☰ men
 
palabra virtual

30 aos. Madres coraje    
    Editora del videograma:    
    TEA Imagen        
por Horacio Salinas    
Pgina web de TEA Imagen    

    Este poema forma parte del acervo de la audiovideoteca
    de Palabra Virtual

Tres rboles


Tres rboles cados
quedaron a la orilla del sendero.
El leador los olvid, y conversan,
apretados de amor, como tres ciegos.

El sol de ocaso pone
su sangre viva en los hendidos leos
y se llevan los vientos la fragancia
de su costado abierto!

Uno, torcido, tiende
su brazo inmenso y de follaje trmulo
hacia otro, y sus heridas
como dos ojos son, llenos de ruego.

El leador los olvid. La noche
vendr. Estar con ellos.
Recibir en mi corazn sus mansas
resinas. Me sern como de fuego.
Y mudos y ceidos,
nos halle el da en un montn de duelo!



III de Desolacin



GABRIELA MISTRAL






regresar