☰ menú
 

Morirse es cosa nuestra


soportar la lluvia

amamantar al hijo
entablillar la herida
coser a golpes

errar a oscuras
encender la noche
recuperar la vida

                                                          morirse es algo nuestro

connubio que detesta las celebraciones
y esas manos caducas que abrazan
la vergüenza de seguir con vida

esa luz que se desmorona cuando el trigo nace y cesa la cigarra.

no sé cuánto de nuestro tiene la muerte
o si dios y los dioses se juntan para dibujarla sin credos
ni apuestas
sólo comprando horas al día
para desayunar en silencio
robándonos los ojos
buscando en esos pozos

tu rastro de febrero



IRIA FERNÁNDEZ SILVA






regresar