☰ menú
 

Contigo


No olvidaré tu rostro,
nunca
ni el mundo inconsistente.

Los habitantes
mezquinos; y tú pálido,
y eso es todo.

Como hoy,
así silbaban aquellos viejos usureros,
pero tu viste dos veces
la Tierra,
el sitio donde amarnos
exactos,
concluidos
como una mano abierta.



Poema proporcionado por la autora



VILMA VARGAS






regresar