☰ men
 
palabra virtual


Poetas mayores de Iberoamrica    

    Editora del videograma:    
    Crculo de Poesa        
por Pablo Armando Fernndez    
Colaboracin: Crculo de Poesa    
Pgina web del Crculo de Poesa    
  

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

La primavera, dices...


La primavera, dices, y escojo madreselvas,
geranios y begonias.
A casa vuelves con los pies mojados,
la falda llena de guisazos speros.
Begonias sin olor en los cabellos
y entre las manos, romerillo y malvas.

Dices, el aire, y cierro las ventanas,
busco el silln ms prximo a la esquina
donde libros y lmpara me esperan.
Y el aire es la maana del sol, blanca,
la loca expedicin de las hormigas,
pjaros y caguayos de astuta, fina lengua.
Tu canto por el patio saliendo del brocal,
los baldes y las piedras.

El sol, dices tranquila, y presuroso escalo
los templos ms antiguos. Arenales recorro.
Duermo a la sombra mbar de un dtil.
Y el sol es la ventana limpia donde te acodas,
sueltos, la blusa y el cabello,
y es el camino al mar los viernes de la Pascua;
recoger gajos santos que ahuyentan los ciclones;
caf que huele a cuaba ardiendo y sabe a madrugar
de pltanos, anones y ciruelas.
Son mis brazos, ciendo tu cintura
sin que lo sepa yo.

Y cuando dices, es la noche, sueo
con pases que anduve,
a los que vuelven mis pisadas
lentas y oscuras, para recobrarte.
Pero la noche no es lo que me pone
el corazn a repartirse en tiempos
que fueron mos. Pues la noche es tu voz
conversadora, tu voz que quiere ser
una palabra sola.



I de Suite para Maruja



PABLO ARMANDO FERNNDEZ






regresar