sitemap
Palabra Virtual
sguenos en twitter

Si utilizas un telfono mvil o celular o bien una tablet asegrate que el browser sea compatible con flash para poder ver los videos.


Comparte el poema con tus amigos

Copia y pega este enlace en un mensaje instantneo o de correo electrnico

Comparte el poema en tu blog o pgina personal

Copia y pega este enlace en tu blog o pgina personal





A mis hermanos muertos el 27 de noviembre
de Jos Mart


    Madres coraje. Madres de Plaza de Mayo

    Editora del videograma:
    TEA Imagen

por Silvio Rodrguez     


A mis hermanos muertos el 27 de noviembre


Cadveres amados los que un da
Ensueos fuisteis de la Patria ma,
Arrojad, arrojad sobre mi frente
Polvo de vuestros huesos carcomidos!
Tocad mi corazn con vuestras manos!
Gemid a mis odos!
Cada uno ha de ser de mis gemidos
Lgrimas de uno ms de los tiranos!
Andad a mi redor; vagad en tanto
Que mi ser vuestro espritu recibe,
Y dadme de las tumbas el espanto,
Que es poco ya para llorar el llanto
Cuando en infame esclavitud se vive!

Y t, Muerte, hermana del martirio,
Amada misteriosa
Del genio y del delirio,
Mi mano estrecha, y sintate a mi lado;
Os amaba viviendo, mas sin ella
No os hubiera tal vez idolatrado!

En lecho ajeno y en extraa tierra
La fiebre y el delirio devoraban
Mi cuerpo, si vencido, no cansado,
Y de la patria gloria enamorado.
El brazo de un hermano reciba
Mi frvida cabeza,
Y era un eterno, inacabable da,
De sombras y letargos y tristeza!

De pronto vino, plido el semblante,
Con la tremenda palidez sombra
Del que ha aprendido a odiar en un instante,
Un amigo leal, antes partido
A buscar nuevas vuestras decidido.
La expresin de la faz callada y dura,
Los negros ojos al mirar inciertos,
Algo como de horror y de pavura,
La boca contrada de amargura,
Los surcos de dolor recin abiertos,
Mi afn y mi ansiedad precipitaron.
Y ellos? Y ellos? mis labios preguntaron;
Muertos! me dijo: muertos!
Y en llanto amargo prorrumpi mi hermano,
Y se abraz llorando con mi amigo,
Y yo mi cuerpo alc sobre una mano,
Viv en infierno brbaro un instante,
Y am, y enloquec, y os vi, y deshecho
En iras y en dolor, odi al tirano,
Y sent tal poder y fuerza tanta,
Que el corazn se me sali del pecho,
Y lo exhal en un ay! por la garganta!

Y vime luego en el ajeno lecho,
Y en la prestada casa, y en sombra
Tarde que no es la tarde que yo amaba.
Y quise respirar, y pareca
Que un aire ensangrentado respiraba!
Vertiendo sin consuelo
Ese llanto que llora al patrio suelo,
Lgrimas que despus de ser lloradas
Nos dejan en el rostro sealadas
Las huellas de una edad de sombra y duelo,
Mi hermano, cuidadoso,
Vino a darme la calma, generoso.
Una lgrima suya,
Gruesa, pesada, ardiente,
Cay en mi faz; y as, cual si cayera
Sangre de vuestros cuerpos mutilados
Sobre mi herido pecho, y de repente
En sangre mi razn se oscureciera,
Odi, rug, luch; de vuestras vidas
Rescate hall mi indmita fiereza...
Y entonces record que era impotente!
Cruz la tempestad por mi cabeza
Y hund en mis manos mi cobarde frente!

Y luch con mis lgrimas, que hervan
En mi pecho agitado, y batallaban
Con estrpito fiero,
Pugnando todas por salir primero;
Y as como la tierra estremecida
Se siente en sus entraas removida,
Y revienta la cumbre calcinada
Del volcn a la horrenda sacudida,
As el volcn de mi dolor, rugiendo,
Se abri a la par en abrasados ros.
Que en rpido correr se abalanzaron
Y que las iras de los ojos mos
Por mis mejillas plidas y secas
En tumulto y tropel precipitaron.

Llor, llor de espanto y amargura:
Cuando el amor o el entusiasmo llora,
Se siente a Dios, y se idolatra, y se ora.
Cuando se llora como yo, se jura!

Y yo jur! Fue tal mi juramento,
Que si el fervor patritico muriera,
Si Dios puede morir, nuevo surgiera
Al soplo arrebatado de su aliento!
Tal fue, que si el honor y la venganza
Y la indomable furia
Perdieran su poder y su pujanza;
Y el odio se extinguiese, y de la injuria
Los recuerdos ardientes se extraviaran,
De mi fiera promesa surgiran,
Y con nuevo poder se levantaran,
E indmita pujanza cobraran!

Sobre un montn de cuerpos desgarrados
Una legin de hienas desatada,
Y rpida y hambrienta,
Y de seres humanos avarienta,
La sangre bebe y a los muertos mata.
Hundiendo en el cadver
Sus garras cortadoras,
Sepulta en las entraas destrozadas
La asquerosa cabeza; dentro del pecho
Los dientes hinca agudos y con ciego
Horrible movimiento se menea
Y despidiendo de los ojos fuego,
Radiante de pavor, levanta luego
La cabeza y el cuello en sangre tintos:
Al uno y otro lado,
Sus miradas estpidas pasea,
Y de placer se encorva, y ruge, y salta,
Y respirando el aire ensangrentado,
Con brbara delicia se recrea.
As sobre vosotros
Cadveres vivientes,
Esclavos tristes de malvadas gentes.
Las hienas en legin se desataron,
Y en respirar la sangre enrojecida
Con brbara fruicin se recrearon!

Y as como la hiena desaparece
Entre el montn de muertos,
Y al cabo de un instante reaparece
Ebria de gozo, en sangre reteida,
Y semeja que crece,
Y muerde, y ruge, y rpida desgarra,
Y salta, y hunde la profunda garra
En un crneo saliente,
Y, al fin, all se para triunfadora,
Rey del infierno en solio omnipotente,
As sobre tus restos mutilados,
As sobre los crneos de tus hijos,
Hecatombe inmortal, puso sedienta,
Despiadada legin garra sangrienta!
As con contemplarte se recrea!
As a la patria gloria te arrebata!
As ruge, as goza, as te mata!
As se ceba en ti! Maldita sea!

Pero, cmo mi espritu exaltado,
Y del horror en alas levantado,
Sbito siente bienhechor consuelo?
Por qu esplndida luz se ha disipado
La sombra infausta de tan negro duelo?
Ni qu divina mano me contiene,
Y sobre la cabeza del infame
Mi vengadora clera detiene?...

Campa! Bermdez! lvarez! Son ellos,
Plido el rostro, plcido el semblante;
Horadadas las mismas vestiduras
Por los feroces dientes de la hiena!
Ellos los que detienen mi justicia!
Ellos los que perdonan a la fiera!
Dejadme oh gloria! que a mi vida arranque
Cuanto del mundo msero recibe!
Dejad que vaya al mundo generoso,
Donde la vida del perdn se vive!

Ellos son! Ellos son! Ellos me dicen
Que mi furor colrico suspenda,
Y me ensean sus pechos traspasados,
Y sus heridas con amor bendicen,
Y sus cuerpos estrechan abrazados,
Y favor por los dspotas imploran!
Y siento ya sus besos en mi frente,
Y en mi rostro las lgrimas que lloran!

Aqu estn, aqu estn! En torno mo
se mueven y se agitan...
Perdn!
Perdn!
Perdn para el impo?

Perdn! Perdn! me gritan,
Y en un mundo de ser se precipitan!

Oh gloria, infausta suerte,
Si eso inmenso es morir, dadme la muerte!
Perdn! As dijeron
Para los que en la tierra abandonada
Sus restos esparcieron!
Llanto para vosotros los de Iberia,
Hijos en la opresin y la venganza!
Perdn! Perdn! esclavos de miseria!
Mrtires que murieron, bienandanza!
La virgen sin honor del Occidente,
El removido suelo que os encubre
Golpea desolada con la frente,
Y al no hallar vuestros nombres en la tierra
Que ms honor y ms mancilla encierra,
Del vrtigo fatal de la locura
Horrible presa ya, su vestidura
Rasga, y emprende la veloz carrera,
Y, mesando su ruda cabellera,
Oh clama pavorosa sombra oscura!
Un mrmol les negu que los cubriera,
Y un mundo tienen ya por sepultura!

Y ms que un mundo, ms! Cuando se muere
En brazos de la patria agradecida,
La muerte acaba, la prisin se rompe;
Empieza, al fin, con el morir, la vida!

Oh, ms que un mundo, ms! Cuando la gloria
A esta estrecha mansin nos arrebata,
El espritu crece,
El cielo se abre, el mundo se dilata
Y en medio de los mundos se amanece.

Dspota, mira aqu cmo tu ciego
Anhelo ansioso contra ti conspira:
Mira tu afn y tu impotencia, y luego
Ese cadver que venciste mira,
Que muri con un himno en la garganta,
Que entre tus brazos mutilado expira
Y en brazos de la gloria se levanta!
No vacile tu mano vengadora;
No te pare el que gime ni el que llora:
Mata, dspota, mata!
Para el que muere a tu furor impo,
El cielo se abre, el mundo se dilata!


Madrid, 1872


De: Poesas Dispersas 1868-1895



JOS MART


Copyright Derechos reservados del titular.

Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.



regresar a la pgina anterior 































Los poemas, poemas con voz, videos y libros en pdf presentados en este portal son propiedad de sus autores o herederos o titulares de los mismos.

El Portal de la Palabra Virtual no persigue ningn fin de lucro ya que tiene como objetivo exclusivamente el carcter cultural y educativo de difundir la poesa hispanoamerica.



Copyright 2006-2008 Palabra Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2006-2008 Virtual Word Inc. Worldwide Copyrights.

179 visitantes activos
en este momento


           visitas nicas