☰ menú
 

Contemplación


Hay sobre las cimas de la tarde que avanza
un incendio de rosas lentas, temblando.
Qué sentido tan hondo el de la luz
derramada en el rubor del aire.

El alma se ha suspendido
en un deslumbramiento
de ángeles cristalinos
y el corazón es un enjambre de música
haciendo luz las palabras.


De: Antología nueva



ENRIQUETA OCHOA






regresar