sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

Si utilizas un telfono mvil o celular o bien una tablet asegrate que el browser sea compatible con flash para poder escuchar los poemas.

Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal





Qu lstima
de Len Felipe


    Editora del fonograma:
    Palabra Virtual

en la voz de Marcelo Cejas    
Pgina web de los audios de Marcelo Cejas    


Qu lstima



Qu lstima
que yo no pueda cantar a la usanza
de este tiempo lo mismo que los poetas de hoy cantan!
Qu lstima
que yo no pueda entonar con una voz engolada
esas brillantes romanzas
a las glorias de la patria!
Qu lstima
que yo no tenga una patria!
S que la historia es la misma, la misma siempre,
que pasa
desde una tierra a otra tierra, desde una raza
a otra raza,
como pasan
esas tormentas de esto desde sta a aquella comarca.
Qu lstima
que yo no tenga comarca,
patria chica, tierra provinciana!
Deb nacer en la entraa
de la estepa castellana
y fui a nacer en un pueblo del que no recuerdo nada;
pas los das azules de mi infancia en Salamanca,
y mi juventud, una juventud sombra, en la Montaa.
Despus ... ya no he vuelto a echar el ancla,
y ninguna de estas tierras me levanta
ni me exalta
para poder cantar siempre en la misma tonada
al mismo ro que pasa
rodando las mismas aguas,
al mismo cielo, al mismo campo y en la misma casa.
Qu lstima
que yo no tenga una casa!,
una casa solariega y blasonada,
una casa
en que guardara,
a ms de otras cosas raras,
un silln viejo de cuero, una mesa apolillada
y el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla.
Qu lstima
que yo no tenga un abuelo que ganara
una batalla,
retratado con una mano cruzada
en el pecho, y la otra mano en el puo de la espada!
Y, qu lstima
que yo no tenga siquiera una espada!
Porque ... qu voy a cantar si no tengo ni una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa
solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla,
ni un silln viejo de cuero, ni una mesa, ni una espada?
Qu voy a cantar si soy un paria
que apenas tiene una capa!
Sin embargo ...
en esta tierra de Espaa
y en un pueblo de la Alcarria
hay una casa
en la que estoy de posada
y donde tengo, prestadas,
una mesa de pino y una silla de paja.
Un libro tengo tambin. Y todo mi ajuar se halla
en una sala
muy amplia
y muy blanca
que est en la parte ms baja
y ms fresca de la casa.
Tiene una luz muy clara
esta sala
tan amplia
y tan blanca ...
Una luz muy clara
que entra por una ventana
que da a una calle muy ancha.
Y a la luz de esta ventana
vengo todas las maanas.
Aqu me siento sobre mi silla de paja
y venzo las horas largas
leyendo en mi libro y viendo cmo pasa
la gente al travs de la ventana.
Cosas de poca importancia
parecen un libro V el cristal de una ventana
en un pueblo de la Alcarria,
y, sin embargo, le basta
para sentir todo el ritmo de la vida a mi alma.
Que todo el ritmo del mundo por estos cristales pasa
cuando pasan
ese pastor que va detrs de las cabras
con una enorme cayada,
esa mujer agobiada
con una carga
de lea en la espalda,
esos mendigos que vienen arrastrando sus miserias,
de Pastrana,
y esa nia que va a la escuela de tan mala gana.
Oh, esa nia! Hace un alto en mi ventana
siempre y se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
Qu gracia
tiene su cara
en el cristal aplastada
con la barbilla sumida y la naricilla chata!
Yo me ro mucho mirndola
y la digo que es una nia muy guapa ...
Ella, entonces, me llama tonto!, y se marcha.
Pobre nia! Ya no pasa
por esta calle tan ancha
caminando hacia la escuela de muy maja gana,
ni se para
en mi ventana,
ni se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
Que un da se puso mala,
muy mala,
y otro da doblaron por ella a muerto las campanas.

Y en una tarde muy clara,
por esta calle tan ancha,
al travs de la ventana,
vi cmo se la llevaban
en una caja
muy blanca ...
En una caja
muy blanca
que tena un cristalito en la tapa.
Por aquel cristal se la vea la cara
lo mismo que cuando estaba
pegadita al cristal de mi ventana ...
Al cristal de esta ventana
que ahora me recuerda siempre el cristalito de aquella caja
tan blanca.
Todo el ritmo de la vida pasa
por este cristal de mi ventana ...
Y la muerte tambin pasa!

Que lstima
que no pudiendo cantar otras hazaas,
porque no tengo una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa
solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla,
ni un silln viejo de cuero, ni una mesa, ni una espada,
y soy un paria
que apenas tiene una capa ...
venga, forzado, a cantar cosas de poca importancia!




De: Versos y oraciones del caminante



LEN FELIPE


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carcter cultural y educativo de difundir la poesa hispanoamerica.



Copyright 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

163 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas