☰ menú
 

Guitarra decapitada


(romance a media asta)


Voces de fusil se oyeron
a eso de la madrugada ...
¡Parad el canto, que ha muerto
Federico, en su Granada!
Guitarra decapitada,
ay, Federico García,
ya nadie podrá decir
la canción que tú dirías.
¡Corre, luna, luna, luna,
avísale a los gitanos
que Federico García
allí se está desangrando!
Su sangre de luna y sombra,
sangre gitana y caliente,
cabalga potro de plata
caminito de la muerte.
La tierra mojada en ella
la guardará el Santo Graal.
Los cuatro primos Heredia
luego la han de custodiar.
El canto de la zumaya
quiebra un silencio de estrellas.
La luna llega a la fragua
de Antonio Torres Heredia.
¡Que se desangra, gitanos!
¡Tened el cante! Su sangre
teñirá todos los ríos
y los cielos de la tarde.


De: Saloma sin Salomar



ROGELIO SINÁN






regresar