☰ menú
 
palabra virtual

Poesía amorosa del Siglo de Oro    
    Editora del fonograma:    
    Fidias, S.A.    
por Manuel Dicenta    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Sáficos


Dulce vecino de la verde selva,
huésped eterno del abril florido,
vital aliento de la madre Venus,
                    céfiro blando.

Si de mis ansias de amor supiste,
tú que las quejas de mi voz llevaste,
oye, no temas, y a mi ninfa dile,
                    dile que muero.

Filis un tiempo mi dolor sabía,
Filis un tiempo mi dolor lloraba,
quísome un tiempo, mas agora temo,
                    temo sus iras.

Así lo dioses con amor paterno,
así los cielos con amor benigno,
nieguen al tiempo que feliz volares
                    nieve a la tierra.

Jamás el peso de la nube parda,
cuando amenace la elevada cumbre,
toque tus hombros, ni su mal granizo
                    hiera tus alas.


Selección: Luis María Anson



ESTEBAN MANUEL DE VILLEGAS






regresar