☰ menú
 

Opción


Para un compañero político


Me dieron a escoger: hogar o gloria,
y en mis manos pusieron el mandato
seis años nada más que es un buen rato
para abrirme las puertas de la historia.

No sé si fue una pírrica victoria
que ahora reflexiono y aquilato:
metí amor y familia en un retrato
y fue el poder la línea divisoria.

El eco del aplauso es mi cortejo,
hoy el pueblo me baña con sonrisas,
“me porté bien”, quizá soy un consejo.

Adentro angustia pero afuera risas.
No es nostalgia es historia no me quejo
mientras que lento Cronos me hace trizas.


                                        diciembre 26 de 1993



De: Sonetos terminales



GRISELDA ÁLVAREZ PONCE DE LEÓN






regresar