevadme con vosotras! Ráfagas de huracán que arrebatáis del alto bosque las marchitas hojas, arrastrado en el ciego torbellino, ¡llevadme con vosotras! Nubes de tempestad...

   Para que los leas con tus ojos grises... Para que los leas con tus ojos grises... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Para que los leas con tus ojos grises, para que los cantes con tu clara voz, para que llenen de emoción tu pecho, hice mis versos yo. Para que encuentres en tu pecho asilo y le des juventud, vida, y calor, tres cosas que yo ya no puedo darles, hice mis versos yo. Para hacerte gozar...

   Pasaba arrolladora en su hermosura... (Rima XXXII) Pasaba arrolladora en su hermosura... (Rima XXXII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Pasaba arrolladora en su hermosura y el paso le dejé; ni aun a mirarla me volví, y, no obstante algo en mi oído murmuró: Esa es. ¿Quién reunió la tarde a la mañana? Lo ignoro; sólo sé que en una breve noche de verano se unieron los crepúsculos y ... fue. De: Rimas, leyendas y...

   Podrá nublarse el sol eternamente... Podrá nublarse el sol eternamente... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Podrá nublarse el sol eternamente; podrá secarse en un instante el mar; podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal. ¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor. De: Rimas, leyendas y...

   Por una mirada, un mundo... (Rima XXIII) Por una mirada, un mundo... (Rima XXIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso... ¡yo no sé que te diera por un beso! De: Rimas, leyendas y...

   Porque son niña, tus ojos... (Rima XII) Porque son niña, tus ojos... (Rima XII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Porque son niña, tus ojos verdes como el mar, te quejas; verdes los tienen las náyades, verdes los tuvo Minerva, y verdes son las pupilas de las hurís del profeta. El verde es gala y ornato del bosque en la primavera. Entre sus siete colores, brillante el iris lo ostenta. Las...

   Primero es un albor trémulo y vago... (Rima LXII) Primero es un albor trémulo y vago... (Rima LXII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Primero es un albor trémulo y vago rayo de inquieta luz que corta el mar; luego chispea y crece y se dilata en ardiente explosión de claridad. La brilladora lumbre es la alegría; la temerosa sombra es el pesar; ¡Ay!, en la oscura noche de mi alma, ¿cuándo amanecerá? De: Rimas,...

   Qué es poesía... (Rima XXI) Qué es poesía... (Rima XXI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿Qué es poesía? , dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú. De: Rimas, leyendas y...

   Qué hermoso es ver el día... (Rima LXVII) Qué hermoso es ver el día... (Rima LXVII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¡Qué hermoso es ver el día coronado de fuego y levantarse, y a su beso de lumbre brillar las olas y encenderse el aire! ¡Qué hermoso es tras la lluvia, del triste otoño en la azulada tarde, de las húmedas flores el perfume beber hasta saciarse! ¡Qué hermoso es cuando en copos la...

   Quién fuera luna... Quién fuera luna... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¡Quién fuera luna, quién fuera brisa, quién fuera sol! ¡Quién del crepúsculo fuera la hora, quién el instante de tu oración! ¡Quién fuera parte de la plegaria que solitaria mandas a Dios! ¡Quién fuera luna quién fuera brisa, quién fuera sol!... De: Rimas, leyendas y...

   Quieres que, de ese néctar delicioso... (Rima LVIII) Quieres que, de ese néctar delicioso... (Rima LVIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿Quieres que de ese néctar delicioso no te amargue la hez? pues aspíralo, acércalo a tus labios y déjalo después. ¿Quieres que conservemos una dulce memoria de este amor? Pues amémonos hoy mucho, y mañana digámonos ¡adiós! De: Rimas, leyendas y...

   Sabe, si alguna vez tus labios rojos... (Rima XX) Sabe, si alguna vez tus labios rojos... (Rima XX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Sabe, si alguna vez tus labios rojos quema invisible atmósfera abrasada, que al alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada. De: Rimas, leyendas y...

   Sacudimiento extraño... (Rima III) Sacudimiento extraño... (Rima III) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Sacudimiento extraño que agita las ideas, como huracán que empuja las olas en tropel; murmullo que en el alma se eleva y va creciendo, como volcán que sordo anuncia que va a arder; deformes silüetas de seres imposibles; paisajes que aparecen como a través de un tul; colores que...

   Saeta que voladora... (Rima II) Saeta que voladora... (Rima II) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Saeta que voladora cruza arrojada al azar, sin adivinarse dónde temblando se clavará; hoja del árbol seca arrebata el vendaval, sin que nadie acierte el surco donde a caer volverá; gigante ola que el viento riza y empuja en el mar, y rueda y pasa, y no sabe qué playa buscando va; luz...

   Será verdad que cuando toca el sueño... (Rima LXXV) Será verdad que cuando toca el sueño... (Rima LXXV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

¿Será verdad que cuando toca el sueño con sus dedos de rosa nuestros ojos, de la cárcel que habita huye el espíritu en vuelo presuroso? ¿Será verdad que huésped de las nieblas, de la brisa nocturna al tenue soplo alado sube a la región vacía a encontrarse con otros? ¿Y allí, desnudo...

   Si al mecer las azules campanillas... (Rima XVI) Si al mecer las azules campanillas... (Rima XVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Si al mecer las azules campanillas de tu balcón, crees que suspirando pasa el viento murmurador, sabe que, oculto entre las verdes hojas, suspiro yo. Si al resonar confuso a tus espaldas vago rumor, crees que por tu nombre te ha llamado lejana voz, sabe que, entre las sombras que te...

   Si de nuestros agravios... (Rima XXXVI) Si de nuestros agravios... (Rima XXXVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Si de nuestros agravios en un libro se escribiese la historia, y se borrase en nuestras almas cuanto se borrase en sus hojas; te quiero tanto aún, dejó en mi pecho tu amor huellas tan hondas, que sólo con que tú borrases una, ¡las borraba yo todas! De: Rimas, leyendas y...

   Sobre la falda tenía... (Rima XXIX) Sobre la falda tenía... (Rima XXIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Sobre la falda tenía el libro abierto; en mi mejilla tocaban sus rizos negros; no veíamos las letras ninguno, creo; mas guardábamos entrambos hondo silencio. ¿Cuánto duró? Ni aun entonces pude saberlo; sólo sé que no se oía más que el aliento, que apresurado escapaba del labio seco...

   Su mano entre mis manos... (Rima XL) Su mano entre mis manos... (Rima XL) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Su mano entre mis manos, sus ojos en mis ojos, la amorosa cabeza apoyada en mi hombro, ¡Dios sabe cuántas veces, con paso perezoso, hemos vagado juntos bajo los altos olmos que de su casa prestan misterio y sombra al pórtico! Y ayer..., un año apenas, pasado como un soplo, con qué...

   Te vi un punto... (Rima XIV) Te vi un punto... (Rima XIV) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Te vi un punto, y, flotando ante mis ojos, la imagen de tus ojos se quedó, como la mancha obscura, orlada en fuego, que flota y ciega si se mira al sol. Adondequiera que la vista fijo, torno a ver sus pupilas llamear; mas no te encuentro a ti, que es tu mirada: unos ojos, los tuyos,...

   Tu aliento es el aliento de las flores... Tu aliento es el aliento de las flores... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Tu aliento es el aliento de las flores; tu voz es de los cisnes la armonía; es tu mirada el esplendor del día, y el color de la rosa es tu color. Tú prestas nueva vida y esperanza a un corazón para el amor ya muerto; tú creces de mi vida en el desierto como crece en un páramo la...

   Tú eras el huracán (Rima XLI) Tú eras el huracán (Rima XLI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Tú eras el huracán y yo la alta torre que desafía su poder, ¡tenías que estrellarte o que abatirme!... ¡No pudo ser! Tú eras el Océano y yo la enhiesta roca que firme aguarda su vaivén: ¡tenías que romperte o que arrancarme!... ¡No pudo ser! Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados uno a...

   Tu pupila es azul, y cuando ríes... (Rima XIII) Tu pupila es azul, y cuando ríes... (Rima XIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Tu pupila es azul, y cuando ríes, su claridad suave me recuerda el trémulo fulgor de la mañana que en el mar se refleja. Tu pupila es azul, y cuando lloras, las transparentes lágrimas en ella se me figuran gotas de rocío sobre una violeta. Tu pupila es azul, y si en su fondo como un...

   Una mujer me ha envenenado el alma... (Rima LVXXIX) Una mujer me ha envenenado el alma... (Rima LVXXIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Una mujer me ha envenenado el alma; otra mujer me ha envenenado el cuerpo; ninguna de las dos vino a buscarme; yo, de ninguna de las dos me quejo. Como el mundo es redondo, el mundo rueda. Si mañana, rodando, este veneno envenena a su vez, ¿por qué acusarme? ¿Puedo dar más de lo que...

   Volverán las oscuras golondrinas... (Rima LIII) Volverán las oscuras golondrinas... (Rima LIII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán; pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar; aquellas que aprendieron nuestros nombres ésas... ¡no volverán! Volverán las tupidas...

   Voy contra mi interés al confesarlo... (Rima XXVI) Voy contra mi interés al confesarlo... (Rima XXVI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Voy contra mi interés al confesarlo; pero yo, amada mía, pienso, cual tú, que una oda es sólo buena de un billete del Banco al dorso escrita. No faltará algún necio que al oírlo se haga cruces y diga: Mujer, al fin del siglo diecinueve, material y prosaica... ¡Bobería! ¡Voces que...

   Yo me acogí, como perdido nauta... Yo me acogí, como perdido nauta... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Yo me acogí, como perdido nauta, a una mujer, para pedirle amor, y fue su amor cansancio a mis sentidos, hielo a mi corazón. Y quedé, de mi vida en la carrera, que un mundo de esperanza ayer pobló, como queda un viandante en el desierto: ¡A solas con Dios! De: Rimas, leyendas y...

   Yo me he asomado a las profundas simas... (Rima XLVII) Yo me he asomado a las profundas simas... (Rima XLVII) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Yo me he asomado a las profundas simas de la tierra y del cielo, y les he visto el fin, o con los ojos o con el pensamiento. Mas, ¡ay! de un corazón llegué al abismo, y me incliné por verlo, y mi alma y mis ojos se turbaron: ¡tan hondo era y tan negro! De: Rimas, leyendas y...

   Yo sé cuál el objeto... (Rima LIX) Yo sé cuál el objeto... (Rima LIX) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Yo sé cuál el objeto de tus suspiros es; yo conozco la causa de tu dulce secreta languidez. ¿Te ríes?... Algún día sabrás, niña, por qué: tú acaso lo sospechas, y yo lo sé. Yo sé cuando tú sueñas, y lo que en sueños ves. Como en un libro puedo lo que calles en tu frente leer. ¿Te...

   Yo sé un himno gigante y extraño... (Rima I) Yo sé un himno gigante y extraño... (Rima I) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Yo sé un himno gigante y extraño que anuncia en la noche del alma una aurora, y estas páginas son de ese himno cadencias que el aire dilata en la sombras. Yo quisiera escribirlo, del hombre domando el rebelde, mezquino idioma, con palabras que fuesen a un tiempo suspiros y risas,...

   Yo soy ardiente, yo soy morena,... (Rima XI) Yo soy ardiente, yo soy morena,... (Rima XI) de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Yo soy ardiente, yo soy morena, yo soy el símbolo de la pasión; de ansia de goces mi alma está llena. ¿A mí me buscas? No es a ti, no. Mi frente es pálida; mis trenzas, de oro; puedo brindarte dichas sin fin; yo de ternura guardo un tesoro;. ¿A mí me llamas? No; no es a ti. Yo soy un...

   Yo soy el rayo, la dulce brisa... Yo soy el rayo, la dulce brisa... de Gustavo Adolfo Bécquer


      En la voz de Favio Camero    
primeros versos

Yo soy el rayo, la dulce brisa, lágrima ardiente, fresca sonrisa, flor peregrina, rama tronchada; yo soy quien vibra, flecha acerada. Hay en mi esencia como en las flores de mil perfumes suaves vapores, y su fragancia fascinadora, trastorna el alma de quien adora. Yo mis aromas...

 
 Gutierre de Cetina

   Madrigal Madrigal de Gutierre de Cetina


      En la voz de Luis Prendes    
primeros versos

Ojos claros, serenos, si de un dulce mirar sois alabados, ¿por qué, si me miráis, miráis airados? Si cuanto más piadosos más bellos parecéis a aquel que os mira, no me miréis con ira porque no parezcáis menos hermosos. ¡Ay, tormentos rabiosos! Ojos claros, serenos, ya que así me...

































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

183 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas