☰ menú
 

Vi la serenidad...


Vi la serenidad en los ojos de las reses destinadas a los cuchillos industriales y los caballos inmóviles en la tristeza;

después, la cal, su luz en los ancianos, y grandes grietas habitadas por lamentos.



De: El libro del frío



ANTONIO GAMONEDA






regresar