sitemap
Palabra Virtual
síguenos en twitter
Comparte el poema con tus amigos
Copia y pega este enlace en un mensaje instantáneo o de correo electrónico

Comparte el poema en tu blog o página personal

Copia y pega este enlace en tu blog o página personal







Problemas del oficio
de Fayad Jamís



palabra virtual


    Fayad Jamís. Abrí la verja de hierro

    
    Editora del fonograma:
    Águila y Estrella

por Fayad Jamís    
  

    
  


Problemas del oficio


Mientras te quitas los zapatos piensas en la
          poesía,
sabes que alguna vez escribirás algo parecido a un
          gran poema,
pero sabes que de nada sirve acumular materias
          primas
para cuando llegue la ocasión. Puedes ponerte de
          pie y gritarle
a tu propio fantasma que es hora de poner manos
          a la obra.
Puedes comerte tu cuchara con lágrimas, escoger
          un recuerdo,
saltar como un sabio al descubrir las posibilidades
          de lo imposible.
Pero nada habrás conseguido: el poema te mira con
          ojos de sapo,
huye como una rata entre desperdicios y papeles,
          florece
en el patio de tu casa, está en el fondo de una olla
          y no lo ves,
lo ves y lo conoces y lo tocas, es el pan de tu noche,
          pero aún
no lo atrapas, y si logras cogerlo por el cuello acaso
          se te rompe,
se estrella en tus narices; y es lo cierto que no sabes
          amasar
esa sustancia informe y diferente. Te pones a
          ladrar porque entonces
recuerdas que así te ocurría con chivos y carneros
          (cada uno trataba
de tirar la soga hacia su mundo) y luego meditas
          si no sería mejor
ir reuniendo notas sobre un tema determinado,
          ir dando vueltas alrededor
del humo de un tabaco, hasta que las yerbas
          alcancen las grupas
de las yeguas que sudan y relinchan al borde del
          poema.

Es inútil. Inútil. Así no llegarás a poseer tu oficio:
          de tus manos
a veces saltan, rotas, las palabras. Los versos se
          deshacen en tus dientes,
y de pronto te asombras de que un hombre rompa
          a carcajadas su sarcófago.
Todo es posible aquí. Se fueron los verdugos, las
          piedras se convierten
en panes o relámpagos. A ti te sorprendió la
          tempestad
y ahora la alimentas con los puños cerrados. No
          habrá gallina muerta,
bala o trapo que te paralice. Contempla esos
          caminos, esas guásimas:
son los mismos en que has muerto, los mismos en
          que ya vives
y navegas, pero el viento entró con sus semillas en
          tu casa.


Si te vas a dormir acuérdate del vaso de agua que,
          desde luego, no es
para los santos sino para los sueños de tu sed,
          prepara tus papeles,
junta tus zapatos. Y no olvides seguir asomándote
          a los abismos,
no te canses de vivir impulsado hacia las raíces de
          las cosas, muerde
el amor en su fuego, en su sal. Ayuda a tus hermanos
          a edificar la gran casa
en que no parirá la crueldad. Algún día escribirás
          un gran poema.



FAYAD JAMÍS


Copyright © Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la página anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningún fin de lucro y cuyo objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo a través de la difusión de la poesía iberoamericana.



Copyright © 2017-2020 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2020 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

177 visitantes activos
en este momento


           visitas únicas