☰ menú
 

Estofado


Escribir con la paciencia de un entomólogo, 
la displicencia de un dandy y la febrilidad 
del buscador de oro.
El poema, la más frágil transparencia nupcial.



LUISA FUTORANSKY






regresar