☰ menú
 

Lengua


La sed te seca y el afán te moja;
por el poder hilvanas la fatiga
y en la punta de flecha el beso hormiga
donde enciende la sangre su luz roja.

Pistilo de una flor que se deshoja,
en la tibia penumbra que te abriga
el verbo va medido y se prodiga
solo por conseguir lo que se antoja.

Palabras de tu lengua pensamiento
que vuelan y que suben como el ave
y sólo pueden recogerse al viento.

Zumo de lumbre, frío de jarabe,
Que se me van la lengua y el aliento
por saber de tu lengua lo que sabe.



De: Anatomía superficial



GRISELDA ÁLVAREZ PONCE DE LEÓN






regresar