sitemap
Palabra Virtual

Blanca Orozco de Mateos

síguenos en twitter
Comparte el poema con tus amigos
Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal







El caballo se está comiendo las velloritas… (Ánima)
de José Kozer

palabra virtual


In Situ

    
    Editora del fonograma:
    Voy a salir y si me hiere un rayo

por José Kozer    
  


El caballo se está comiendo las velloritas… (Ánima)


El caballo se está comiendo las velloritas del campo, sé que va a llover.

Va a llover agua sobre agua el río estará lleno de la imagen
del caballo (velloritas)
          las gotas de agua.

Un vaso de agua pasada por agua perdí el apetito por las confituras
cañaverales en flor
          la letra escrita.

Acercarme a la orilla a mirar la garza con la vista fija a poniente mirar
el pelícano volar
          a ras de las aguas comer por hambre (saciarse) comer
          por hambre: ¿quién lo pondrá por escrito?

Saciada la sed incubo muerte la muerte incubada sació mi mirada:
se saciaron mis
          pulmones en algún prado, de velloritas.

Llueva que llueva Virgen de la Cueva, agua sobre agua es fuego:
lava. El fuego lava las
          aguas del mar (lava) los manantiales, de fuego (ríos):
          corre la lava (erupción) la ceniza.

En las palmas de las manos un puñado de cenizas me restriego
el rostro hecho para la
          ceniza: el hecho de la ceniza en las mejillas un punto
          de la ceniza en la frente el centro ígneo (inviolable) de
          la ceniza, en las pupilas.

Tarde; me inclino: majestad de la sombra (agua sobre agua, es fuego):
ya me asemejo a
          un plantel de flores repentino (mayo) majestad de la
          sombra no del cuerpo, la majestad: un exabrupto la
          flor de los pulmones.

Me estoy comiendo el aspecto último de mi sosiego para escribir
agua sobre agua para
          escribir es fuego: escribir al entrar en sosiego a la casa
          que no veré, no la veré, era agua aun allá: era entonces
          agua con el plumbago florecido la bandada de pájaros
          negros que miraba pasar desde la terraza rumbo a la
          vieja alameda de la ciudad.

Ya me como ya me como aquel plantel florido de plumbagos
(aquí) me llevo a la boca
          (ceniza) un puñado (sombra) de velloritas, me asomo:
          a mirar caer la tarde azulada manchando el mar
          violeta de azul (manchándome) la boca reseca de
          este aspecto último (común y corriente) del agua
          en un vaso de agua (su ceniza a la boca).  



JOSÉ KOZER


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

200 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas