☰ menú
 

Vendrás en la hora de alma y seda...


Vendrás en la hora de alma y seda, despierta
Y libre tu cara, desnuda tu canción
Sin espumas ni nieblas.
Y estaré amándote.

Vendrás en la noche sola y fragante
Cuando el aire nos ata y el agua se nos acerca
Tan temblorosa como tú y yo.
Y estaré amándote.

Vendrás en los inmortales días,
Para hacer juntos
Tú y yo
El camino en que todo resplandece

—Y te amaré, como aquí, más que aquí
En Dios
Vendrás en una hora amarga y terriblemente sola

En la hora de la cara con sangre,
En la hora de niebla y espinas,
En la hora de pies atados y manos atadas

Y de toda esta vida sacudida por este viento oscuro
     que quiere deshacerte,

Yo estaré aquí,
Aunque lágrimas solitarias me escondan la cara
     y todo el ser

Yo estaré aquí,
Con la ternura y la bendición en toda la voz.
Yo estaré aquí,
Y ya no sabré
Cuál es tu alma y cuál es mi alma



Canto XVIII de El alma y el ángel



ESTHER DE CÁCERES






regresar