☰ men
 
palabra virtual

Miguel Herrero. Homenaje a Garca Lorca    
    Editora del fonograma:    
    Peerless    
por Miguel Herrero    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

San Gabriel


A D. Agustn Viuales


I

Un bello nio de junco,
anchos hombros, fino talle,
piel de nocturna manzana,
boca triste y ojos grandes,
nervio de plata caliente,
ronda la desierta calle.
Sus zapatos de charol
rompen las dalias del aire,
con los dos ritmos que cantan
breves lutos celestiales.
En la ribera del mar
no hay palma que se le iguale,
ni emperador coronado,
ni lucero caminante.
Cuando la cabeza inclina
sobre su pecho de jaspe,
la noche busca llanuras
porque quiere arrodillarse.
Las guitarras suenan solas
para San Gabriel Arcngel,
domador de palomillas
y enemigo de los sauces.
San Gabriel: El nio llora
en el vientre de su madre.
No olvides que los gitanos
te regalaron el traje.


II

Anunciacin de los Reyes,
bien lunada y mal vestida,
abre la puerta al lucero
que por la calle vena.
El Arcngel San Gabriel,
entre azucena y sonrisa,
biznieto de la Giralda,
se acercaba de visita.
En su chaleco bordado
grillos ocultos palpitan.
Las estrellas de la noche
se volvieron campanillas.
San Gabriel: Aqu me tienes
con tres clavos de alegra.
Tu fulgor abre jazmines
sobre mi cara encendida.
Dios te salve, Anunciacin.
Morena de maravilla.
Tendrs un nio ms bello
que los tallos de la brisa.
Ay, San Gabriel de mis ojos!
!Gabrielillo de mi vida!,
Para sentarte yo sueo
un silln de clavellinas.
Dios te salve, Anunciacin,
bien lunada y mal vestida.
Tu nio tendr en el pecho
un lunar y tres heridas.
Ay, San Gabriel que reluces!
Gabrielillo de mi vidal!
En el fondo de mis pechos
ya nace la leche tibia.
Dios te salve, Anunciacin.
Madre de cien dinastas.
ridos lucen tus ojos,
paisajes de caballista.


*

El nio canta en el seno
de Anunciacin sorprendida.
Tres balas de almendra verde
tiemblan en su vocecita.

Ya San Gabriel en el aire
por una escala suba.
Las estrellas de la noche
se volvieron siemprevivas.


De: Romancero gitano



FEDERICO GARCA LORCA






regresar