☰ men
 
palabra virtual

Elas Nandino    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Mxico. UNAM    
por Elas Nandino    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Idilio incorpreo


Por qu temer a la muerte, s es ella la que
diariamente desciende por las noches,
a dormirnos y a dormir con nosotros
?



Todas las noches, a la misma hora,
una paloma de penumbra blanca
llega volando a tranformarse en sueo
para dormirnos en sereno idilio.
Qu secretos tan hondos afloramos
en ese no decir que dice todo,
mientras la sombra con su tacto vivo
aprieta el nudo que los dos hacemos?

Yo me pregunto, cuando ya despierto
miro mi lecho: Vino algn lucero?,
hay huellas luminosas en las sbanas
y olor a firmamento entre paredes.
Se adivina una fnebre codicia...
Quin es y por qu viene a estar conmigo?
Yo no s qu ser lo que buscamos
con las nocturnas citas incorpreas.

Explicarme pretendo su presencia,
su roce casto, inmaterial, vacio
como de fuego fatuo que inquemante
en lo oscuro me alumbra compaa.
Por lo que intuyo en soledad, yo creo
que algo me deja y a la vez se lleva
con su ternura alcanforada y fra:
intercambio de apego enamorado.

En cuanto empieza a madurar la noche
busco en regazo de mi lecho cmplice,
cierro los ojos para ver ms claro
y espero hundido en mi zozobra ciega.

Todas las noches, a la misma hora,
excito mi esperanza y me desnudo
para aguardar que llegue lo invisible:
el ave errante del letargo csmico
que borra el mundo y nos volvemos sueo.

Cuando ya no la espere, o que no venga,
me hallarn en mi cama solo y solo,
con los ojos abiertos, sin mirada;
quieto en la quietud enmudecidad
del cadver que ya no busca nada,
o que al fin encontr lo que esperaba.



De: Cerca de lo lejos, 1979



ELAS NANDINO






regresar