☰ menú
 

Vienen del cielo a mis ojos…


Vienen del cielo a mis ojos,
van de mis ojos al cielo
azules, blancas, doradas...
del color de mis recuerdos.
Se encuentran en el camino
y hacen su ronda de juegos;
se persiguen y se esconden…
¿dónde Sirio? ¿dónde Venus?

La noche gira suave
como una veleta al viento.
El silencio tiene un nombre:

Tu silencio.


XIV de Llanto sobre una isla



PEDRO GARFIAS






regresar