☰ menú
 

El mar. La mar...


                    Entraña de estos cantares:

¡Sangre de mi corazón,
tarumba por ver los mares!



El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!

¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?

¿Por qué me desenterraste
del mar?

En sueños, la marejada
me tira del corazón.
Se lo quisiera llevar.

Padre, ¿por qué me trajiste
acá?



De: Marinero en tierra



RAFAEL ALBERTI






regresar