☰ menú
 

Goya


La dulzura, el estupro,
la risa, la violencia,
la sonrisa, la sangre,
el cadalso, la feria.
Hay un diablo demente persiguiendo
a cuchillo la luz y las tinieblas.

               De ti me guardo un ojo en el incendio.
               A ti te dentelleo la cabeza.
               Te hago crujir los húmeros. Te sorbo
               el caracol que te hurga en una oreja.
               A ti entierro solamente
               en el barro las piernas.
                       Una pierna.
                       Otra pierna.
                                          Golpea.

               ¡Huir!
               Pero quedarse para ver,
               para morirse sin morir.

¡Oh luz de enfermería!
Ruedo tuerto de la alegría.
Aspavientos de la agonía.

Cuando todo se cae
y en adefesio España se desvae
y una escoba se aleja.

                              Volar.
               El demonio, senos de vieja
               y el torero,
               Pedro Romero.
               y el desangrado en amarillo.
               Pepe-Hillo.
               Y el anverso
               de la duquesa con reverso.
               y la Borbón esperpenticia
               con su Borbón esperpenticio.
               Y la pericia
               de la mano del Santo Oficio.
               Y el escarmiento
               del más espantajado
               fusilamiento.
               Y el repolludo
               cardenal narigudo,
               narigudo.
               Y la puesta de sol en la Pradera.
               Y el embozado
               con su chistera.
               Y la gracia de la desgracia.
               Y la desgracia de la gracia.
               Y la poesía
               de la pintura clara
               y la sombría
               Y el mascarón
               que se dispara para
               bailar en la procesión.

El mascarón, la muerte,
la Corte, la carencia
el vómito, la ronda,
la hartura, el hambre negra,
el cornalón, el sueño,
la paz, la guerra.
¿De dónde vienes tú, gayumbo extraño, animal fino,
corniveleto,
rojo y zaíno?
¿De dónde vienes, funeral,
feto,
irreal
disparate real,
boceto,
alto
cobalto,
nube rosa, arboleda,
seda umbrosa,
jubilosa
seda?

               Duendecitos. Soplones.
               Despacha, que despiertan.
               El sí pronuncian y la mano alargan
               al primero que llega.
               Ya es hora.
                                ¡Gaudeamus!
                                                      Buen viaje.

               Sueño de la mentira.
                                                Y un entierro
               que verdaderamente amedrenta al paisaje.

Pintor.
En tu inmortalidad llore la Gracia
y sonría e! Horror.


De: A la Pintura (poema del color y la línea)



RAFAEL ALBERTI






regresar