☰ men
 
palabra virtual

Pasaban en silencio nuestros dioses    
    Editora del fonograma:    
    Voz Viva de Amrica Latina    
por Eliseo Diego    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Vista de una granja al crepsculo


Por qu pintaron los grandes holandeses los paisajes
en que una granja recuesta su contorno sobre una bruma de oro
y una muchacha, de espaldas, da de comer feliz a las gallinas
mientras el sol se oculta, no en el horizonte, en la memoria.
Jams hemos de verle a la muchacha el rostro,
las gallinas jams se saciarn, confiadas, tercas,
erguido eternamente el cuello blanco, all, remotas;
nadie abrir la puerta de la casa nunca
ni nunca el viento arrancar una hoja de la encina.
Lunes y viernes, en cambio, van y vienen en mgicos tumultos,
y no es el mismo quien ayer mir la inmvil fiesta de la joven
y el que hoy enreda en letra y letra su nostalgia,
no es el mismo.
Ella lo ignora: ni siquiera el leve movimiento de los hombros
con que el absorto espanta los ojos que lo turban
rompe la lnea de su espalda. Podemos ya morir que no se entera
vuelta en s misma, esparciendo los granos como estrellas,
y en sus labios, ms bellos que soados, invisible delicia,
el sabor del instante como un vino de oro.



De: Poemas escogidos



ELISEO DIEGO






regresar