☰ menú
 

La que pasea


El aire la recibe cuando anda,
el cielo la posee, los árboles la besan,
la ama el mar.
Sus pies no pertenecen a su cuerpo,
sino al camino.
Sus piernas le obedecen
como columnas a la Música.
Sus pasos desprendidos del tobillo
no caen en el silencio
como sonidos huérfanos.
Cada uno es guardado en la tierra
como campanas en la memoria.
No se aleja, se acerca.
—Alejarse es volver a besar
en el aire que espera—.
Como las olas condenadas
a gastar un lugar
el movimiento no la deja partir.



De: UNO Libro segundo



ORFILA BARDESIO




LIBROS EN PDF DE ORFILA BARDESIO EN PALABRA VIRTUAL



 
  Dieciséis odas y una canción   
 





regresar