sitemap
Palabra Virtual
síguenos en twitter

        audiovideoteca por nombre

 
 Manuel Acuña

   La felicidad La felicidad de Manuel Acuña


      En la voz de Frank Moro    
primeros versos

Un cielo azul, dos estrellas brillando en la inmensidad. Un pájaro enamorado cantando en el florestal. Por ambiente, los aromas del jazmín y el azahar. Junto a nosotros, el agua brotando del manantial: nuestros labios, mucho más. Tú levantándote al cielo y yo siguiéndote allá. Ese es...

   Nocturno a Rosario Nocturno a Rosario de Manuel Acuña


      En la voz de Manuel Bernal    
primeros versos

I ¡Pues bien! yo necesito decirte que te adoro decirte que te quiero con todo el corazón; que es mucho lo que sufro, que es mucho lo que lloro, que ya no puedo tanto y al grito que te imploro, te imploro y te hablo en nombre de mi última ilusión. II Yo quiero que tú sepas que ya hace...

   Nocturno a Rosario Nocturno a Rosario de Manuel Acuña


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

¡Pues bien! yo necesito decirte que te adoro decirte que te quiero con todo el corazón; que es mucho lo que sufro, que es mucho lo que lloro, que ya no puedo tanto y al grito que te imploro, te imploro y te hablo en nombre de mi última ilusión...

   Por eso Por eso de Manuel Acuña


      En la voz de Frank Moro    
primeros versos

Porque eres buena, inocente como un sueño de doncella, porque eres cándida y bella como un nectario naciente. Porque en tus ojos asoma con un dulcísimo encanto, todo lo hermoso y lo santo del alma de una paloma. Porque eres toda una esencia de castidad y consuelo, porque tu alma es...

 
 Manuel Alcántara

   Carnet de identidad Carnet de identidad de Manuel Alcántara


      En la voz de Manuel Alcántara    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Nadie avisó. Más tarde o más temprano se supusieron que lo aprendería. Nadie me dijo: riega a la alegría, los muertos son terreno de secano. Todo lo que me importa está lejano. Si yo hubiera sabido a qué venía os juro que vivir yo qué sabía no me hubiera ganado por la mano. Me...

   El desocupado El desocupado de Manuel Alcántara


      En la voz de Simón Ramírez    
primeros versos

Vale lo que su sueño: lo que pueda valer lo que no sirve. Vive en un pueblo de preguntas con torres encendidas y campanas que tocan siempre solas. Un pueblo con un río y una casa y un aire justo para respirarse. Sin tener que moverse ha visto, boca arriba, al techo constelado...

   El poeta habla por soleares de la resurrección de la carne El poeta habla por soleares de la resurrección de la carne de Manuel Alcántara


      En la voz de Manuel Alcántara    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Cuando termine la muerte, si dicen: ¡A levantarse!, a mí que no me despierten. Que por mucho que lo piense yo no sé lo que me espera cuando termine la muerte. No se incorpore la sangre ni se mueva la ceniza si dicen: ¡A levantarse!. Que yo me conformo siempre y una vez acostumbrado a...

 
 Manuel Altolaguirre

   Era mi dolor tan alto Era mi dolor tan alto de Manuel Altolaguirre


      En la voz de Rafael de Penagos    
primeros versos

Era mi dolor tan alto que la puerta de la casa de donde salí llorando me llegaba a la cintura. ¡Qué pequeños resultaban los hombres que iban conmigo! Crecí como una alta llama de tela blanca y cabellos. Si derribaran mi frente los toros bravos saldrían, luto en desorden, dementes, contra los cuerpos humanos...

   Islas invitadas Islas invitadas de Manuel Altolaguirre


      En la voz de Rafael de Penagos    
primeros versos

Mi soledad llevo dentro, torre de ciegas ventanas. Cuando mis brazos extiendo, abro sus puertas de entrada y doy camino alfombrado al que quiera visitarla. Pintó el recuerdo los cuadros que decoran sus estancias. Allí mis pasadas dichas con mi pena de hoy contrastan...

   Mi fe Mi fe de Manuel Altolaguirre


      En la voz de Juan Rejano    
primeros versos

Voy buscando los ojos de una torre alzada con oscuros pensamientos, pues quiero darle fronda de miradas a la columna altiva de mis sueños. La quieren derribar vientos de duda, la asedian nubes que le son coronas, como césped le besa el pie mi fuego. Dentro me elevo, sin que nunca...

   Mi forma inerte Mi forma inerte de Manuel Altolaguirre


      En la voz de Juan Rejano    
primeros versos

Mi forma inerte, grande como un mundo, no tiene noche alrededor ni día; pero tiniebla y claridad por dentro hacen que yo, que tú, vivamos. Mares y cielos de mi sangre tuya navegamos los dos. No me despiertes. No te despiertes, no, sueña la vida. Yo también pienso en mí cuando te...

   Mis prisiones Mis prisiones de Manuel Altolaguirre


      En la voz de Juan Rejano    
primeros versos

Sentirse solo en medio de la vida casi es reinar, pero sentirse solo en medio del olvido, en el oscuro campo de un corazón, es estar preso, sin que siquiera una avecilla trine para darme noticias de la aurora. Y el estar preso en varios corazones, sin alcanzar conciencia de cuál sea...

   Para alcanzar la luz Para alcanzar la luz de Manuel Altolaguirre


      En la voz de Juan Rejano    
primeros versos

Dicen que soy un ángel y, peldaño a peldaño, para alcanzar la luz tengo que usar las piernas. Cansado de subir, a veces ruedo (tal vez serán los pliegues de mi túnica), pero un ángel rodando no es un ángel si no tiene el honor de llegar al abismo. Y lo que yo encontré en mi mayor...

 
 Manuel Amaya Zulueta

   Tú Tú de Manuel Amaya Zulueta


      En la voz de Conchita Fernández    
primeros versos

Atravesaste la cadena de humo de la noche, traías caracoles en la piel y negaste: “Es una espiral o es un túnel”. Y luego los abrazos a la luz del extraviado suelo, a la sombra de lo otro, de lo que no éramos ni tú ni yo. La noche presentaba su pecina quemada y su cromo de niña, y las vasijas que iluminaban el rompiente de nuestros afilados sentidos.

 
 Manuel Bandeira

   La muerte absoluta La muerte absoluta de Manuel Bandeira


      En la voz de Héctor Rosales    
primeros versos

Morir morir de cuerpo y de alma. Completamente... Morir sin dejar el triste despojo de la carne, la exangüe máscara de cera rodeada de flores, que se pudrirán ¡felices! en un día, bañada de lágrimas nacidas menos de la nostalgia que del espanto de la muerte. Morir sin dejar siquiera un alma errante camino del cielo...

 
 Manuel Benítez Carrasco

   Bolero Bolero de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

Tú que estás acostumbrado a que al ver a una mujer se te haga el alma piropo, se te haga el piropo amor, se te haga el amor poema, se te haga el verso canción. Ahí la tienes, ahí, con la gracia y el bolero y el salero que tanto te gusta a ti. Ahí la tienes, ahí...

   Cachitos de España Cachitos de España de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

Un farolito español y su sol sobre un piano. Sombras de ébano y albas de marfil van alternando sus noches y sus días en el teclado; y sobre el teclado reposan, despiertan, viven, mueren, danzan, sueñas, las manos, sarmientos de ritmo y de luz de un mexicano de Veracruz.

   Cuerdas de mi guitarra Cuerdas de mi guitarra de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

En el río blanco y negro de notas negras y blancas desembocan los seis ríos pequeños de la guitarra, los ríos por los que pueden correr a gusto las lágrimas, irse a pique los flamencos y a deriva las palabras, porque más que ríos son seis gargantas por las que pasan seis ríos...

   Granada Granada de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

Mexicana para cantar tu canción sueño a Granada. Para cantar tu canción Granada se pondrá un día sus ríos como zarcillos de menuda platería, Taxcos filigranas de la morería. Antes de cantar ha de probarse la voz en la Alhambra con el arroyo y el ruiseñor. Como un mariachi lorquiano...

   Murcia Murcia de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

Vestida de huertas viene, vestida de huertas va, vestida de huertas llega Murcia frutal. Apenas si se le ve de tan vestida que va con su falda pimentica, con su pañuelo floral y rebosante de frutos el pecho y el delantal. Vestida de huertas viene, vestida de huertas va...

   Silverio Silverio de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

Que se te va, que se te escapa, échale Agustín la capa, que se te escapa, que se te va, échale tu capa musical. Se ha desmandado un torillo por un pueblito español. Sueña marismas de luna y verónicas de sol. Recógelo. Sueña en un celeste albero poderse morir al son...

   Soleá del amor desprendío Soleá del amor desprendío de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Juan de Maynake    
primeros versos

Mira si soy desprendío que ayer, al pasar el puente, tiré tu cariño al río. Y tú bien sabes por qué tiré tu cariño al río: porque era hebilla de esparto de un cinturón de cuchillos; porque era anillo de barro mal tasao y mal vendío, y porque era flor sin alma de un abril en...

   Soleá del amor indiferente Soleá del amor indiferente de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Juan de Maynake    
primeros versos

Ni rencores ni perdón. ¡No me grites. No me llores! ¡lo nuestro ya se acabó!. ¿Rencores? ¿Por qué rencores? ¡No le da a mi señorío guardarle rencor a un río que fue regando mis flores! Tú me diste los mejores cristales de tu corriente, y no sería decente maldecirte por despecho si sé...

   Tengo el caballo a la puerta Tengo el caballo a la puerta de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Juan de Maynake    
primeros versos

Tengo el caballo a la puerta, ¿te quieres venir conmigo?. Yo no te obligo. Sólo te brindo ocasión de darte en mi soledad una casa, un corazón y un cariño de verdad. ¿Qué no quieres...? Allá penas. Mientras yo tenga en mis venas sangre de piropo y ronda; mientras, por mas que se...

   Zapateado Zapateado de Manuel Benítez Carrasco


      En la voz de Manuel Benítez Carrasco acompañado al piano por Agustín Lara    
primeros versos

De no sé que sierra le llega a las manos un galope corto, un relincho largo y un aire sonoro y sobre el teclado el zapateado abre a golpe y son su malabarismo de punta y tacón...

 
 Manuel del Cabral

   El mueble El mueble de Manuel del Cabral


      En la voz de Marcelo Cejas    
primeros versos

Por escupir secretos en tu vientre, por el notario que juntó nuestros besos con un lápiz, por los paisajes que quedaron presos en nuestra almohada a trinos desplumados, por la pantera aún que hay en un dedo, por tu lengua que de pronto desprecia superficies, por las vueltas al mundo...

   Negro sin nada en tu casa Negro sin nada en tu casa de Manuel del Cabral


      En la voz de Marcelo Cejas    
primeros versos

Yo te he visto cavar minas de oro negro sin tierra . Yo te he visto sacar grandes diamantes de la tierra negro sin tierra . Y como si sacaras a pedazos tu cuerpo de la tierra, te vi sacar carbones de la tierra. Cien veces yo te he visto echar semillas en la tierra negro sin tierra...

   Oda escrita en la piedra Oda escrita en la piedra de Manuel del Cabral


      En la voz de Alfredo Alcón    
primeros versos

Hay algo más que el viento buscando ser instinto, algo más que la ola que quiere andar de pie como la sangre. Hay algo más que aquello que rezaba a las piedras, suave como la muerte del cabello del indio, simple como el secreto transparente del agua...

 
 Manuel Gálvez

   Así soy sin ti Así soy sin ti  de Manuel Gálvez


      En la voz de Francisco Portillo    
primeros versos

Sin ti me siento solo, abrumadoramente solo, en un mundo de soledades, vacío de ilusiones y de ideas, de pensamientos y de todo. Sin ti me siento abandonado como sí, con sus negros rasos, la Muerte me envolviera. Sin ti soy una isla sin pájaros, sin arboledas: una isla sin playas hacia el mundo...

 
 Manuel Gutiérrez Nájera

   Para entonces Para entonces de Manuel Gutiérrez Nájera


      En la voz de Rosa Furman    
primeros versos

Quiero morir cuando decline al día, en alta mar y con la cara al cielo; donde parezca sueño la agonía, y el alma, un ave que remonta el vuelo. No escuchar en los últimos instantes, ya con el cielo y con el mar a solas, más voces ni plegarias sollozantes que el majestuoso tumbo de las...

 
 Manuel José Othón

   Angelus Domini Angelus Domini de Manuel José Othón


      En la voz de Eduardo Lizalde    
primeros versos

I Rompe el alba el botón de la mañana con sus dedos de niebla luminosa y en el declive del alcor se posa una nube de aerea porcelana. Abajo se despierta la sabana, el valle tiembla, yerguese la rosa, canta el madrugador y rumorosa ríe cuchicheando la fontana. Desde el redil hasta la...

   El himno de los bosques El himno de los bosques de Manuel José Othón


      En la voz de Eduardo Lizalde    
primeros versos

I En este sosegado apartamiento lejos de cortesanas ambiciones, libre curso dejando al pensamiento, quiero escuchar suspiros y canciones. ¡El himno de los bosques! Lo acompaña con su apacible susurrar el viento, el coro de las aves con su acento, con su rumor eterno la montaña. El...

   Elegía Elegía de Manuel José Othón


      En la voz de Claudio Obregón y Gastón Melo    
primeros versos

A la memoria de Rafael Ángel de la Peña De mis oscuras soledades vengo y tornaré a mis tristes soledades a brega altiva, tras camino luengo; que me allego tan sólo a las ciudades con vacilante planta y errabunda, del tiempo antiguo a refrescar saudades. Yo soy la voz que canta en la...

   Idilio salvaje Idilio salvaje de Manuel José Othón


      En la voz de Claudio Obregón y Gastón Melo    
primeros versos

A Alfonso Toro A fuerza de pensar en tus historias y sentir con tu propio sentimiento, han venido a agolparse al pensamiento rancios recuerdos de perdidas glorias. Y evocando tristísimas memorias, porque siempre lo ido es triste, siento amalgamar el oro de tu cuento de mi viejor...

   La canción del otoño La canción del otoño de Manuel José Othón


      En la voz de Eduardo Lizalde    
primeros versos

I Zumba ¡oh viento! zumba y ruge dispersando la simiente; que la crútula reviente a la furia de tu empuje. La hojarasca cruje, y cruje el ramaje tristemente; que tu garra prepotente los retuerza y los estruje. Resonando las serojas se estremecen al chasquido que crepita en las...

   Noche rústica de Walpurgis Noche rústica de Walpurgis de Manuel José Othón


      En la voz de Claudio Obregón y Gastón Melo    
primeros versos

I INVITACIÓN AL POETA Coge la lira de oro y abandona el tabardo, descálzate la espuela, deja las armas que para esta vela no has menester ni daga, ni tizona. Si tu voz melancólica no entona ya sus himnos de amor, conmigo vuela a esta región que asombra y que consuela; pero antes ciñe...

   Nostalgia Nostalgia de Manuel José Othón


      En la voz de Eduardo Lizalde    
primeros versos

O! ubi campi? En estos días tristes y nublados en que pesa la niebla sobre mi alma cual una losa sepulcral, ¡ay! cómo mis ojos se dilatan tras esos limitados horizontes que cierran las montañas, queriendo penetrar otros espacios, cual en un mar sin límites ni playas. ¡Pobre pájaro...

 
 Manuel José Quintana

   A España, después de la revolución de marzo A España, después de la revolución de marzo de Manuel José Quintana


      En la voz de Pedro María Sánchez    
primeros versos

¿Qué era, decidme, la nación que un día reina del mundo proclamó el destino, la que a todas las zonas extendía su cetro de oro y su blasón divino? Volábase a Occidente, y el vasto mar Atlántico sembrado se hallaba de su gloria y su fortuna...

 
 Manuel Machado

   Adelfos Adelfos de Manuel Machado


      En la voz de Pepe Alameda    
primeros versos

A Miguel de Unamuno Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron soy de la raza mora, vieja amiga del sol , que todo lo ganaron y todo lo perdieron. Tengo el alma de nardo del árabe español. Mi voluntad se ha muerto una noche de luna en que era muy hermoso no pensar ni querer.....

   Cantares Cantares de Manuel Machado


      En la voz de Juan José Arreola    
primeros versos

Vino, sentimiento, guitarra y poesía, hacen los cantares de la patria mía... Cantares... Quien dice cantares, dice Andalucía. A la sombra fresca de la vieja parra, un mozo moreno rasguea la guitarra... Cantares... Algo que acaricia y algo que desgarra. La prima que canta y el bordón...

   Castilla Castilla de Manuel Machado


      En la voz de Manuel Dicenta    
primeros versos

El ciego sol se estrella en las duras aristas de las armas, llaga de luz los petos y espaldares y flamea en las puntas de las lanzas. El ciego sol, la sed y la fatiga. Por la terrible estepa castellana, al destierro, con doce de los suyos polvo, sudor y hierro el Cid cabalga...

   Castilla Castilla de Manuel Machado


      En la voz de Manuel Dicenta    
primeros versos

El ciego sol se estrella en las duras aristas de las armas, llaga de luz los petos y espaldares y flamea en las puntas de las lanzas. El ciego sol, la sed y la fatiga. Por la terrible estepa castellana, al destierro, con doce de los suyos polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga....

   Ocaso Ocaso de Manuel Machado


      En la voz de Nuria del Saz    
primeros versos

Era un suspiro lánguido y sonoro la voz del mar aquella tarde... El día, no queriendo morir, con garras de oro de los acantilados se prendía. Pero su seno el mar alzó potente, y el sol, al fin, como en soberbio lecho, hundió en las olas la dorada frente, en una brasa cárdena...

 
 Manuel Mantero

   Evangelio del día Evangelio del día de Manuel Mantero


      En la voz de Simón Ramírez    
primeros versos

En aquel tiempo un joven se acercó a Jesús entre a turba. Por sus ropas y el uso de su hablar supieron todos que era de otra tierra. Señor, ¿qué haré para salvarme? Sé puro. (¡Oh, lecho sosteniendo barro y llama, airadas ingles, lucha sin fin; azada y cúpula!)...

 
 Manuel María Flores

   Un beso nada más Un beso nada más de Manuel María Flores


      En la voz de Frank Moro    
primeros versos

Bésame con el beso de tu boca, cariñosa mitad del alma mía: un solo beso el corazón invoca, que la dicha de dos... me mataría. ¡Un beso nada más!... Ya su perfume en mi alma derramándose la embriaga y mi alma por su beso se consume y por mis labios impaciente vaga. ¡Júntese con la...

 
 Manuel Mujica Lainez

   Navidad Navidad de Manuel Mujica Lainez


      En la voz de Manuel Mujica Lainez    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Navidad: nave e vida, iluminado bajel, con un Niño timonel y una estrellita prendida en un pino de Noel. Va en el aire prendida por ángeles de papel, y hay un cántico doncel en su estela dividida. Navidad: nave de vida. Súbete pronto al bajel. Ve que el niño te convida y que su...

 
 Manuel Ponce

   A la música de una joven intérprete A la música de una joven intérprete   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Por el cielo que tocas y el que adivinas en tus exploraciones de adolescente, vas con finos avances cruzando el puente de las cosas humanas a las divinas. Ceguera de este lado, viejas espinas, tristes conversaciones de diente a diente; del otro lado, vicisitud sonriente y delicados tópicos en que tú opinas...

   Al Cristo de mi estudio Al Cristo de mi estudio  de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

¿Cuándo murió mi corazón inerte, que no muere de verte ajusticiado, pendiente del marfil donde, labrado es una fácil alegría verte? Rota el ara, la vida se te vierte por la heráldica brecha del costado, ¡oh cántico de cisne asilenciado y torre en los suburbios de la muerte! Yo en flores, Tú en escarcha estás cautivo...

   Al infinito Amor... Al infinito Amor...  de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Al infinito Amor no duelen prendas, y por eso quiso que un ladrón le robara el Paraíso. Yo, triste pecador, sé que en amor divino no hay mudanza, y en ser ladrón se funda mi esperanza...

   Carpe diem Carpe diem   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Antes de que la vida se consuma sumando en islas de verdor los años, contad uno por uno sus escaños: porque el tiempo nomás es una suma. Antes de que la rosa infiel asuma descoloridos síntomas extraños, lo efímero gozad de sus engaños: porque la rosa es nada más espuma. Gozad el curso de la edad ligera...

   Con esta lluvia fina... Con esta lluvia fina...  de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Con esta lluvia fina me inundas la cabeza de invitaciones, citas. Y en lluvia de subida, para corresponderte, el alma se deshila...

   Cuando se viene al mar Cuando se viene al mar   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Cuando se viene al mar, uno se llena de rumor de Dios. Porque la voz de Dios y la del mar, cuando quieren cantar, son una sola voz. Se viene a ver también lo que no todos ven: la mano que ocasiona tanto vaivén. El Viejo Molinero que mueve las aspas de la noche y el día, como chirridos celestes...

   Cuna y sepulcro en un botón hallaron Cuna y sepulcro en un botón hallaron   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Lleno de soledad y aburrimiento, procuro consolarme con tu vista, y toma el sueño su segura pista, acostumbrado a cabalgar el viento. No precisa ningún descubrimiento para correr en pos de tu conquista: bástame al intentarlo que me asista un ligero temblor del pensamiento. Surco entonces etapas de rocío...

   Duerme velero Duerme velero  de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Duerme velero, mi velerito, duerme niño marinero, marino de lo infinito. En los brazos de María el niño Dios se adormece como barco en la bahía cuando en el mar amanece. Impelido por los vuelos de cefirillos alados, abrió surcos, rompió yelos de mares paralizados...

   El azotador El azotador   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

El gusano, gusano pequeño, pequeño acordeón de la flor y del tallo, de la rama y la hoja, dueño de su jardín, bajo el cielo cubierto de rosadas mejillas. Bajo el fino temblor de las estrellas, repercutía, hijo de la ignición y el viento, nada interrogaba. ¿Para qué? Dueño de su jardín, de la flor y del tallo, de la rama y la hoja...

   Ensalada de los tres reyes Ensalada de los tres reyes   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Con los tres reyes magos en un punto celeste, a dos mil años-luz de la noche terrestre. Habla Melchor: Dilatad vuestro viaje, peregrinos del mundo, prolongad el camino, y no toquéis la meta. Que los pioneros leves que abren la marcha den paso a los otros subsiguientes empeños en la inclinada pista del ser estimulante...

   La lluvia tenaz La lluvia tenaz   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

La lluvia está cayendo sobre los tejados. Aún no cantan los gallos. No hay gallos. No estoy en el campo. No importa: La lluvia está cayendo sobre los tejados. Ya no hay tejados a diez kilómetros a la redonda. Todo es más granítico, más duro; los muros de concreto; las calles, de asfalto; los caballos y jumentos, de hierro...

   La siesta de la rosa La siesta de la rosa   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

¡Pobre de mí, que sé lo que es la rosa, éxtasis en los páramos del día: lo que es la llama, pero llama fría, lo que más huye cuanto más se acosa! Siempre que surjan vidas de la fosa y se repueble la melancolía de nuevos ángeles de poesía, la rosa es la culpable, por hermosa...

   La soñadora de Ávila La soñadora de Ávila   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Vivo en mi primer morada de Amadís y de Morgante, de soñadora y amante y de estar enamorada. Os estoy a vuestra espada, a vuestra voz de diamante; mas vivo, de tal talante, sin vos, sin Dios y sin nada. Por eso, de hoy más, persigo sobre rocín clavileño un Dios Andante y amigo...

   La virgen trajinera La virgen trajinera   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

A la Madre luciente, la virgen alba, llevo las flores, flores de mi chinampa. ¡Ay, agua dulce! ¡Ay, agua amarga! La superficie mece la frágil gracia de florecillas, flores recién cortadas. ¡Ay, agua dulce! ¡Ay, agua amarga! En mis brazos y ensueños el niño nada por agua dulce por agua amarga...

   Las vírgenes caídas Las vírgenes caídas   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

A su primer suspiro, nadie tendió la mano; sólo el abismo. Después mil brazos corrieron al auxilio, pero ya entonces ella no quiso. Corría ya. Se deslizaba por el ventisco glaciar abajo, lanzada, pero guardando el equilibrio. Siempre reflujo abajo, más aprisa, siempre en vuelo, casi en vilo. Tú acelerabas, vértigo; acelerabas tú, racha de siglos...

   Las vírgenes del sueño Las vírgenes del sueño   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Las vírgenes arrastran una sombra, habitan una sombra. No podrían arrastrar otra cosa. Las vírgenes sin esclavinas llevan contorno de fluidos, galvanizada sombra. Pero ya nimbo, sombra misma, la sombra de su sombra: cosa limpia. Pasan de vez en cuando, tangentes de la rosa y el querube, por un relieve de celistias...

   Las vírgenes del viento Las vírgenes del viento   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Al viento, si, sus manos van al viento. Su mano diseminando copos de Verano. Blancas las manos, blanco el pensamiento. Nada cosecharán: uno por ciento del grano vano. Llegaba el sol, milano, a sorberse los copos con su aliento. Estatuas de sal, frías, sobre desiertas latitudes se quedarán para escarmiento...

   Las vírgenes edificantes Las vírgenes edificantes   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Por ti, la de amor sin mancha,se desciñen las colinas,palomares de la niebla. Yo robaré los glaciares o subiré más arriba, pero te pondré su estola de nieve, nevada, nívea. Y recatada en lo blanco tú irás, a pie enjuto, bíblica, edificando murallas de simún y agua salina...

   Madrigal a María Madrigal a María   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

He de cantar de hoy más a María, en el nombre del mar, la flor y el día. Madre: pues eres flor, mis palabras harás florecer. Madre, pues eres mar, insondable será mi canción. Madre: pues eres día, toda mi sombra ¡qué no te dirá! Y sólo dejaré de cantar a María, cuando ya no haya mar, ni flor, ni día...

   Prólogo, a las puertas del paraíso Prólogo, a las puertas del paraíso   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

La promesa El prólogo de las Vírgenes se terminó en una noche. Dios, sin tinta ni papel, le dio cuerpo cimbreante de voces, y todos sus caracteres de fuego tres veces joven quedaron en la serpiente y dos malogrados dioses. Porque podéis, si queréis, comprender, aguas salobres, repasad, a los principios...

   Respice Stellam Respice Stellam   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

La noche tiene un nido y el nido una estrella abre su broche. Sella la boca y el oído. Por amor ha extendido su dorada centella cauda nupcial. Es ella y su amor encendido. Voy por una mentira de cielo, mar y mundo, náufrago. Calla y mira. Voy por una batalla de odio furibundo muriendo. Mira y calla...

   Romance a lo divino Romance a lo divino   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Con el libro en la mano Te amo. Con las hojas abiertas Te amo. Y los ojos cerrados Te amo. Con el sol del quinqué Te amo. Y el bosque de la radio Te amo. Me sabes a pacíficas tormentas. A palomas en fórmulas abstractas. ¡Te amo en superficies tan hondas! En láminas tan finas de sangre...

   Romance apócrifo Romance apócrifo   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Es el lirio nazareno, lo difícil de la hora, reyes sin fruto, el inútil degüello de la paloma. Paisajes de Mediodía, barnices de dura goma izan brocales antiguos, frescos tópicos de sombra. Hojas de plata caían sonando por la memoria del apóstol mineral cargado con las alforjas. Pero Jesús sueña un lago de soledades...

   Romance de nuestra señora de Guadalupe sumergida en Caleta Romance de nuestra señora de Guadalupe sumergida en Caleta   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Gaviota Guadalupana submarina y marinera, Los ángeles te bajaron de tu almanaque de piedra. Y descendiste hasta el fondo a tocar las entretelas del mar que, todo amargura, es un corazón que tiembla. Tus camarines de vidrio cantan una pastorela de rebaños escamosos y de fósiles estrellas...

   Romance poblano Romance poblano   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Ante la urna que guarda los restos de Fray Sebastián de Aparicio. Aquí yace, de aquí sube en su calesa de vidrio, pues era de sal y nieve, Fray Sebastián de Aparicio. Alivio de caminantes y confesor de los lirios, príncipe de carreteros y emperador del silbido. Su cuerpo cristalizado se hace más y más chiquito...

   Una muerte adelante Una muerte adelante   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

Muero, entre muero y no muero esponja de sinsabor, sin el maduro dolor enroscado del madero. No en el instante mejor del náufrago y el lucero cuando en la oquedad del cero finca el más allá de por. Sino en sorda sima impura, mi muerte de porque sí que expansa voz que se lanza. Ni le asalta la locura...

   Virgo Triunfans Virgo Triunfans   de Manuel Ponce


      En la voz de Manuel Ponce    
primeros versos

De la mañana venía y a la mañana iba; era de la mañana y la mañana era. Jugaban a ser mañana, y en el balón del día la mañana iba entera. Eran dos: ella y la mañana. Nueve y veinte en la mañana, en un reloj sin tiempo, una mañana eterna. Luz y perla en el día, sol y plata en sus ojos muertos en la mañana...

 
 Manuel Rodríguez Cárdenas

   He encontrado tu nombre He encontrado tu nombre de Manuel Rodríguez Cárdenas


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

He encontrado tu nombre: Nacarid. Me lo trajo la brisa entre papeles viejos mientras los marineros dormitaban, de espaldas a la playa del puerto. Es un nombre de sueño, de puñal y goleta. Nombre para escribirlo sobre los acordeones o para sepultarlo entre los mansos mares que se mueren, sin barcos, en los mapas de escuela...

 
 Marco Antonio Montes de Oca

   A bayoneta calada A bayoneta calada  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Llegan las primeras oleadas del pueblo A encender con sus fuegos nada fatuos La mecha de mis cicatrices. Desanda el estambre La torturada extensión de los ovillos; Prodigiosamente se aclara el agua Y los frutos del muro de las nieblas A bayoneta calada son mondados. Tienen los gorros frigios Color y forma de corazón...

   Alfa y omega Alfa y omega  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Encadenado a mi sangre libre Con grilletes de campanas Entro a mi siglo Por la puerta palpitante de mí mismo Y camino descalzo Por un archipiélago de almohadas Hacia la radiante oscurana del origen. Atrasa la lluvia sus relojes Y la dínamo salvaje retatúa su eje la pura turbulencia...

   Atrás de la memoria Atrás de la memoria   de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

De hinojos en el vientre de mi madre Yo no hacía otra cosa que rezar, Por la grieta de su boca perfumada Alguna vez el resplandor externo sorprendí; No estaba yo al corriente de la realidad Pero cuando ella sonreía Un mediterráneo fuego se posaba En el quebradizo travesaño de mis huesos...

   Auge y destrucción de un hechizo Auge y destrucción de un hechizo  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Por un momento el tiempo suspende su peregrinaje, se libera, abre una tregua, funda cabezas de playa en el silencio y ya no lo fustigan más las ruinas enamoradas del presente. Es tan unitaria la visión, de tal modo se ha trabado lo que existe con sus picos, ruedas, garfios...

   Bajo la tórrida ceremonia sin eclipse Bajo la tórrida ceremonia sin eclipse  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Eres la estrella de mar sembrada en el cielo raso El invisible metal cuyo único peso es su nombre La ola en hombros del trigo El agua plural y antepasada El astro lapislázuli El astro verde veronés El astro amarillo iluminado El astro que al encenderse pierde los colores Y la alcoba del otoño...

   Ciclo Ciclo  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Un resplandor un trueno y luego nada, Hastío tal vez, Preocupación por tu cuerpo que no llega, Vigas en el ojo ajeno y en el propio, Cierta pantera prensada como flor Entre las tapas ardientes de la noche; Acaso tú Mojada fabulosamente en la esperanza, Quizá los anillos En que un planeta baila sin hallar salida...

   Cierto país Cierto país  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

En cierto país, conocido por mí desde su edad larvaria (cuando apenas era en el mapa un punto rojo y vehemente), los habitantes, una vez al año, emprenden viaje masivo hacia las estribaciones del monte Zeta. Al frente van niños muy fuertes conduciendo a los hombres en vistosos palanquines...

   Consejos a una niña tímida o en defensa de un estilo Consejos a una niña tímida o en defensa de un estilo de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Me gusta andarme por las ramas. No hay mejor camino para llegar a la punta del árbol. Por si no bastaran, me da náuseas la línea recta; prefiero el buscapiés y su febril zigzag enflorado de luces. Y cuando sueño, veo frontones apretujados de joyas donde vegetaciones de relámpagos duran hasta que enhebro en ellos conchas...

   Contrapunto de la fe (fragmento) Contrapunto de la fe (fragmento) de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Vida, en tus manos encomiendo las generaciones todavía plegadas a mi carne, el futuro, ensombrecido por la tardanza del colibrí, las llamaradas de nieve en el diamante y la coraza de súplicas que protege a la ruina contra el definitivo polvo. En tus manos encomiendo al que es silencioso a pesar de sus palabras...

   En el umbral de la plegaria (fragmento) En el umbral de la plegaria (fragmento) de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Ahora estamos despiertos, ya no permitimos nada, no accedemos a nada, y si una flor desprendida del espino blanco nos cruza el rostro, acariciándolo con el leve tamborileo de una mariposa vespertina; nos echamos hacia atrás, ponemos en guardia repentinos enjambres, desenvainamos largas centellas...

   Este idioma brutalmente virgen… Este idioma brutalmente virgen…  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Este idioma brutalmente virgen y no catequizado que sin pasar por la palabra salta del aullido hasta el canto; este aire tan delgado que avanza por los rulos del sibarita sin tocarlos, este aire tan ancho como el aire es mi tropa de esquiroles, mi batallón de choque, mi sonaja para defenderme de los bieldos...

   Horóscopo envidiable Horóscopo envidiable  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Por el vértigo y para el vértigo se quiebran las tejas de las casas, los retoños apenas nacidos, los cementerios de veletas. Se despedazan después fachadas suntuarias, el huracán arrasa botones de camisa, nidos, ventisqueros, plácidas esteras navales que la marea también deshoja. No obstante, flotaron sin merma edades de las que nadie se acordaba y yo, nómada entre poblaciones sin peso, gocé de los momentos en que la esposa del amor tiene para los hombres una intención profunda y dulce; amé las suntuosas exequias que Dios depara a su universo, la hora presta a resurgir, a caer ...

   Las manos Las manos de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Amo estas manos. Destinadas por Dios para concluir mis muñecas, también son las privilegiadas que te acarician y tañen. Ante unos ojos las desperezo. Elevo el dedo meñique, tallo para la luna, espiga rematada en coraza de cal. Elevo otro dedo, el cordial y, ya con ambos en movimiento, diseño para mis hijos...

   Metamorfosis Metamorfosis   de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Hoy tengo confianza, Hoy me hablo de tú a mí mismo, Bailo gavotas en sus tarimas de fresca lava Y entre sílaba y sílaba, en vez de acentos, Intercalo astillas de esperanza. Y es que los muertos se desmayan Y el maniquí se ruboriza Cuando el armonioso oleaje Exalta y deprime La durísima curvatura de su pecho...

   Oda por la muerte del Che Guevara Oda por la muerte del Che Guevara   de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

El temporal termina cuando por cada gota de lluvia brota un pájaro sediento, Un navío de velas negras en que ventrudos fantasmas andan de puntillas Para no despertarte demasiado pronto, querido comandante Guevara. Tu muerte, distante y compartida, pasa por la garganta de los niños de Vietnam y de Harlem...

   Penélope Penélope de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

¿Aún son tus manos Las dulcísimas arañas Que suben y bajan por los hilos del arpa, Y no descansan si antes no vacían de todo fruto El nervioso follaje de la música? No quiero otra cota de mallas Ni más red aérea, Que la tejida por ti como defensa Contra las cuevas encapuchadas Con el sudor del calamar...

   Redención de la noche Redención de la noche  de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Tórnase la noche imperdonable crimen Cuando a solas, de espaldas al estío, Osamos contemplarla. Es crimen y es imperdonable Aunque los pájaros de piedra Sean todavía pisapapeles Para que la fe y el vigor, En la quinta estación, Nunca se nos vuelen. No importa que en la devota mano Germinen las bengalas...

   Triunfo de la carne derrota de la piedra Triunfo de la carne derrota de la piedra de Marco Antonio Montes de Oca


      En la voz de Marco Antonio Montes de Oca    
primeros versos

Piedra imán, piedra falsa, Piedra cerrada a piedra y lodo; En mi mortero cede tu cohesión, Ahí te ablandas, te vuelves río de harina, Denso vapor que fumo en la mañana. Piedra obstinada: Una dureza más firme que la tuya prevalece: Voluntad se llama. Amor enfermo de salud...

 
 Marcos Ana

   La vida La vida de Marcos Ana


      En la voz de Marcos Ana    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

¿La vida? Decidme cómo es un árbol. Decidme el canto de un río, cuando se cubre de pájaros. Habladme del mar. Habladme del olor ancho del campo. De las estrellas. Del aire. Recitadme un horizonte sin cerradura y sin llaves como la choza de un pobre...

   Mi casa y mi corazón Mi casa y mi corazón de Marcos Ana


      En la voz de Marcos Ana    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

(sueño de libertad) Si salgo un día a la vida mi casa no tendrá llaves: siempre abierta, como el mar, el sol y el aire. Que entren la noche y el día, y la lluvia azul, la tarde, el rojo pan de la aurora; La luna, mi dulce amante. Que la amistad no detenga sus pasos en mis umbrales...

 
 María de Villarino

   Porque viví sin nadie Porque viví sin nadie de María de Villarino


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Porque viví sin nadie sé que ahora en toda claridad la luz me alcanza alucinada sombra, que me lanza hacia el presagio de la nueva hora. Ni desgarrada llama que devora del cuerpo toda angustia en asechanza, recobra el tiempo que enemigo avanza. Hasta el deseo se arrodilla y ora...

 
 María Elena Walsh

   De mis tiempos De mis tiempos de María Elena Walsh


      En la voz de Milagros de la Vega    
primeros versos

En mis tiempos había tiempo. Recuerdo bien que por ejemplo la higuera derramaba esparcimiento y una rosa nos duraba mucho más que cualquier empleo. Por otra parte las siestas se pedían prestadas a la muerte. Quizás el tiempo era como las frutas, se regalaba a los vecinos después de verlo madurar...

   Las madres Las madres de María Elena Walsh


      En la voz de Virginia Lago    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

Quizá debiera arrepentirme de haber parido y con las manos sobre un regazo vacío de árbol fulminado quedarme aquí lejana sin preguntar paraderos a un arpa colgada ni reclamar certezas a esfinges en hilera y cuesta arriba Dime Caín qué has hecho del amor...

 
 María Eugenia Vaz Ferreira

   Holocausto Holocausto de María Eugenia Vaz Ferreira


      En la voz de María Teresa Aviña    
primeros versos

Quebrantaré en tu honra mi vieja rebeldía si sabe combatirme la ciencia de tu mano, si tienes la grandeza de un templo soberano ofrendaré mi sangre para tu idolatría. Naufragará en tus brazos la prepotencia mía si tienes la profunda fruición del océano y si sabes el ritmo de un canto...

 
 Marià Manent

   A la meva filla Maria quan tenia un any, en temps de guerra A la meva filla Maria quan tenia un any, en temps de guerra   de Marià Manent


      En la voz de Marià Manent    
primeros versos

Se ns acosten al r fec les branques de l avet i, lluny, quin so pregon fa estremir la finestra? És trista la muntanya al cor del fred, i és trista aquesta olor de la pobra minestra. Com la rel, com el fruit en la boira de l hort, damunt la sina clara vas nodrint-te, adormida, i s assembla al silenci de la mort aquest tebi silenci de la vida...

   A mitjan setembre A mitjan setembre  de Marià Manent


      En la voz de Marià Manent    
primeros versos

Llarga com la carena, sobre el riu, cada matí s adorm la boira clara. On són els lliris? S ha tornat esquiu el sol adesiara. Però canten aloses cel amunt i fan les herbes una olor més forta. La vidiella no és un blanc repunt, sinó una seda morta. Amb cent ulls grocs ens mira el codonyer quan el reflex de l aigua se ns apaga...

   El David de la Catedral de Salisbury El David de la Catedral de Salisbury  de Marià Manent


      En la voz de Marià Manent    
primeros versos

Aeri, en la grisor de la pedra, en el vent, entre els crits de les gralles iròniques, t inclines, abstret damunt de l arpa, a la música ardent. Però una herba se t mou sobre les cordes fines. Ara és verda i menuda aquesta arpa, que duu al teu cos mineral una trèmula saba del juny assolellat i feliç, mentre tu escoltes...

   La tomba de Rilke La tomba de Rilke  de Marià Manent


      En la voz de Marià Manent    
primeros versos

Reposes en l extrem cementiri, damunt la roca fosca, amb l heura muntanyana, que no tem el gebre del febrer. Tens una creu ben tosca, de fossar de pastors i camperols, i cenyeix el teu clos una pedra corcada com les arques de núvia. Neus i sols han fet grisa la creu, amb color de boirada...

   L’acàcia plena de lluna L’acàcia plena de lluna de Marià Manent


      En la voz de Núria Espert    
primeros versos

L ac cia plena de lluna gemega en la nit d argent. El setembre passa amb una llarga tremolor de vent. Lluu l estelada dispersa i se m recull l esperit, oint la vaga conversa del vent, l ac cia i la nit. Ai, que el meu cor ploraria i m és feixuc com el fang, davant la nit, que fa via tota vestida de blanc!...

   L’ombra L’ombra  de Marià Manent


      En la voz de Marià Manent    
primeros versos

Tristesa perfumada, rossinyol de la nit: amb sospirs, al meu son vas fent una corona. El coixí feia olor de taronger florit, oh rossinyol, colgat d estrelles i d aromes! Però, si em desvetllava, he vist que era de neu el jardí, i aquella Ombra hi venia daurada: i es glaçava un somriure entre sa boca lleu...

   Sentint per primera vegada l’olor dels til·lers llorits Sentint per primera vegada l’olor dels til·lers llorits de Marià Manent


      En la voz de Marià Manent    
primeros versos

Aroma dels til lers florits, ben nova i dolça per mi! No desvetllaves cap mica de record. El passat no traspua en aquesta ombra d or: només viu el teu somni, arbreda dolça. És lluny el bostre bleix, roses, glicines bables, tan ple de mi, tan c lid de secrets. Tu, perfum sense ahir, com d oblit m abrigaves...

 
 María Olimpia de Obaldía

   Ñatore May Ñatore May  de María Olimpia de Obaldía


      En la voz de Carmen Feito Maeso y Francisco Portillo    
primeros versos

¿Comuniyó? pregunto a la india macilenta que en pos de su hombre adusto marcha con lento andar. Ñatore may contesta sin levantar los ojos: -tan sólo mira el polvo, remedo de su faz. Ñatore ... y la doblega la mochila a la espalda y la agobia la curva de su misión fatal... Y su hijo cuando nazca acaso muera inerme...

 
 Marilina Rébora

   La procesión La procesión de Marilina Rébora


      En la voz de Marilina Rébora    
primeros versos

La imagen del Señor va llegando de lejos sobre la muchedumbre la figura resalta; circuida por rayos de argentinos reflejos: se acerca sobre hombres de la intrépida Salta. Detrás, es como un río de vibrantes cortejos, los ojos en la Cruz, que el entusiasmo exalta, y ante la rendición...

   Señor de los Milagros Señor de los Milagros de Marilina Rébora


      En la voz de Marilina Rébora    
primeros versos

Señor de los Milagros Señor de los Milagros, cuya presencia data de por el mil seiscientos en valles calchaquíes; Señor, en Cruz tan negra, contra rayos de plata, con heridas sangrantes que cuajan en rubíes. ¿Dónde quedó tu manto de púrpura escarlata, patrono de maizales que en...

 
 Mario Benedetti

   Bandoneón - No tan gotán Bandoneón - No tan gotán de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti. Canto: Daniel Viglietti.    
primeros versos

Me jode confesarlo pero la vida es también un bandoneón hay quien sostiene que lo toca dios pero yo estoy seguro de que es Troilo ya que dios apenas toca el arpa y mal fuere quien fuere lo cierto es que nos estira en un solo ademán purísimo y luego nos reduce de a poco a casi nada y...

   Bienvenida - Anaclara Bienvenida - Anaclara de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti. Canto: Daniel Viglietti.    
primeros versos

Se me ocurre que vas a llegar distinta no exactamente más linda ni más fuerte ni más dócil ni más cauta tan sólo que vas a llegar distinta como si esta temporada de no verme te hubiera sorprendido a vos también quizá porque sabés cómo te pienso y te enumero después de todo la...

   Canje y Me sirve y no me sirve (fragmento) Canje y Me sirve y no me sirve (fragmento) de Mario Benedetti


      En la voz de Darío Grandinetti y Sandra Ballesteros    
primeros versos

Canje Es importante hacerlo quiero que me relates tu último optimismo yo te ofrezco mi última confianza aunque sea un trueque mínimo debemos cotejarnos estás sola estoy solo por algo somos prójimos la soledad también puede ser una llama...

   Consternados rabiosos Consternados rabiosos de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Así estamos consternados rabiosos aunque esta muerte sea uno de los absurdos previsibles da vergüenza mirar los cuadros los sillones las alfombras sacar una botella del refrigerador teclear las tres letras mundiales de tu nombre en la rígida máquina que nunca nunca estuvo con la...

   Corazón coraza Corazón coraza de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Porque te tengo y no porque te pienso porque la noche está de ojos abiertos porque la noche pasa y digo amor porque has venido a recoger tu imagen y eres mejor que todas tus imágenes porque eres linda desde el pie hasta el alma porque eres buena desde el alma a mí porque te escondes...

   Corazón coraza (en alemán) Corazón coraza (en alemán) de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Porque te tengo y no porque te pienso porque la noche está de ojos abiertos porque la noche pasa y digo amor porque has venido a recoger tu imagen y eres mejor que todas tus imágenes porque eres linda desde el pie hasta el alma porque eres buena...

   Desaparecidos Desaparecidos de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Están en algún sitio / concertados desconcertados / sordos, buscándose / buscándonos bloqueados por los signos y las dudas contemplando las verjas de las plazas los timbres de las puertas / las viejas azoteas ordenando sus sueños...

   El olvido El olvido de Mario Benedetti


      En la voz de Hugo Arana    
Colaboración: Emilio Cartoy Díaz
primeros versos

El olvido no es victoria sobre el mal ni sobre nada y si es la forma velada de burlarse de la historia para eso está la memoria que se abre de par en par en busca de algún lugar que devuelva lo perdido...

   Estados de ánimo - Por ellos canto Estados de ánimo - Por ellos canto de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti. Canto: Daniel Viglietti.    
primeros versos

Unas veces me siento como pobre colina y otras como montaña de cumbres repetidas unas veces me siento como un acantilado y en otras como un cielo azul pero lejano a veces uno es manantial entre rocas y otras veces un árbol con las últimas hojas pero hoy me siento apenas como laguna...

   Hagamos un trato Hagamos un trato de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Compañera usted sabe que puede contar conmigo no hasta dos ni hasta diez sino contar conmigo. Si alguna vez advierte que la miro a los ojos y una veta de amor reconoce en los míos no alerte sus fusiles ni piense qué delirio a pesar de la veta o talvez porque existe usted puede contar...

   Informe sobre caricias Informe sobre caricias de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

1 La caricia es un lenguaje si tus caricias me hablan no quisiera que se callen 2 La caricia no es la copia de otra caricia lejana es una nueva versión casi siempre mejorada 3 Es la fiesta de la piel la caricia mientras dura y cuando se aleja deja sin amparo a la lujuria 4 Las...

   La tristeza es un don... La tristeza es un don... de Mario Benedetti


      En la voz de Héctor Rosales    
primeros versos

La tristeza es un don / cosecha al paso contrición prometida en otro instante o presagio de sombras y no obstante no es penuria ni abismo ni fracaso si la tristeza es don no es don escaso cuando acude a la noche del amante o se enfrenta a la muerte...

   La tristeza es un don... La tristeza es un don... de Mario Benedetti


      En la voz de Héctor Rosales    
primeros versos

La tristeza es un don / cosecha al paso contrición prometida en otro instante o presagio de sombras y no obstante no es penuria ni abismo ni fracaso si la tristeza es don no es don escaso cuando acude a la noche del amante o se enfrenta a la muerte...

   Lento pero viene - Mucho, poquito y nada Lento pero viene - Mucho, poquito y nada de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti. Canto: Daniel Viglietti.    
primeros versos

Lento viene el futuro lento pero viene ahora está más allá de las nubes ramplonas y de unas cimas ágiles que aún no se distinguen y mas allá del trueno y de la araña demorándose viene como una flor porfiada que vigilara al sol a lo mejor es eso la vida cotidiana prepara bienvenidas...

   Los formales y el frío - Antojo Los formales y el frío - Antojo de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti. Canto: Daniel Viglietti.    
primeros versos

Quién iba a prever que el amor ese informal se dedicara a ellos tan formales mientras almorzaban por primera vez ella muy lenta y él no tanto y hablaban con sospechosa objetividad de grandes temas en dos volúmenes su sonrisa la de ella era como un augurio o una fábula su mirada la de...

   Más o menos la muerte Más o menos la muerte de Mario Benedetti


      En la voz de Milagros de la Vega    
primeros versos

La muerte es sólo un niño de cara triste un niño sin motivo sin miedo sin fervor un pobre niño viejo que se parece a Dios. A veces sin embargo es tan sólo un silencio sin pasado sin molde sin olor un silencio en que ladran los perros esos perros y uno se pregunta quiénes son...

   No te salves No te salves de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

No te quedes inmóvil al borde del camino no congeles el júbilo no quieras con desgana no te salves ahora ni nunca no te salves no te llenes de calma no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo no dejes caer los párpados pesados como juicios no te quedes sin labios no te duermas...

   No te salves No te salves de Mario Benedetti


      En la voz de Darío Grandinetti    
primeros versos

No te quedes inmóvil al borde del camino no congeles el júbilo no quieras con desgana no te salves ahora ni nunca no te salves no te llenes de calma no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo no dejes caer los párpados pesados como juicios...

   No te salves No te salves de Mario Benedetti


      En la voz de Eusebio Poncela    
primeros versos

No te quedes inmóvil al borde del camino no congeles el júbilo no quieras con desgana no te salves ahora ni nunca no te salves no te llenes de calma no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo no dejes caer los párpados pesados como juicios...

   No te salves No te salves de Mario Benedetti


      En la voz de Cecilia Salerno    
Colaboración: Cecilia Salerno
primeros versos

No te quedes inmóvil al borde del camino no congeles el júbilo no quieras con desgana no te salves ahora ni nuncano te salves no te llenes de calma no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo no dejes caer los párpados pesados como juicios no te quedes sin labios no te duermas sin sueño...

   Nuevo canal interoceánico Nuevo canal interoceánico de Mario Benedetti


      En la voz de Darío Grandinetti    
primeros versos

Te propongo construir un nuevo canal sin esclusas ni excusas que comunique por fin tu mirada atlántica con mi natural pacífico...

   Pies hermosos Pies hermosos de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

La mujer que tiene los pies hermosos nunca podrá ser fea mansa suele subirle la belleza por totillos pantorrillas y muslos demorarse en el pubis que siempre ha estado más allá de todo canon rodear el ombligo como a uno de esos timbres que si se les presiona tocan para elisa...

   Quiero creer que estoy volviendo Quiero creer que estoy volviendo de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo con mi peor y mi mejor historia conozco este camino de memoria pero igual me sorprendo hay tanto siempre que no llega nunca tanta osadía tanta paz dispersa tanta luz que era sombra y viceversa y tanta vida trunca vuelvo y pido perdón por la...

   Rostro de vos Rostro de vos de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Tengo una soledad tan concurrida tan llena de nostalgias y de rostros de vos de adioses hace tiempo y besos bienvenidos de primeras de cambio y de último vagón. Tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla como una procesión por colores tamaños y promesas por época por...

   Rostro de vos Rostro de vos de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Tengo una soledad tan concurrida tan llena de nostalgias y de rostros de vos de adioses hace tiempo y besos bienvenidos de primeras de cambio y de ultimo vagón tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla como una procesión por colores tamaños y promesas por época por tacto...

   Rostro de vos Rostro de vos de Mario Benedetti


      En la voz de Darío Grandinetti    
primeros versos

Tengo una soledad tan concurrida tan llena de nostalgias y de rostros de vos de adioses hace tiempo y besos bienvenidos de primeras de cambio y de último vagón. Tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla como una procesión...

   Ser y estar Ser y estar de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

oh marine oh boy una de tus dificultades consiste en que no sabes distinguir el ser del estar para ti todo es to be así que probemos a aclarar las cosas por ejemplo una mujer es buena cuando entona desafinadamente los salmos y cada dos años cambia el refrigerador y envía mensualmente su perro al analista...

   Táctica y estrategia Táctica y estrategia de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Mi táctica es mirarte aprender como sos quererte como sos mi táctica es hablarte y escucharte construir con palabras un puente indestructible mi táctica es quedarme en tu recuerdo no sé como, ni sé con qué pretexto pero quedarme en vos. Mi táctica es ser franca y saber que sos franco...

   Táctica y estrategia Táctica y estrategia de Mario Benedetti


      En la voz de Darío Grandinetti y Sandra Ballesteros    
primeros versos

Mi táctica es mirarte aprender como sos quererte como sos mi táctica es hablarte y escucharte construir con palabras un puente indestructible mi táctica es quedarme en tu recuerdo no sé como, ni sé con qué pretexto pero quedarme en vos. Mi táctica es ser franca...

   Todavía Todavía de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

No lo creo todavía estás llegando a mi lado y la noche es un puñado de estrellas y de alegría palpo gusto escucho y veo tu rostro tu paso largo tus manos y sin embargo todavía no lo creo tu regreso tiene tanto que ver contigo y conmigo que la cábala lo digo y por las dudas lo canto...

   Una mujer desnuda y en lo oscuro Una mujer desnuda y en lo oscuro de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Una mujer desnuda y en lo oscuro tiene una claridad que nos alumbra de modo que si ocurre un desconsuelo un apagón o una noche sin luna es conveniente y hasta imprescindible tener a mano una mujer desnuda. Una mujer desnuda y en lo oscuro genera un resplandor que da confianza...

   Ustedes y nosotros Ustedes y nosotros de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Ustedes cuando aman exigen bienestar una cama de cedro y un colchón especial, nosotros cuando amamos es fácil de arreglar con sábanas qué bueno sin sábanas da igual. Ustedes cuando aman calculan interés y cuando se desaman calculan otra vez, nosotros cuando amamos es como renacer y...

   Utopías Utopías de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Cómo voy a creer dijo el fulano que el mundo se quedó sin utopías cómo voy a creer que la esperanza es un olvido o que el placer una tristeza cómo voy a creer dijo el fulano que el universo es una ruina aunque lo sea o que la muerte es el silencio aunque lo sea cómo voy a creer...

   Viceversa Viceversa de Mario Benedetti


      En la voz de Mario Benedetti    
primeros versos

Tengo miedo de verte necesidad de verte esperanza de verte desazones de verte. Tengo ganas de hallarte preocupación de hallarte certidumbre de hallarte pobres dudas de hallarte. Tengo urgencia de oírte alegría de oírte buena suerte de oírte y temores de oírte. O sea, resumiendo estoy...

 
 Mario Bojórquez

   Canto (I) Canto (I) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Con la pesada llaga ya sin cuerda en el cuello Con el dogal vacío y la enhiesta pesadumbre que no implora ya más Que no tunde ya el hueso carcomido, ni la visión postrera Aquí cerca del junto Me pongo a recordar muelles del aire donde atracó la sombra de otro tiempo Me pongo a...

   Canto (II) Canto (II) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Campo de cebollas Para tu triste deambular Con la brisa bordeando Su hoja espiritual En el surco de llamas Abriéndose En la hendidura de la tierra Con su fruto amargo Su corazón de aire En el cielo apretado Su puño de miserias Decantado licor De almendras amarillas De: El deseo...

   Canto (III) Canto (III) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Te acercas A los patios De las primeras casas El ruido De tus trastos Altera los ladridos Pareces Una sombra Que se mueve En el aire De: El deseo postergado Premio Nacional de Poesía Aguascalientes...

   Canto (IV) Canto (IV) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Regresarás del llanto en la postrera cumbre Tu oído sensitivo desliará el soplo de flautas Que te anuncian con cara deslavada Por el fútil contacto de fluidos Tu mano trémula se aferrará al báculo torpe Como las hierbas huérfanas al borde del abismo De: El deseo postergado Premio...

   Canto (IX) Canto (IX) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Ninguno podrá jamás decir de ti Tuve su mano franca junto a la mía estrechando el deseo Haciendo de una fuerza común un compartido sueño Si alguien te vio no supo nunca el color de tus ojos La vena matriz de tu corazón Apenas diste un paso para retroceder Y un gesto que acusaba...

   Canto (V) Canto (V) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Qué desmedrada Encía Para tus cuatro dientes Qué espalda Que encorvada Ya no distingue El peso de lápidas atroces Qué desolada respiración Te pone en pie De: El deseo postergado Premio Nacional de Poesía Aguascalientes...

   Canto (VI) Canto (VI) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Te quedaste sin tierra Partícula de polvo dispersada Te quedaste en el irte El ir te dio tu casa Labró tu sombra Puso en el patio Tu maceta de lirios congelados Pero en el ir también Quedaron los deseos Plantados a orillas del camino Arboleda de natas Para tu pie ligero De: El deseo...

   Canto (VII) Canto (VII) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Sólo nombraste el bosque que te vistió de niño Su alegre arboladura Su tenebra de musgo Por eso es que volver Regresar en el soplo ardiente En la escama de vidrio de tus ojos No puede ya salvarte No entregarás tu espada capitán abatido No te dará un pañuelo esa mano No limpiarás tus...

   Canto (VIII) Canto (VIII) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Aquellos tus amigos Extenderán sus manos Como quien tiende un recibo por cobrar Una minuta detallada de todas tus traiciones Pero nunca sabrán Que tú has pagado ya todas las deudas Que no hay nada que valgas Ni siquiera el resuello que te mantiene erguido De: El deseo postergado...

   Canto (X) Canto (X) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Por eso hoy que regresas Ya nadie reconoce tu rostro entre las piedras Nadie un saludo un gesto que te confirme el pecho La memoria de un sol para la cara fresca Tus manos distraídas en el fulgor del bronce Nada a tu paso es hierba de oro para la necesaria infusión de tu recuerdo Ni...

   Canto (XI) Canto (XI) de Mario Bojórquez


      En la voz de Mario Bojórquez    
primeros versos

Porque dejan tus manos el cincel en el borde de antiguas limaduras Tus manos que labraron tu boca para decir palabras donde el norte crecía Nada Ni un cabalgar de noche a lomos de la savia Un continente errante en la espalda encorvada Un mínimo silencio que diga sí, adelante Que te...

 
 Mario Noel Rodríguez

   Cantinas Cantinas de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Por las cantinas que amaron a mi viejo considerándolo crío por los claveles estrellados en el busto agitado de mi vieja por las cartas y cartas que sufrieron antes de perderse por la Roma que espera ser amada un día por la que fallece bajo mi esqueleto...

   Carretadas Carretadas de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Carretadas de espíritus van de Sonsonate a la melancostalgia machetes pedradas y cotones chocan contra la espalda del milenio 1932 la abuela no puede arrancarse el olor a hijos muertos...

   El poeta El poeta de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Deberás comer el polvo más original, zambullir la cabeza hasta el crepúsculo de los primeros pobladores extasiados, rompiendo neblinas con el aliento. La nueva poesía cantará a garrotazo de ternura, en su cancha, un bossa nova electrocutará a los sordos...

   Hojarasca Hojarasca de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Bajo la hojarasca de frío los pájaros encuentran un renglón de su testamento donde sea que me sorprenda la muerte reconocedme por el otoño del primer beso...

   Intoxicado Intoxicado de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Ciudad remolcada sombra amamantando a los historiantes de mano en el pecho por el himno nietos del jaguar contemporáneos del jaguaryu vamos plantando una bandera que decimos de alegría haciendo fogatas de filosofías envasadas al vacío rascándonos la cabeza...

   Loca hasta el fin Loca hasta el fin de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

De sus fustanes floriados, estrábicos, salimos con banderas arrancadas a la noche, los sedientos de producir rocío, borrachos de preguntarnos fondos y estructuras, de cuestionar la cara rocosa de la vida. En su pecho trasnochado y juvenil morimos para nacer simpáticos de corbatín...

   Patadita Patadita de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Una patadita a la cacerola en que departieron los modernistas yo quien abogo por los crepúsculos de otro color arranco mi pellejo como muestra y le dicto sin el menor ruido con el tridente de nubes apago el día y digo va a triunfar el beso se la chamana mía...

   Roque Roque de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Jazmine Campos    
primeros versos

Comandante del volver grande al pasado de pies en la nube más inconforme las casas siguen restregadas en lo sucio en lo triste ahora vengo a vos en este lecho de rosas a entregarte la espada incendiada de caminos en ella va escrito el oficio de agarrar sombras al vuelo...

   San Sebastián San Sebastián de Mario Noel Rodríguez


      En la voz de Mario Noel Rodríguez    
primeros versos

Atravesado por la vida dudo en llegar a la otra acera, allí espera el pasar caliente de las ilusiones que vos, yo, que vosotros estampamos como en basurero milenario. Trago, trago, trago lo que otros sangran sin saber por qué, sin identificar el espumarajo sexual que los trajo...

 
 Mario Romero

   La mujer que gira La mujer que gira de Mario Romero


      En la voz de Conchita Fernández    
primeros versos

La mujer que gira en la pista del circo, asida de los cabellos, pendiente de una soga, es una flor en cuyo vértigo los pensamientos desaparecen. La mujer que gira no existe mientras gira como las aspas del cielo claro en la carpa un poco sucia por el sol, el aroma la distingue...

 
 Marita Troiano

   Algunas sugerencias con qué escribir poesía Algunas sugerencias con qué escribir poesía de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Si no existiera el papel ni los papiros de ayer, los pergaminos o las piedras ni las tintas De qué forma escribiría poesía? Tal vez, sobre una espalda tibia con mi lengua humedecida por tus besos Contra una pared blanca con los bordes ondulantes de tu sombra En la piel violenta de...

   Arte poética Arte poética de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

La poesía me hizo suya en un lecho de arena y hojas blancas lamidas por la brisa con un sol rojo enardecido con una luna abandonada Y fue mi sangre Fue mi piel Mi propia sombra La poesía fue mis alas hacia la libertad De : Mortal in...

   Azar Azar de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Pudiste ser un príncipe normando Púrpura capa/ lanza en ristre/caballo blanco blanco Y yo la señora de las flores con el vestido azul aquel En un mercado en Cleveland /abril del treinta y ocho/...y nunca nos habríamos mirado Tal vez hubieras sido un viejo pescador de Alejandría La...

   Casi una vida Casi una vida de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Cumplí trescientos años de antropoide incesante Recomponiendo la luz Visitando abismos He cumplido tres siglos de desdeñosa faz De corrupta azucena encendiendo juventudes A radicales grietas de mi anunciada vejez - victoria indiscutible de un verdugo sin decoro que acaricia mis...

   En lo esencial En lo esencial de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

No hago cosas distintas a la gente (bebo duermo me despierto tengo insomnios Alguna vez sonrío indiferente) Extasiada contemplo a las hormigas con una candidez sin presunciones Hago el amor voraz A veces triste Maldigo los impuestos Creo enfrentar al mundo desde un banco de hierba Y...

   Golpe al corazón Golpe al corazón de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

golpe de corazón adiamantado pregón que rasga el celofán contumaz eco de resentida arteria bulle la sangre hierve sin límite o clemencia por el placerla pena cautiva sangre de lujuria y réproba violencia con la suntuosidad del gozo con la estocada impía con la esclavizada péndola que...

   Isotermia Isotermia de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Te supe un condenado otoño Al ras de las cortezas En el sinuoso curso de meandros Choque brutal de pupilas perplejas Vorágine apretando estupro con el cielo Acunándonos el vértigo Iniciados babilonios Te supe a media voz Con un deseo mágico Rozándonos tobillos los secretos más...

   La huésped favorita de mi vida La huésped favorita de mi vida de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Te amé desde el principio de tus días cuando te cobijé en mi vientre en ese fluído mágico latiendo mis latidos sudando mis sudores esperando tu tiempo No existía tu sombra Eras una metáfora animada germinando materia de esperanza (Cuando naciste supe lo que era ser feliz Esa palabra...

   Los días de la Inocencia Los días de la Inocencia de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

En el sesentidos éramos pocos en Chincha La moral era clara Nos conocíamos todos por nombres apellidos Por signos Por orígenes Algunos viejos rechazaban la costumbre de vivir Y otros iban lento por las horas Con sus libros cabalgando en los bolsillos Con retazos de sol entre las manos...

   Mi padre ajeno Mi padre ajeno de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Nunca fui a visitar la tumba de mi padre. No le llevé jamás un ramo de flores amarillas El, era mi padre y no. Y yo su hija de mentira. Puedo ver su imagen quieta, suspendida sentado allí, apuesto y extranjero conmigo en su regazo, comiendo de su mano un pescado sin espinas...

   Que nadie sepa Que nadie sepa de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

bueno que cuando estás conmigo soy otra diferente a la que saben los vecinos mi perro el resto de la gente que nadie sepa esto pero debo decirte en monólogo dramático con sentimiento trágico sin falsos testimonios que existe un caos creado en mi saturnidad ésta de oficios sórdidos y...

   Sólo un beso Sólo un beso de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Cualquier cosa por un beso de tu boca De esa tu boca que invento siendo mía Con un beso húmedo Entibiado Un beso hirviendo Un beso lento Insomne Apresurado Irreverente Sendas de perlas llamando a viva voz la sangre con los labios Un tormento de glándulas por excesiva adrenalina...

   Soy un caballo Soy un caballo de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Soy un caballo Indómito impenitente Un caballo cierto inverosímil Haciendo mía una carrera delirante Insolentando cábalas Estrechando mis crines con tormentas Rompiéndome los cascos entre piedras Perdido el norte Por una memoria roja y asombrada Surcando praderas con huellas de patas...

   Temblor de fábula Temblor de fábula de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

para tu acoso dulcísimo de mar guardé mi entraña para tu vientre indócil para tus manos sabias para tu boca amarga sin querer traigo un olor a triste aromas de inmensidad por explorar sin querer eres desierto de incalculables áreas huérfano de horizontes ajeno a los oasis un...

   Ven a mí Ven a mí de Marita Troiano


      En la voz de Marita Troiano    
primeros versos

Ven a mí. Desátame las manos. /que llevo atadas con unas cuerdas de nudos minuciosos/ Seré para ti, lo que nadie Corazón y latido Anzuelo y pez Reflejo y espejo Desierto y mar Seré más Te lo prometo Seré todas las cosas que tú quieras El sol y la luna Las duras piedras Tal vez una...

 
 Marosa Di Giorgio

   A veces los caballos se reúnen... A veces los caballos se reúnen... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

A veces, los caballos se reúnen allá. Las lechuzas con sus sobretodos oscuros, sus lentes muy fuertes, sus campanillas extrañas convocan a los hongos blancos como hueso, como huevos. A veces tenemos hambre y no hay un animalillo que degollar...

   Al asomarme, vi las antonias azules... Al asomarme, vi las antonias azules... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Al asomarme, vi las antonias azules. Sobre los pétalos de seda celeste brillaban las pecas violetas parecían arder y girar como si fueran almas o planetas. A veces daban un pequeño maullido, se oía bramar a los dibujos azules...

   Al mediodía, las ásperas magnolias... Al mediodía, las ásperas magnolias... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Al mediodía, las ásperas magnolias y las peras, los topacios con patas y con alas; azucenones, claros, rojos, semiabiertos; la casa de siempre, el patio familiar, parecían el paraíso, por el brillo de las ramas, los racimos, las estrellas en las hojas, cuyas figuras de cinco picos se...

   Al tornar del colegio... Al tornar del colegio... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Al tornar del colegio, los otros niños jugaban en el patio; mamá preparó el té. Comencé a quitarme el delantal. Enseguida, volvieron las plumas. Mi rostro quedó absolutamente de perfil, se arqueó la nariz; crucé la ventana, volé al aire...

   Al volver del baile nos estaba esperando una mariposa... Al volver del baile nos estaba esperando una mariposa... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio
Lectura en francés Christophe Rouxel    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

Al volver del baile nos estaba esperando una mariposa. No en la sala, de pie. Ni plegada entre los bombones de la dulcera. Sino en el único sitio en que debía estar: sobre la lámpara; como un dibujo; pero, tan intenso que producía penumbra. Quedamos azorados. Era negra como el vino o azul como las ciruelas...

   Anoche, llegaron murciélagos... Anoche, llegaron murciélagos... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Anoche llegaron murciélagos. Si no los llamo, ellos, igual, vienen. Venían con las alas negras y el racimo. Cayeron adentro de mi vestido blanco. De todas las rosa y camelias que he reunido en estos años. Y en la canasta de claveles y de fresias. La Virgen María dio un grito y atravesó todas las salas...

   Así que ese era el jardín de mandrágoras... Así que ese era el jardín de mandrágoras... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Así que ese era el jardín de mandrágoras. Estaba allí y no me había dado cuenta. Ese es el jardín de los ahorcados. Tironeé una mata, y sí, vi la raíz en forma de hombre. Corrí, loca de terror, al interior de las habitaciones, de donde...

   Cuando fui de visita al altar... Cuando fui de visita al altar... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Cuando fui de visita al altar usé vestido de organdí celeste más largo que yo, por donde, a ratos, sobresalía un pie de oro, tan labrado y repujado, desde el seno mismo de mi madre. Mi pelo también era de organza celeste, más largo que el vestido, pero podía pasar al rosa y aún al...

   Cuando nació, apareció el lobo... Cuando nació, apareció el lobo... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Cuando nació, apareció el lobo. Domingo al mediodía, luz brillante, y la madre vio a través de los vidrios, el hocico picudo, y en la pelambre, las espinas de escarcha, y clamoreó; más, le dieron una pócima que la adormecía...

   Cuando nació, apareció el lobo... (fragmento) Cuando nació, apareció el lobo... (fragmento) de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio
Lectura en francés Christophe Rouxel    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

Cuando nació, apareció el lobo. Domingo al mediodía, luz brillante, y la madre vio a través de los vidrios, el hocico picudo, y en la pelambre, las espinas de escarcha, y clamoreó; más, le dieron una pócima que la adormecía alegremente.El lobo asistió al bautismo y a la comunión; el bautismo, con faldones; la comunión con vestido rosa...

   De súbito, estalló la guerra... De súbito, estalló la guerra... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

De súbito, estalló la guerra. No sabía si era de día o de noche. Nunca estuvo nada tan oscuro ni tan claro. Hay un ruido tremendo en el horizonte y sube una estrella de diez pisos y se estrella. Y vienen los guerreros a caballo o en cometa. Las cometas son rojas, amarillas y rosadas...

   Deja tu comarca entre las fieras y los lirios... Deja tu comarca entre las fieras y los lirios... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Deja tu comarca entre las fieras y los lirios. Y ven a mí esta noche oh, mi amado, monstruo de almíbar, novio de tulipán, asesino de hojas dulces. Así, aquella noche lo clamaba yo, de portal en portal, junto a la pared pálida como...

   El gladiolo es una lanza con el costado lleno de claveles... El gladiolo es una lanza con el costado lleno de claveles... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio
Lectura en francés Christophe Rouxel    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

El gladiolo es una lanza con el costado lleno de claveles, es un cuchillo de claveles; ya salta la ventana, se hinca en la mesa; es un fuego errante, nos quema los vestidos, los papeles. Mamá dice que es un muerto que ha resucitado y nombra a su padre y a su madre y empieza a llorar....

   El gladiolo se enfermó... El gladiolo se enfermó... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio
Lectura en francés Christophe Rouxel    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

El gladiolo se enfermó. Desde sus pavorosos cabellos rosados enviaba chispas a mi habitación. En todas sus bocas abiertas tenía lágrimas, rosas y, también huesos y peines. Aterrada clamé a la Virgen Llévalo, pero, la Virgen no se separaba de la estampa. Y él ardía como un brasero, una diadema...

   Era un día de visitas... Era un día de visitas... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio
Lectura en francés Christophe Rouxel    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

Era un día de visitas. La niña trajo en la cabeza un moño de organdí blanco, que al caer de la tarde se fue poniendo celeste, para recuperar en la noche su deslumbrante blancura. La niña no decía nada; estaba fija; sólo si y no , de vez en cuando; las tazas y las copas también estaban tiesas con el alma dentro...

   Había tres gatos... Había tres gatos... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Había tres gatos que no eran silvestres ni caseros. Vivían en la bodega. La bodega estaba lejos de la casa. Yo iba hasta allá cuando las amas andaban cortando ajíes, que son de tul verde con el coágulo rojo dentro. La amatista brilla la pata de turquesa de que penden...

   Hacía tiempo que estaban esperando el Alma... Hacía tiempo que estaban esperando el Alma... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Hacía tiempo que estaban esperando el Alma. Y el Alma nunca venía. Mamá hizo golosinas de colores y las guardó en cajas negras, y en un plato colocaba velas de diversos tamaño y forma. ¿Y cómo sería el alma? ¿Los pies de oro y plata? ¿Coronas de cristal? ¿Tejida en hilo blanco igual a un tul?...

   Hortensias en la misa Hortensias en la misa de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Era una casa sola con el techo a dos aguas y un gran hueco en el centro, una casa posmoderna( ) y un gran ribete de hortensias (éstas agigantadas y en un pardo azul; o blancas, o de color de rosa como azaleas y lloviznas). Señora...

   La hija del diablo se casa... La hija del diablo se casa... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

La hija del diablo se casa. No sabíamos si ir o no ir. En casa resolvieron no ir. Ella paseaba con la trenza brillando como un vidrio al sol. Vestido celeste. Y las pezuñas delicadísimas, cinceladas y de platino. Con los ojos un poco redondos, insondables, se paraba frente a cada...

   La noche volvió otra vez... La noche volvió otra vez... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

La noche volvió otra vez, La Sombra; aunque ya habían pasado cien años, bien la reconocimos. Pasó el jardín, violetas, el dormitorio, la cocina; rodeó las dulceras, los platos blancos como huesos, las dulceras con olor a rosa. Tomó al dormitorio, interrumpió el amor, los abrazos; los...

   Las margaritas abarcaron todo el jardín... Las margaritas abarcaron todo el jardín... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Las margaritas abarcaron todo el jardín, primero fueron como un arroz dorado, luego se abrían de verdad, eran como pájaros deformes, circulares, de muchas alas en torno de una sola cabeza de oro o de plata. Las margaritas doradas y plateadas quemaron todo el jardín. Su penetrante...

   Lobo Lobo de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
Colaboración: Eduardo "Pincho" Casanova
primeros versos

Cuando nació, apareció el lobo. Domingo al mediodía, luz brillante, y la madre vio a través de los vidrios, el hocico picudo, y en la pelambre, las espinas de escarcha, y clamoreó; más, le dieron una pócima que la adormecía alegremente. El lobo asistió al bautismo y a la comunión; el bautismo, con faldones; la comunión con vestido rosa...

   Los hongos nacen en silencio... Los hongos nacen en silencio... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Los hongos nacen en silencio; algunos nacen en silencio; otros con un breve alarido, un leve trueno. Unos son blancos, otros rosados, ése es gris y parece una paloma, la estatua a una paloma, la estatua a una paloma; otros son dorados o morados. Cada uno trae -y eso es lo terrible-...

   Me estaba reservando lo que nadie... Me estaba reservando lo que nadie... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Me estaba reservando lo que a nadie. Voy a ver brillar los bichos . De noche, azules y rosados, color caramelo, clavelina. Iban despacio, cambiándose señales; u otros muy grandes, de capa negra y lunares blancos, (o blancas y lunares negros), que al chocar en algo firme, se deshacían con un rumor de seda y de papeles...

   Me vino un deseo misterioso de ver fruta... Me vino un deseo misterioso de ver fruta... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Me vino un deseo misterioso de ver fruta, de comer fruta; y salí a la selva de la casa. Cacé una manzana, un membrillo malvarrosa, una ciruela y su capuchón azul. Asé, ligeramente, una dalia, y la comí, tragué una rosa; vi duraznos y su vino ocre, uvas rojas, negras, blancas; los higos, que albergan, por igual, al Diablo y a San Juan...

   Papá, recuerdo los trigos azules que plantaste... Papá, recuerdo los trigos azules que plantaste... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Nidia di Giorgio    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

Papá, recuerdo los trigos azules que plantaste, las habas de moño blanco, los nardos, de rosada lengua, las estrellas que acompasaron tu paso cuando arabas por las noches. Tú, el arado, los bueyes, siempre llevaban pájaros en la espalda y en la frente...

   Para cazar insectos y aderezarlos... Para cazar insectos y aderezarlos... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Para cazar insectos y aderezarlos, mi abuela era especial. Les mantenía la vida por mayor deleite y mayor asombro de los clientes o convidados. A la noche, íbamos a las mesitas del jardín con platitos y saleros. En torno, estaban los rosales; las rosas únicas, inmóviles y nevadas. Se...

   Quiero entrar a un jardín de rosas... Quiero entrar a un jardín de rosas... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Quiero entrar a un jardín de rosas, oscuras, rojas, redondas, ovales, aterciopeladas, como las que vi de chica, con perfume a vino, a uva y a manzana, que, no sé por qué llamaban Estrellas. De Francia. Sentarme, allí, oculta. Y que pasen, cerca, casi rozándome, mientras, dicen ¡Ven!¡Ven! , mientras, gritan Estará escondida!...

   Recuerdo mi casamiento... Recuerdo mi casamiento... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Recuerdo mi casamiento, realizado remotamente allá en los albores del tiempo. Mi madre y mis hermanas se iban por los corredores. Y los viejos murciélagos testigos en las nupcias de mis padres salieron de entre las telarañas, a fumar, descreídos, sus pipas. Todo el día surgió humo de la casa; pero, no vino nadie; sólo al atardecer empezaron a acudir animalejos e increíbles parientes...

   Rossana, Rossana y Rossana volvían del baile... Rossana, Rossana y Rossana volvían del baile... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Rossana, Rossana y Rossana volvían del baile en el aire oscuro de la noche de antes del alba. El pelo suelto, las enaguas de raso hasta el suelo, cayeron unas agujas largas como espinas de grandes pescados. El contorno de las peras era brillante, parecían docenas de dibujos colgantes...

   Se adelantaron en el aire como bailarinas... Se adelantaron en el aire como bailarinas... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Se adelantaron en el aire como bailarinas. Tenían, realmente, el pie en el aire. Vestidos amarillos, anaranjados. Venían como aluviones desde los cielos. Quedé espantada. En puntas llegue hasta la casa. Pasé las puertas, las llaves, iba a tocar los vasos y tuve miedo de cualquier...

   Sobre el promontorio, la casa era un cascarón... (fragmento) Sobre el promontorio, la casa era un cascarón... (fragmento) de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
Colaboración: Juan Pablo Pedemonte
primeros versos

Sobre el promontorio, la casa era un cascarón macabro. Tuve miedo. La fiebre me hacía delirar un poco. Me asomé a la ventana. La medianoche tenía luna. Una alta luna, entera y sombría. Los magnolios se ilusionaban y querían estallar sus pimpollos como balas blancas...

   Venía otra tormenta... Venía otra tormenta... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Venía otra tormenta... después de todo no iba a ser gran cosa, era una nube negra por el aire y por la tierra con la boca redonda en el centro rodeada de grandes dientes picudos y plateados se oía a un tremendo rugido y un rumor de campanitas. La gallina gris parda corrió por la sombra...

   Volvieron las vacas... Volvieron las vacas... de Marosa Di Giorgio


      En la voz de Marosa Di Giorgio    
primeros versos

Volvieron las vacas. Los santos se iban de las puertas con ramos de almendro y retama; no era que caminasen; el viento los llevó poniéndolos aquí y allá; sus vestidos en rojo oscuro y azules. El lucero estaba tan cerca que parecía de vidrio, un botellón. Una voz en lo hondo de los aposentos, dijo: Invita a los santos...

 
 Marqués de Santillana

   A Nuestra Señora de Guadalupe A Nuestra Señora de Guadalupe de Marqués de Santillana


      En la voz de Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno    
primeros versos

Virgen, eternal esposa del Padre, que d 8242;ab initio te crió, por benefiçio desta vida congoxosa; del jardín sagrado rosa, e preçiosa margarita, fontana d 8242;agua bendita, fulgor de graçia infinita por mano de Dios escrita, ¡O Domina glorïosa! Inefable, más fermosa que todas...

   Después que nascí... (Serranillas 3) Después que nascí... (Serranillas 3) de Marqués de Santillana


      En la voz de Manuel Dicenta    
primeros versos

Después que nascí, non vi tal serrana como esta mañana. Allá a la vegüela a Mata el Espino, en ese camino que va a Lozoyuela, de guisa la vi, que me fizo gana la fructa temprana. Garnacha traía de oro, presada con broncha dorada, que bien relucía. A ella volví diciendo:Lozana, ¿e sois vos villana? Sí soy. . .

   La vaquera de la Finojosa (Serranillas 7) La vaquera de la Finojosa (Serranillas 7) de Marqués de Santillana


      En la voz de Manuel Dicenta    
primeros versos

I Moça tan hermosa, non ví en la frontera; como una vaquera de la Finojosa. II Faziendo la vía del Calatraveño a Santa María, vencido del sueño, por la tierra fragosa perdí la carrera, do v la vaquera de la Finojosa. III En un verde prado...

   Mozuela de Bores... (Serranillas 4) Mozuela de Bores... (Serranillas 4) de Marqués de Santillana


      En la voz de Manuel Dicenta    
primeros versos

Mozuela de Bores, allá do la Lama, púsome en amores. Cuidé que olvidado amor me tenía, como quien se había gran tiempo dexado de tales dolores, que más que la llama queman amadores. Mas vi la fermosa de buen continente. . .

 
 Martín Adán

   Escrito a ciegas Escrito a ciegas de Martín Adán


      En la voz de Martín Adán    
primeros versos

¿Quieres tú saber de mi vida? Yo sólo sé de mi paso, De mi peso, De mi tristeza y de mi zapato. ¿Por qué preguntas quién soy, Adónde voy?... Porque sabes harto Lo del Poeta, el duro Y sensible volumen de ser mi humano, Que es un cuerpo y vocación, Sin embargo. Si nací, lo recuerda el Año Aquel de quien no me acuerdo...

   Nada es real sino tu ceño... Nada es real sino tu ceño... de Martín Adán


      En la voz de Martín Adán    
primeros versos

Nada es real sino tu ceño Y una roca Y alguna mano humana que va haciendo La vista, la cosa, la forma Y la divinidad de lo inmediato, Y el instante del sentido, y el vientre en sombra. Piedra, escúchame: Yo te quiero enseñar y engañar. La Soledad es una cosa. Como las que encierras, y no es más. La Soledad es como tu cielo...

   Nada fue nada... Nada fue nada... de Martín Adán


      En la voz de Martín Adán    
primeros versos

Nada fue nada; Así es la vida, Todo será otra vez; Así es lo eterno. En esta noche, en esta hora, El mundo nació... hacia olvidos. Tú estabas ya. Tú no hiciste nada Machu Picchu, sino mi grito. Yo no nací para humano, Y de lo inmediato, lo divino, Lo sensibilísimo, lo irrazonable Me persigue como mi sombra...

   Piedra del dios y del absorto... Piedra del dios y del absorto... de Martín Adán


      En la voz de Martín Adán    
primeros versos

¡Piedra del dios y del absorto!... ¡Piedra de imposible aullido! ¡Y de impasible oído!... ¡Y no del Otro!... Puedes andar, Machu Picchu, Por donde quieras, con tu pie ciego. Puedes llegar a mi mano Cuando palpo lo que no quiero. Puedes hundirte con la Madre y la Tierra, O irte con el día y el deseo...

   Tú adelante vas con paso vivo... Tú adelante vas con paso vivo... de Martín Adán


      En la voz de Martín Adán    
primeros versos

Tú adelante vas, con paso vivo Y la muerte que te sigue adondequiera, Tú fatal como el agua de derivo, Al almo mundo que es la luz entera... Sin estricto ciprés ni desbordada Rosa ni sombra alguna la quimera. Tú adelante vas, ¡ay!, porque en cada Forma late el Origen y a tu obscura Noche echó su chispa ya alborada...

 
 Maruja Vieira

   Dulce amiga lejana Dulce amiga lejana de Maruja Vieira


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Me dices que me aguarda tu clara ciudad lenta, que me aguardan sus calles, su río, sus violetas. Dulce amiga lejana, gracias por tus palabras, por tu risa callada, por tus manos fraternas. Gracias por tu recuerdo que me acompaña, tímido, silencioso y seguro como el alma del agua. Por...

   Frida cumple cien años Frida cumple cien años de Maruja Vieira


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

En la Casa Azul de Coyoacán están los zapatos gigantescos de Diego Rivera. Hay montones de faldas, collares, cintas, los terribles corsés metálicos y Fridas, muchas Fridas que no necesitan de los pies para bailar en el aire. Esta noche hay fiesta en la Casa Azul...

   Leves palabras Leves palabras de Maruja Vieira


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

I En las hojas del libro y en las horas insomnes todavía tu nombre conduce mis canciones. Miro serenamente mi cielo gris de ausencia y pienso en ti sonriendo cuando la tarde llega. Ya no espero ni sueño. Pienso en ti solamente. Era tu voz. Tu frente. Tu paso en el silencio apenas un...

   Siempre Siempre de Maruja Vieira


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

Siempre regresas. Para ti no hay tiempo ni tiene oscuros límites la tierra. Siempre vuelves. Y siempre estoy aquí, esperando tus manos, llenándome de sueños como de lluvia un árbol. No hay nada diferente. Todo es igual y puro cuando vuelves. No han pasado los días ni he sufrido...

 
 Matilde Alba Swann

   Grillo y cuna Grillo y cuna de Matilde Alba Swann


      En la voz de Odulina Sanuy Oliván    
primeros versos

De un bosque donde crecen nomás cunas, mi madre cortó un columpio dulce, maduro para el tiempo primero de mi infancia. Juntó flores de luna dormidas en el agua, mi madre y me las trajo, con un azul silencio robado de algún sueño de río a ser mi canto. El viento entonces iba silbando...

   He de irme... He de irme... de Matilde Alba Swann


      En la voz de Odulina Sanuy Oliván    
primeros versos

He de irme, dejando, mi ruego de piedad por los rincones, con mi pobre voz quebrándose y con mi cansancio, en alguna noche en que la luna llena se vuelque por mi cuarto. Silenciosamente y con la brisa última que aliente de mis labios, apagaré mi lumbre y saldré despacio, dispersando...

   Nochebuena Nochebuena de Matilde Alba Swann


      En la voz de Odulina Sanuy Oliván    
primeros versos

El fósforo, en la temblorosa manecita sucia, enciende la hoguera de un cohete travieso. Chispas... Chispas...Chispas... conmueven las latas, y agitan y avivan la carne yacida de un suelo de sombras. Una madre mustia de trabajo y miedo, y un padre que fuma, que escupe y blasfema...

   Palabras a un Dios pobre Palabras a un Dios pobre de Matilde Alba Swann


      En la voz de Odulina Sanuy Oliván    
primeros versos

No pondré mis zapatos, buen Dios, quiero que sepas, que creo en ti de veras. Tú sabes bien, si es cierto que estás en todas partes, que sin manos unidas y sin hincarme al suelo, contigo cuento siempre y en ti, vuelco mi gota de acíbar ya crecida. Te pienso un Dios pequeño, de mi...

   Pobreza de los diez años Pobreza de los diez años de Matilde Alba Swann


      En la voz de Carmen Feito Maeso     
acompañada al órgano en directo por Juan Paradell Solé
primeros versos

Toda mi angustia tuvo la forma de un zapato, de un zapatito roto, opaco, desclavado. El patio de la escuela... Apenas tercer grado... Qué largo fue el recreo, el más largo el año. Yo sentía vergüenza de mostrar mi pobreza...

   Tan humano Tan humano de Matilde Alba Swann


      En la voz de Odulina Sanuy Oliván    
primeros versos

Tienes algo de montaña... A tu lado me he sentido leve y me he creído blanca. Sin reparo te he mostrado mis llagas y a tu cumbre nevada a veces traje barro, y hecha pedazos mi alma. Y he vuelto siempre limpia, y he vuelto siempre sana. Tienes algo de planta.. es tan fresca tu sombra...

 
 Meira Delmar

   Coplas del amor triste Coplas del amor triste de Meira Delmar


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

No las vi, si las hubo, señales que me advirtieran que el amor tuyo no era para mí. Por eso andando seguí llamada por tu mirada que el corazón me encendía, y cuando llegar creí al anillo de tus brazos, rompiste todos los lazos y en el olvido caí. Morir puede ser a veces, el instante...

   Reclamo Reclamo de Meira Delmar


      En la voz de Carmen Feito Maeso    
primeros versos

¡Amor! ¡Amor! ¡Qué has hecho de mi vida! mi vida era como un agua mansa, como un agua ceñida... Antes de ti, ¡qué fácil para el alma la espera de sus pasos, y qué fácil su ligera partida...! Antes de ti, ¡qué fácil la ventura frente a la lluvia clara y el silencio de las tardes...

 
 Miguel Ángel Asturias

   Alumbra, lumbre de alumbre... Alumbra, lumbre de alumbre... de Miguel Ángel Asturias


      En la voz de Miguel Ángel Asturias    
primeros versos

¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre, sobre la pobredumbre! ¡Alumbra, lumbre de alumbre, sobre la pobredumbre, Luzbel de piedralumbre! ¡Alumbra, alumbra, lumbre de alumbre..., alumbre... alumbra, alumbra, lumbre de alumbre..., alumbra alumbre! (Jitanjánfora) De: El...

   Cerbatanero Cerbatanero de Miguel Ángel Asturias


      En la voz de Carmen Feito Maeso y Francisco Portillo    
primeros versos

Muchas veces volvió el Cerbatanero con los ojos más hondos que el desvelo.Cerbatanero di ¿dónde está el cielo?Ya Dios se lo llevó...¿Entero?...Entero,y fue mejor... ¿Por qué, Cerbatanero?Porque después, se llevará el anhelo, la tierra quedará para el guerrero y el mar irá detrás llorando el duelo...

   Es el caso de hablar Es el caso de hablar de Miguel Ángel Asturias


      En la voz de Miguel Ángel Asturias    
primeros versos

Madre, te bendigo porque supiste hacer de tu hijo un hombre real y enteramente humano. Él triunfará en la vida. Se marcha y es el caso de hablar de su regreso. Cuando veas volver, en un día de fiesta, un viador que en la mano luzca preciosas joyas y haga notorios paso y ademán ¿insolencia, dinero o buena suerte?...

   Sabiduría indígena Sabiduría indígena de Miguel Ángel Asturias


      En la voz de Alfredo Alcón    
primeros versos

Te encontraron detrás de tu sombra, el sol del ocaso a la espalda y por eso tu derrota. Si el sol está en tu pecho, pies y cabeza dorados, no te vencen hombres, dioses y elementos. Ya caído miras sin ojos, oyes sin oídos, sientes sin tacto, hablas sin lengua, condenado a silencio...

 
 Miguel Ángel Zambrano

   Llamado de la voz espectral Llamado de la voz espectral de Miguel Ángel Zambrano


      En la voz de Marcelo Cejas    
primeros versos

Ven, vayamos por esta senda náufraga sin fin y sin contornos. Nadie dará con el rumbo de nuestros pasos ahogados. Hostias de harina oscura nos borrarán la lengua y sellarán los labios. De rumorosos rizos el silencio nos llenará el oído. En la noche profunda oiremos las pisadas de los hombres...

 
 Miguel de Cervantes

   Diálogo entre Babieca y Rocinante Diálogo entre Babieca y Rocinante de Miguel de Cervantes


      En la voz de Carmen Feito Maeso y Francisco Portillo    
Colaboración: Carmen Feito Maeso
primeros versos

¿Cómo estáis, Rocinante, tan delgado? Porque nunca se come, y se trabaja. Pues ¿qué es de la cebada y de la paja? No me deja mi amo ni un bocado. Andá, señor, que estáis muy mal criado, pues vuestra lengua de asno al amo ultraja. Asno se es de la cuna a la mortaja. ¿Queréislo ver? Miraldo enamorado...

   Estancias a la Virgen Estancias a la Virgen de Miguel de Cervantes


      En la voz de Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno    
primeros versos

Antes que de la mente eterna fuera saliesen los espíritus alados, y antes que la veloz o tarda esfera tuviese movimientos señalados, y antes que aquella oscuridad primera los cabellos del sol viese dorados, fabricó para sí Dios una casa de santísima, y limpia y pura masa. Los altos y...

 
 Miguel de Unamuno

   A un hijo de españoles A un hijo de españoles de Miguel de Unamuno


      En la voz de Fernando Fernán Gómez    
primeros versos

En el entierro del niño Yago de Luna muerto de meningitis tuberculosa a los ocho meses de edad y enterrado en el cementerio parisiense de Pantin, el 14 de noviembre de 1924. A un hijo de españoles arropamos hoy en tierra francesa; el inocente se apagó ¡feliz él! sin que su mente se...

   Cuál de vosotras, olas de consuelo Cuál de vosotras, olas de consuelo de Miguel de Unamuno


      En la voz de Fernando Fernán Gómez    
primeros versos

¿Cuál de vosotras, olas de consuelo que rodando venís desde la raya celestial y surcando con la laya espumosa a la mar el leve suelo, cuál de vosotras que aviváis mi anhelo viene del fiero golfo de Vizcaya?. ¿Cuál de vosotras con su lengua ensaya cantos que fueron mi primer desvelo?...

   Denso, denso Denso, denso de Miguel de Unamuno


      En la voz de Ana María Noé    
primeros versos

Mira, amigo: cuando libres al mundo tu pensamiento, cuida que sea, ante todo, denso, denso. Y cuando sueltes la espita que cierra tu sentimiento, que en tus cantos éste mane denso, denso. Y el vaso en que vino escancies de tu sentir los anhelos, de tu pensar los cuidados, denso,...

   Dorium-Duero-Douro Dorium-Duero-Douro de Miguel de Unamuno


      En la voz de Miguel de Unamuno    
primeros versos

Alarzón, Carrión, Pisuerga, Tormes, Agueda, mi Duero. Lígrimos, lánguidos, íntimos, espejando claros cielos, abrevando pardos campos, susurrando romanceros. Valladolid; le flanqueas, de niebla le das tus besos; le cunabas a Felipe consejas de comuneros. Tordesillas; de la loca de...

   Dulce silencioso pensamiento Dulce silencioso pensamiento de Miguel de Unamuno


      En la voz de Fernando Fernán Gómez    
primeros versos

En el fondo las risas de mis hijos; yo sentado al amor de la camilla; Herodoto me ofrece rica cilla del eterno saber, y entre acertijos de la Pitia venal, cuentos prolijos, realce de la eterna maravilla de nuestro sino. Frente a mí en...

   El armador aquel... El armador aquel... de Miguel de Unamuno


      En la voz de Miguel de Unamuno    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

El armador aquel de casas rústicas habló desde la barca, ellos sobre la grava de la orilla, y él flotando en las aguas. Y la brisa del lago recogía de su boca parábolas, ojos que ven, oídos que gozan de bienaventuranza. Recién nacían por el aire claro las semillas alabadas, el sol...

   El Cristo yacente de Santa Clara (Iglesia de la Cruz) de Palencia El Cristo yacente de Santa Clara (Iglesia de la Cruz) de Palencia de Miguel de Unamuno


      En la voz de Fernando Fernán Gómez    
primeros versos

Éste es aquel convento de franciscas, de la antigua leyenda; aquí es donde la Virgen toda cielo hizo por largos años de tornera, cuando la pobre Margarita, loca, de eterno amor sedienta, lo iba a buscar donde el amor no vive, en el seco destierro de esta tierra. Éste es aquel...

   Elegía en la muerte de un perro Elegía en la muerte de un perro de Miguel de Unamuno


      En la voz de Ana María Noé    
primeros versos

La quietud sujetó con recia mano al pobre perro inquieto, y para siempre fiel se acostó en su madre piadosa tierra. Sus ojos mansos no clavará en los míos con la tristeza de faltarle el habla; no lamerá mi mano ni en mi regazo su cabeza fina reposará. Y ahora, ¿en qué sueñas? ¿dónde...

   En la mano de Dios En la mano de Dios de Miguel de Unamuno


      En la voz de Adolfo Marsillach    
primeros versos

Cuando, Señor, nos besas con tu beso que nos quita el aliento, el de la muerte, el corazón bajo el aprieto fuerte de tu mano derecha queda opreso. Y en tu izquierda, rendida por su peso quedando la cabeza, a que revierte el sueño eterno, aun lucha por cogerle al disiparse su angustiado seso...

   En la playa blanca En la playa blanca de Miguel de Unamuno


      En la voz de Nuria Espert    
primeros versos

Olas gigantes de la mar bravía que canta el sueño férreo de Vizcaya, cunada en el sosiego de esta playa, os sueña con morriña el alma mía. Curtió vuestra salina la osadía que traspuso del cielo azul la raya, la que su suerte en el océano ensaya y en él su vida al huracán confía...

   En un cementerio de lugar castellano En un cementerio de lugar castellano de Miguel de Unamuno


      En la voz de Adolfo Marsillach    
primeros versos

Corral de muertos, entre pobres tapias hechas también de barro, pobre corral donde la hoz no siega, sólo una cruz, en el desierto campo señala tu destino. Junto a esas tapias buscan el amparo del hostigo del cierzo las ovejas al pasar trashumantes en rebaño, y en ellas rompen de la...

   Es que se secó la fuente Es que se secó la fuente de Miguel de Unamuno


      En la voz de Nuria Espert    
primeros versos

¿Es que se secó la fuente, o es que el agua soterraña, duerme su sueño en la entraña, donde la luz no le miente? Espejo de las tinieblas, calla quieto su muerte en vida, y en hondo reposo olvida espejismos de las nieblas. Agua sin luz, agua pura. Agua que duerme su sueño...

   España! ¿A alzar su voz nadie se atreve? España! ¿A alzar su voz nadie se atreve? de Miguel de Unamuno


      En la voz de Ana María Noé    
primeros versos

¡España! ¿A alzar su voz nadie se atreve? Va a arrastrarte el alud de la mentira. Tu amor presta a mi boca ardores de ira... Sacúdete mi España... No se mueve... ¡España, España! Blanca, fría, nieve... Tenebrosos los ojos más no mira... Un espejo a la boca... No respira... ¿No oís el...

   Niño viejo... Niño viejo... de Miguel de Unamuno


      En la voz de Miguel de Unamuno    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Niño viejo, a mi juguete al romance castellano me di a sacarle las tripas por mejor matar el año. Mas de pronto, estremeciese y se me arrendró la mano pues temblorosas entrañas vertían sonoro llanto. Con el hueso de la lengua de la tradición, badajo, miserere, ave María, tañían en...

   Qué claro baja el río Qué claro baja el río de Miguel de Unamuno


      En la voz de Nuria Espert    
primeros versos

Qué claro bebiendo cielo que baja el río a la mar, va soñando en la montaña, que el cielo quiso escalar. Si va soñando en su cuna y en cielos de más allá, qué claro que baja el río con aguas de cristianar.

   Qué es tu vida, alma mía Qué es tu vida, alma mía de Miguel de Unamuno


      En la voz de Ana María Noé    
primeros versos

¿Qué es tu vida, alma mía? ¿cuál tu pago?, ¡lluvia en el lago! ¿Qué es tu vida, alma mía, tu costumbre? ¡viento en la cumbre! ¿Cómo tu vida, mi alma, se renueva? ¡sombra en la cueva!, ¡lluvia en el lago!, ¡viento en la cumbre!, ¡sombra en la cueva! Lágrimas es la lluvia desde el...

   Ruinas perdidas en campo... (fragmento) Ruinas perdidas en campo... (fragmento) de Miguel de Unamuno


      En la voz de Miguel de Unamuno    
Colaboración: Eduardo Ortiz Moreno
primeros versos

Ruinas perdidas en campo que lecho de mar fue antes de hombres, tus cubos mordieron el polvo, Madrigal de las Altas Torres. Tú la cuna de Isabel, tumba de don Juan, fatídico brote, cayó en Salamanca dorada y en Ávila fúnebre corte. Medina del Campo sueña cigüeñas, cornejas al borde...

   Salmo III Salmo III de Miguel de Unamuno


      En la voz de Ana María Noé    
primeros versos

¡Oh, Señor, tú que sufres del mundo sujeto a tu obra, es tu mal nuestro mal más profundo y nuestra zozobra! Necesitas uncirte al infinito si quieres hablarme, y si quieres te llegue mi grito te es fuerza escucharme. Es tu amor el que tanto te obliga bajarte hasta el hombre, y a tu...

   Tú me levantas, tierra de Castilla Tú me levantas, tierra de Castilla de Miguel de Unamuno


      En la voz de Fernando Fernán Gómez    
primeros versos

Tú me levantas, tierra de Castilla, en la rugosa palma de tu mano, al cielo que te enciende y te refresca, al cielo, tu amo. Tierra nervuda, enjuta, despejada, madre de corazones y de brazos, toma el presente en ti viejos colores del noble antaño. Con la pradera cóncava del cielo...

 
 Miguel Hernández

   Canción del esposo soldado Canción del esposo soldado de Miguel Hernández


      En la voz de Miguel Hernández    
primeros versos

He poblado tu vientre de amor y sementera he prolongado el eco de sangre a que respondo y espero sobre el surco como el arado espera: he llegado hasta el fondo. Morena de altas torres, alta luz y ojos altos, esposa de piel, gran trago de mi vida, tus pechos locos crecen hacia mi...

   Elegía a Ramón Sijé Elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández


      En la voz de Amparo Fernández del Campo Merino    
primeros versos

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracolas y órganos mi dolor sin instrumento, a las desalentadas amapolas daré tu corazón por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado que por doler...

   Elegía a Ramón Sijé Elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández


      En la voz de María Ángeles Herranz    
primeros versos

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano. Alimentando lluvias, caracoles Y órganos mi dolor sin instrumento, a las desalentadas amapolas daré tu corazón por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado...

   Las desiertas abarcas Las desiertas abarcas de Miguel Hernández


      En la voz de Manuel López Castilleja    
primeros versos

Por el cinco de enero, cada enero ponía mi calzado cabrero a la ventana fría Y encontraba los días que derriban las puertas, mis abarcas vacías, mis abarcas desiertas. Nunca tuve zapatos, ni trajes, ni palabras: siempre tuve regatos, siempre penas y cabras...

   Me llamo barro Me llamo barro de Miguel Hernández


      En la voz de Francisco Valladares    
primeros versos

Me llamo barro aunque Miguel me llame. Barro es mi profesión y mi destino que mancha con su lengua cuanto lame. Soy un triste instrumento del camino. Soy una lengua dulcemente infame a los pies que idolatro desplegada. Como un nocturno buey de agua y barbecho que quiere ser criatura idolatrada...

   Me sobra el corazón Me sobra el corazón de Miguel Hernández


      En la voz de Marcelo Cejas    
primeros versos

Hoy estoy sin saber yo no sé cómo, hoy estoy para penas solamente, hoy no tengo amistad, hoy sólo tengo ansias de arrancarme de cuajo el corazón y ponerlo debajo de un zapato. Hoy reverdece aquella espina seca, hoy es día de llantos de mi reino, hoy descarga en mi pecho el desaliento plomo desalentado...

   Mi corazón no puede con la carga Mi corazón no puede con la carga de Miguel Hernández


      En la voz de Francisco Valladares    
primeros versos

Mi corazón no puede con la carga de su amorosa y lóbrega tormenta y hasta mi lengua eleva la sangrienta especie clamorosa que lo embarga. Ya es corazón mi lengua lenta y larga, mi corazón ya es lengua larga y lenta ¿Quieres contar sus penas?...

   Nanas de la cebolla Nanas de la cebolla de Miguel Hernández


      En la voz de Nuria Espert    
primeros versos

La cebolla es escarcha cerrada y pobre: escarcha de tus días y de mis noches. Hambre y cebolla: hielo negro y escarcha grande y redonda. En la cuna del hambre mi niño estaba. Con sangre de cebolla se amamantaba. Pero tu sangre, escarchada de azúcar, cebolla y hambre...

   No cesará este rayo que me habita No cesará este rayo que me habita de Miguel Hernández


      En la voz de Fernando Guillén    
primeros versos

¿No cesará este rayo que me habita el corazón de exasperadas fieras y de fraguas coléricas y herreras donde el metal más fresco se marchita? ¿No cesará esta terca estalactita de cultivar sus duras cabelleras como espadas y rígidas hogueras hacia mi corazón que muge y grita?...

   Tengo estos huesos hechos a las penas... Tengo estos huesos hechos a las penas... de Miguel Hernández


      En la voz de Francisco Portillo    
primeros versos

Tengo estos huesos hechos a las penas y a las cavilaciones estas sienes: penas que vas, cavilación que vienes como el mar de la playa a las arenas. Como el mar de la playa a las arenas, voy en este naufragio de vaivenes, por una noche oscura de sartenes redondas, pobres, tristes y...

   Tengo estos huesos hechos a las penas... Tengo estos huesos hechos a las penas... de Miguel Hernández


      En la voz de Francisco Portillo    
primeros versos

Tengo estos huesos hechos a las penas y a las cavilaciones estas sienes: penas que vas, cavilación que vienes como el mar de la playa a las arenas. Como el mar de la playa a las arenas, voy en este naufragio de vaivenes, por una noche oscura de sartenes redondas...

 
 Miguel Otero Silva

   Corrío del Negro Lorenzo Corrío del Negro Lorenzo de Miguel Otero Silva


      En la voz de Balbino Blanco Sánchez    
primeros versos

¡Yo soy el Negro Lorenzo! Negro del Tuy, negro negro. Noche con alma. Tambor dormido bajo mi pecho. Dormido bajo mi pecho tengo un dolor de candelas, corazón rojo por dentro, corazón negro por fuera. Corazón negro por fuera, corazón sombra del blanco, si tengo rebelde el pelo tengo...

 
 Miquel Costa i Llobera

   El pi de Formentor El pi de Formentor  de Miquel Costa i Llobera


      En la voz de Núria Espert    
primeros versos

Mon cor estima un arbre! Més vell que l olivera més poderós que el roure, més verd que el taronger, conserva de ses fulles l eterna primavera i lluita amb les ventades que atupen la ribera, que cruixen lo terrer. No guaita per ses fulles la flor enamorada; no va la fontanella ses ombres a besar...

 
 Mirta Aguirre

   Canción antigua a Che Guevara Canción antigua a Che Guevara  de Mirta Aguirre


      En la voz de Mirta Aguirre    
primeros versos

Dónde estás, caballero Bayardo, caballero sin miedo y sin tacha? En el viento, señora, en la racha que aciclona la llama en que ardo. ¿Dónde estás, caballero gallardo, caballero sin tacha y sin miedo? En la flor que a mi vida concedo: en el cardo, señora, en el cardo. ¿Dónde estás, caballero seguro...

































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

169 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas