☰ menú
 

Garrote vil


¡Tan ! ¡tan! ¡tan! canta el martillo.
El garrote alzando están.
Canta en el campo un cuclillo,
y las estrellas se van
al compás del estribillo
con que repica el martillo:
¡tan! ¡tan! ¡tan!

El patíbulo destaca
trágico, nocturno y gris.
La ronda de la petaca
sigue a la ronda de anís;
pica el tabaco la faca
y el patíbulo destaca
sobre el alba flor de lis.

Áspera copla remota
—que rasguea un guitarrón —
se escucha. Grito de jota
del morapio peleón.
Apicarada pelambre
—al pie del garrote vil—
se solaza muerta de hambre
embromando al alguacil.

Un gitano vende churros
al socaire de un corral;
asoman flautistas burros
las orejas al bardal;
y en el corro de baturros
el gitano de los churros
beatifica al criminal.

El reo espera en capilla,
reza un clérigo en latín;
llora una vela amarilla
y el sentenciado da fin
a la amarilla tortilla
de yerbas. Fue a la capilla
la cena del cafetín.

¡Tan ! ¡tan! ¡tan! canta el martillo.
El garrote alzando están.
Canta en el campo un cuchillo
y las estrellas se van
al compás del estribillo
con que repica el martillo:
¡tan! ¡tan! ¡tan!



RAMÓN DEL VALLE INCLÁN






regresar