☰ men
 
palabra virtual

Juan Ramn Jimnez. Premio Nobel 1956. Antoloja personal    
    Editora del fonograma:    
    Visor Libros    
por Juan Ramn Jimnez    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Sitio perpetuo


Aquel purpreo monte, que tena
la formacin ms viva hacia el ocaso,
desviado secreto de espesura,
vuelve hacia m, se instala
ante mi fe, lo mismo
que un dios, una inmortal mujer dorada.

El sabe que es bastante,
sabe que lo esperaba yo cantando,
que es deseado para plenitud,
para paz, para gloria?

Viajan los lugares, a las horas
propicias. Entrecruzan sin estorbo,
en concesin magnnima de espacio,
sus formas de infinita especie bella,
cada uno a su fe. (Y hacen un mundo
nuevo perpetuamente...)

Este mar plano frente a la pared
blanca al sur neto de la noche bana,
con la luna acercada en inminencia
de alegre eternidad.

As encontramos,
de sbito, hondas patrias imprevistas,
parasos profundos de hermosura,
que parecieron de otro modo:
claros ante la luz, distintos,
olas bien limitadas, otras,
altos rboles solos, diferentes.

La armona recndita
de nuestro estar coincide con la vida.
Y en tales traslaciones, realidades
paralelas, bellsimas, del sueo,
dejamos sonriendo nuestra sien
contra la fresca nube
cuajada, momentnea eternidad,
en un pleno descanso transparente,
advenimiento firme de imposible.

Mi galera al nico levante,
cielo amarillo y blanco trasluciente,
sobre el pozo primero, entre la adelfa.



De: La estacin total



JUAN RAMN JIMNEZ






regresar