☰ men
 
palabra virtual

Arte de pjaros    
    Editora del fonograma:    
    Hemisferio S. C.    
por Pablo Neruda    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

El poeta se despide de los pjaros


Poeta provinciano,
pajarero,
vengo y voy por el mundo,
desarmado,
sin otros, silbando,
sometido
al sol y su certeza,
a la lluvia, a su idioma de violn,
a la slaba fra de la rfaga.

S s s s s s,
soy un desesperado pajarero,
no puedo corregirme
y aunque no me conviden
los pjaros a la enramada,
al cielo
o al ocano,
a su conversacin, a su banquete,
yo me invito a m mismo
y los acecho
sin prejuicio ninguno:
jilgueros amarillos,
tordos negros,
oscuros cormoranes pescadores
o metlicos mirlos,
ruiseores,
vibrantes colibres,
codornices,
guilas inherentes
a los montes de Chile,
loicas de pecho puro
y sanguinario,
cndores iracundos
y zorzales,
peucos inmviles, colgados del cielo,
diucas que me educaron con su trino,
pjaros de la miel y del forraje,
del terciopelo azul o la blancura,
pjaros por la espuma coronados
o simplemente vestidos de arena,
pjaros pensativos que interrogan
la tierra y picotean su secreto
o atacan la corteza del gigante
o abren el corazn de la madera
o construyen con paja, greda y lluvia
la casa del amor y del aroma
o jardineros suaves
o ladrones
o inventores azules de la msica
o tcitos testigos de la aurora.

Yo, poeta
popular, provinciano, pajarero,
fui por el mundo buscando la vida:
pjaro a pjaro conoc la tierra;
reconoc dnde volaba el fuego:
la precipitacin de la energa
y mi desinters quedo premiado
porque aunque nadie me pag por eso
recib aquellas alas en el alma
y la inmovilidad no me detuvo.



De: Una casa en la arena, (1956-1966)



PABLO NERUDA






regresar